Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Cine Low Cost goes Sitges #9

nov-30-2012 By cinefilo

Entrevista a BORJA ECHEVERRÍA

¿Cómo ha sido la recepción de Qué Pelo Más Guay en Sitges? ¿Dónde se verá ahora la película?

La recepción en Sitges ha sido maravillosa, el público ha llenado el Prado aunque la película se haya pasado a las tres de la tarde un sábado. En la sala nos han dicho que no veían algo así en mucho tiempo. La gente ha contestado muy bien a los gags, ha mostrado interés por la película en todo momento y los aplausos del final nos ayudan a corroborar todo eso. Algunos espectadores se han acercado a felicitarnos al acabar la sesión. Creo también que la comedia cuando te satisface, cuando alguien te hace reír, lo agradeces mucho. Antes de pasarla en Sitges ya teníamos confirmado su pase por el Festival de Bogotá en Colombia, el de Chicago, Transilvania y tres festivales españoles.

¿Cómo fue adaptar una obra de teatro a la gran pantalla?

Hay muchas maneras de enfrentarse al traslado de una obra teatral a un largometraje. Yo personalmente odio el teatro filmado, lo he dicho toda la vida; no he filmado la obra de teatro, si no que me he servido de ella para crear cine porque por sí misma ya tiene unos códigos cinematográficos muy marcados. Con la ayuda de Santiago y de Rulo, los actores y co-guionistas, nos hemos metido en un experimento que era perfecto para salir victoriosos y conseguir esa intensidad cinematográfica que tiene la película, por mucho que se base en una obra de teatro; el teatro me gusta mucho, así como la dirección de actores, que para mí es tan importante como la realización a la hora de hacer una película. Yo tenía una base muy buena (la obra original) y a dos grandes intérpretes, pero también trabajé mucho al trasladar el lenguaje de la obra teatral con sus códigos a la pantalla. Es muy duro, pero también bonito cuando lo consigues y haces que el público se crea esas situaciones estrambóticas, cuando las consigues hacer verosímiles.

¿Siempre te ayudas de un guionista para crear una historia o has escrito algunos guiones propios?

Mi último corto lo escribí yo solo, por ejemplo, pero también me gusta escribir con gente. Yo no me considero guionista, aunque escriba guiones. Soy director porque quiero contar unas cosas de una determinada manera y, pese a no haber parido una idea, me gusta sentir como mío lo que narro. Me siento más confortable estando en esa posición, pero a la hora de escribir muchas veces necesito tener una pared para sentir seguridad, recular ante cosas sobre las que no tengo razón y mi co-guionista sí… Con Qué Pelo Más Guay ha sido una maravilla porque Santiago y Rulo conocían a los personajes al haberles dado vida sobre el escenario.

La película la vendéis como una mezcla de Pulp Fiction, Regreso al futuro y La vida de Brian. Yo he notado algún deje que me recordaba a parejas cómicas de aquí. ¿Os habéis sentido influenciados también por capitostes del humor patrio?

Yo creo que esa comparación viene porque los protagonistas de la película son dos, porque hablan en español y porque son el día a día de lo que te puedes encontrar en la calle; a pesar de todo eso, yo no lo veo distinto a lo que han hecho Monty Python, aunque ellos te lo harían con unos tíos con acento british y los de nuestra película tienen un espíritu más Faemino y Cansado. Yo creo que eso los hace verosímiles al espectador de aquí. Exceptuando a este dúo protagonista, los referentes absolutos sí que son americanos e ingleses, pero yo soy un gran fan de películas como Amanece que no es poco, la cuál te cambio por cualquier otra que haya ganado un Goya. Me sé sus frases de memoria.

También he visto reminiscencias de películas como Adaptation o Synecdoche, NY de Charlie Kaufman.

No dejan de ser ejemplos de metaficción. Sexpeare, la compañía teatral, en la obra original rompían la cuarta pared constantemente, y a mí es algo que siempre me ha gustado mucho. Desde luego, somos muy fans de Charlie Kaufman, de Adaptation, Cómo ser John Malkovich… Pero Woody Allen también lo ha hecho, los griegos los han hecho en el teatro clásico. Las Meninas es un cuadro donde Velázquez habla de su propia obra. Yo creo que es un denominador común en mucha gente, como Terry Gilliam, por nombrar uno de nuestros referentes.

¿Qué trabajos has hecho antes de Qué Pelo Más Guay?

Yo empecé haciendo videoclips, seis o siete cortometrajes, una serie para A3 llamada Ellas… También he trabajado de script, cosa que sigo haciendo porque me gusta mucho. He trabajado en programas de TVE como Carta Blanca, La Nube… En cine he hecho casi de todo, incluso tuve el placer de desempeñar tareas de auxiliar de dirección con Ridley Scott en El Reino de los Cielos. De los cortos que te comentaba antes, el último fue muy bien. Se llama Salva el mundo y lo protagonizan Bárbara Goneaga y Óscar Jaenada.

¿Rodar barato es una necesidad o una elección?

Para hacer cine, sea o no low cost, la base es saber hacer las cosas. Las cosas no se hacen solas por muy baratas que sean. Yo he estado en producciones grandes, y allí te encuentras con directores que no saben dirigir, productores que no saben producir… Además, en el caso de tener poco dinero, has de tener las cosas el doble de claras que si lo tuvieses. Yo he escrito, dirigido, operado la cámara y editado Qué Pelo Más Guay, lo que ha hecho disminuir el coste total de la película porque se ahorraba mucho tiempo, y ahorrar tiempo es ahorrar dinero en cine. Sí que es verdad que cuando estás contra las cuerdas descubres capacidades de ti mismo que parecen increíbles, y gracias al rodaje de Qué Pelo Más Guay he sido consciente de ellas.

¿Con qué presupuesto contabais para la película? ¿Harías una con mayores medios si tuvieses que hacer concesiones?

El presupuesto de nuestra peli ha sido de 70.000 euros, sueldos incluidos. Teníamos la necesidad imperiosa de sacarla adelante, aunque hubiera que pedir dinero a familia o amigos… Si hago una película con un presupuesto más holgado, tengo la suerte de saber cómo funciona el cine, las necesidades de un productor y las necesidades del público, sobretodo porque yo he sido ambas cosas. Como director nunca pierdo de vista las necesidades de los demás, que son los que me pagan y ven la película. Lo que sí que tengo claro es que una vez pacto lo que voy hacer, me voy a ceñir a eso.

¿Qué nos puedes adelantar de tus próximos proyectos?

Uno llevo tiempo con él, lo moví por Sundance, México… Se llama El día de Keith Richards se cayó de un cocotero y lo escribí con David de Sola, que es quien tuvo la idea original. Es una historia muy divertida que habla del primer amor de juventud, del propio ser humano, del sexo y de extraterrestres. Son cuatro historias que se entrelazan gracias al hecho de que cuando hace años los Rolling iban a venir a España, Keith Richards se cayó de un cocotero en las islas Fidji y eso hizo suspender toda la gira al grupo. En nuestra ficción, cuatro parejas que fueron amigos en el instituto se encuentran 18 años después en ese contexto en particular; el otro proyecto es más actual y se llama Los Parafílicos. En él vamos al extremo en relación con los prejuicios y los tabúes, también en clave de comedia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un Dios Salvaje, conocida obra de teatro que ha sido representada en diferentes partes del mundo llega ¡por fin! a algunos cines de México pero con la sorpresa de que no la dejaron con el nombre que ya es conocida sino con otro que después de haber visto la trama, NO tiene nada que ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un Dios Salvaje, conocida obra de teatro que ha sido representada en diferentes partes del mundo llega ¡por fin! a algunos cines de México pero con la sorpresa de que no la dejaron con el nombre que ya es conocida sino con otro que después de haber visto la trama, NO tiene nada que ver.

Fray Gerundio de Campazas

sep-25-2012 By cinefilo

El pasado sábado 22 de septiembre tuvo lugar en el Cine de Baltanás la obra de teatro “Fray Gerundio de Campazas”. Una obra  que hace un recorrido sobre la infancia, juventud y madurez de la vida del original fraile Campazas.


Esta representación no deja en ningún momento indiferente al espectador, ya que la picaresca y el sentido del humor están presentes a lo largo de la casi hora y media que dura el espectáculo.


Pero, sin duda, lo que más llama la atención es que sea el mismo actor el encargado de interpretar a todos los personajes de la obra. Esto le lleva a que sobre la marcha tenga que ir adecuando el vestuario y la caracterización.

Siempre, los Hombres, las Prefieren Cabronas   La obra de teatro “Siempre los hombres las prefi