Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

No, no voy  a comparar las dos películas del título. Primero porque no quiero, ya que opino que las comparaciones siempre son odiosas y no me gustan. Segundo porque más allá de que ambas pertenecen al siempre interesante género del drama deportivo, no hay más unión entre ambas, ya que tanto en fondo como en forma son propuestas totalmente diferentes. La primera hace uso de un estilo más moderno, con más ritmo, mientras que la segunda opta por un estilo más clásico y convencional (que por otra parte no tiene nada de malo). Comencemos por la primera de ellas (se estrenó hace ya un año aproximadamente), la estupenda ‘Moneyball: rompiendo las reglas’.

El público español tal vez pensará que ver un drama deportivo sobre estadísticas, béisbol y los entresijos que se cuecen en los despachos de los managers no tiene ningún interés. Pero por obra y milagro de Aaron Sorkin -‘La red social’ (‘The social network’; David Fincher, 2010)- y Steven Zaillian -‘La lista de Schindler’ (‘Schindler’s list’; Steven Spielberg, 1993)-, la película se torna en una interesantísima radiografía  de todo ello, sí, pero también de su incomprendido y sufrido protagonista Billy Beane, el director general del equipo de béisbol de los Athletics de Oakland, cuyo traumático pasado surge una y otra vez durante su difícil presente.

Por lo tanto, ¿puede gustar esta película fuera de los Estados Unidos? Definitivamente sí. Es más, sus responsables apenas han insistido (tal y como viene siendo habitual en estas producciones) en las secuencias de partidos y se han centrado más en lo que sucede en los despachos, tal y como ya ocurría en la interesantísima ‘The Damned United’ (íd; Tom Hooper, 2009), -por cierto, película que recomiendo a todo el mundo pero en especial a los seguidores del fútbol-.

‘Moneyball’, además de contar con un guion de hierro, tiene en su protagonista otra de sus bazas más fuertes. El guapo de Brad Pitt lo borda como manager y demuestra que cuando quiere puede. Cierto es que el papel es un bombón, pero eso no debe quitar mérito al actor. El rubio de Oklahoma tiene además el trabajo de demostrar por un lado, el trabajo de manager, la parte cool, pero por otro tiene la difícil tarea de crear un personaje con traumas, introspectivo, y eso es un cometido complicado del que Brad Pitt sale más que airoso.

No puedo decir lo mismo de su compañero de fatigas, el orondo de Jonah Hill. Un actor (muy) mediocre que sin embargo fue nominado al Oscar por este trabajo. Antes de ver la película dudaba muchísimo de esa nominación, después de verla queda claro que no me equivoqué ya que es totalmente desproporcionado tal nombramiento. Por ahí aparece también el gran Philip Seymour Hoffman de vez en cuando, y cada vez que lo hace se merienda al gordito chaval y su cara de empanado. Pero Hoffman no está nominado. En fin, estas cosas suceden a diario en todas partes. Se llaman injusticias.

En fin, nominaciones e injusticias a un lado, la película mostraba cómo el mundo del béisbol ha cambiado y cómo los estudios y fichajes se realizan ahora mediante estadísticas y ordenadores. El método es el siguiente: se coge un programa de ordenador y se realizan estudios estadísticos para estudiar a los jugadores. Se termina así construyendo un equipo que pueda aspirar a ganarlo todo o, como mínimo, a quedar entre las primeras posiciones de la tabla. Y todo esto invirtiendo el menor dinero posible.

Nada de ir a los campos a ver a los jugadores, nada de ojeadores en los terrenos de juego, nada de largos viajes para ir a ver jóvenes promesas. Ahora se trabaja en los despachos. Billy Beane triunfó con ese método.

La cinta es realmente buena, ágil, emotiva, divertida y lo más importante, entretenidísima. ‘Moneyball’ no llega a ser una obra maestra, pero es al béisbol lo que ‘La red social’ era para el facebook. Y ahí dejo eso.

Lo que más me ha gustado: casi todo, excepto…

Lo que menos me ha gustado: …que dura unos 130 minutos y debería durar unos 115. Y Jonah Hill por supuesto.

 

Le toca el turno a la recientemente estrenada ‘Golpe de efecto’, una película muy eastwoodiana pero sin estar dirigida por Eastwood. Y es que el director de esta película es Robert Lorenz, 1º de dirección en muchas de las películas de Clint Eastwood… Y cómo se nota. Lorenz ha aprendido mucho del maestro.

En este caso tenemos justo el caso contrario al anterior. Si en ‘Moneyball’ los ojeadores no pisaban los terrenos de juego, en ésta los ojeadores luchan porque se conserve la tradición y se siga estudiando a los jugadores en los partidos, no en los ordenadores.

Clint Eastwood (en un papel hecho a su medida) interpreta a un veterano ojeador que ha pisado demasiados campos y ha visto a muchas jóvenes promesas en ellos. Frente a él se encuentran las nuevas tecnologías, los ordenadores que con sus estadísticas te muestran el rendimiento de los jugadores. Para colmo, el curtido ojeador está perdiendo la vista, y su hija, (extraordinaria como siempre Amy Adams) se presta a acompañarle (más bien se empeña y se pega a su lado sin decirle nada) para observar a una joven promesa.
Como ya he comentado el director ha aprendido de la vieja escuela y su película opta por lo clásico. Su puesta en escena, su ritmo, sus formas, todo recuerda al cine de Eastwood (por cierto, qué bien lo hace este hombre de verdad). Sin embargo, al igual que sucede con ‘Moneyball’, en ésta también tenemos que tragarnos a un actor mediocre, me refiero al soso de Justin Timberlake, que, aunque el chaval le pone ganas y lo intenta, -y por supuesto es mucho mejor actor que Jonah Hill-, no da el do de pecho como para protagonizar una película, sobre todo si él es el protagonista principal, -caso de ‘In time’ (íd; Andrew Niccol, 2011)-, y mucho menos cuando tiene al lado a titanes como Clint Eastwood, Amy Adams, John Goodman o Robert Patrick -caso de la que nos ocupa-.

El chaval no solo es soso y está falto de carisma, además (y esto no es culpa suya), interpreta a un personaje sin chicha; es el chico que se enamora de la chica -de manera algo forzosa todo hay que decirlo-. Todas las secuencias en las que él aparece son con diferencia lo peor de la película. Por fortuna son las menos…

Pero más allá de su floja historia de amor, ‘Golpe de efecto’ destaca sobre todo por sus partes más dramáticas y sus interpretaciones (solo Justin Timberlake y Matthew Lillard no logran estar a la altura, el resto están sensacionales), amén de ese humor tan de Clint Eastwood (se pasa media película enfurruñado, y eso siempre mola).

La película no es nada del otro mundo, ya la hemos visto en ocasiones anteriores, pero está muy bien realizada y su visionado otorga al espectador una buena ración de cine. Una sesión doble junto a ‘Moneyball’ resultaría de lo más satisfactoria. La nueva escuela vs la vieja escuela.

Lo que más me ha gustado: Clint, Amy y el personaje de Clint.

Lo que menos me ha gustado: Justin Timberlake y Matthew Lillard. Y la historia de amor.

José L. Vicedo

Reinventando el juego

mar-30-2012 By cinefilo
Moneyball: Rompiendo las reglas (Moneyball-USA 2011)

No digas que ya la has visto. No es la típica historia de un equipo americano, hay algo distinto en esta producción que lo aleja de ese género tan yankeeque son las películas sobre héroes deportivos.

Para empezar es la historia real de Billy Beane, el manager de los Oklahoma A’s, un equipo “pobre” de la liga de béisbol profesional. Billy fue una eterna promesa en su etapa de jugador y ahora tiene entre ceja y ceja ganar el último partido de la temporada y con él el campeonato para este humilde conjunto californiano. Un equipo que posee el récord de más victorias consecutivas en la liga, por cierto, bastante reciente, 2002. Un año en que sus tres grandes estrellas son traspasadas, una situación que obliga al equipo a reconstruirse. Es justo entonces cuando se encuentra con un joven que sabe cómo rehacer el juego.

La historia que trata el director Bennett Miller (Truman Capote) es menos convencional de lo que parece a primera vista. Se basa en el libro de Michael Lewis titulado Moneyball sobre la nueva forma de entender el béisbol en base a las estadísticas y no al “estilo”. Un libro más bien teórico que adaptaron con maestría Steven Zaillian (La lista de Shindler, ó Gangs of New York) y Aaron Sorkin (La red social ó El ala oeste de la casa blanca) con el debutante Stan Chervin. Este tridente hizo un trabajo memorable que la Academia ha premiado con la nominación al Oscar.
 
No es la única nominación, el genial Brad Pitt borda un papel que le viene como anillo al dedo. Una especie de perdedor que recuerda a la figura de Paul Newman en “El Buscavidas”. Una actuación muy suya, encadenando escenas bien hechas e interpretadas con maestría como es la escena en la que va a ver un partido del equipo cuando tenía por costumbre no presenciar los encuentros. También nominado es el gracioso gordo Jonah Hill, el joven licenciado por Yale en económicas Peter Brand, que es quien realmente sabe cómo reinventar el juego. Su papel es más gracioso que el de Philip Seymour Hoffman quien está maravillosamente caracterizado y que pasa desapercibido.

 
Un equipo también de lujo en esta producción de Sony que seguro triunfará fuera de Estados Unidos a pesar de que el béisbol nos supera a muchos. Como dicen en la película “resulta difícil no enamorarse de este deporte”, yo diría que resulta difícil no disfrutar de este film.

Oscar 2012: ¿Quiénes ganarán?

feb-23-2012 By cinefilo

El domingo se conocerá la decisión de la Academia de cine hollywoodense, y te adelantamos los favoritos:

Mejor película:

Las nominadas son: El artista, Los descendientes, Hugo, Historias cruzadas, Medianoche en París, Moneyball, Caballo de guerra, El árbol de la vida, Tan lejos y tan cerca.

Debería ganar: Moneyball. La película de Bennett Miller posiblemente sea la más subvalorada de todas las nominadas y eso se relaciona de manera directa con cómo fluye el guión de Sorkin y Zaillian. Es un film sobre gente común que, sin embargo, va cobrando fuerza gracias a ese corazón que está presente tanto en la relación entre Billy Beane (Brad Pitt) y Peter Brand (Jonah Hill) como en esa canción que la hija del primero decide hacerle escuchar para dejarle en claro que, cuando se trata de arriesgarse, a veces no está mal ser un (buen) perdedor.

Lea el resto de la entrada »

Asi van las nominadas al Oscar

feb-15-2012 By cinefilo

El 26 de febrero se daran a conocer los ganadores del premio de la Academia en su edicion numero 84

Faltan poco menos de dos semanas para que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematograficas de Hollywood devele el nombre de los ganadores del premio Oscar, segun el mainstream, el mas importante del Septimo Arte. En honor a la verdad, el mas universal, o el mas mediatico a fin de cuentas. Lea el resto de la entrada »

[Cine] Moneyball (2011)

feb-9-2012 By CARLOS

Moneyball (2011), 9 de febrero de 2012 Esta película fue vista en versión original subtitulada y por