Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

El actor Leonardo DiCaprio aceptó participar en el nuevo proyecto del director Martín Scorsese basado en la novela de Jordan Belfort, “The Wolf of Wall Street” o “El Lobo de Wall Street”, cinta que llegaría a las salas de cine en el 2013.

DiCaprio interpretara el rol principal del filme definido por un gran financista de la bolsa de valores de los Estados Unidos, derrochando su dinero al obedecer a todas sus caprichos que a menudo lo hace cometer excesos de todo tipo.

La trama se sitúa en la década de los 90, época en la que Wall Street estaba en plena fase ascendente y convertía a cientos de personas en millonarias, siendo unod eesos personajes que parecían dominar el mundo Jordan Belfort.

Su astucia en los negocios y a su brillante manera de traficar acciones este hombre se hizo millonario. Sin embargo, los problemas llegaban en la noche, cuando, alimentado por el poder del dinero, se excedía en drogas, mujeres y alcohol.

El actor y el director han participado en diferentes proyectos juntos paradójicamente todos de gran nivel. Tal es el caso de “Las Pandillas de Nueva York”, “El Aviador” y “Los Infiltrados”.

Hugo EL AMOR AL CINE, por Pablo Gamba

mar-28-2012 By cinefilo

Hugo no es una película del Martin Scorsese que ha dirigido Taxi Driver (1976) y Pandillas de Nueva York (Gangs of New York, 2002). Es del cinéfilo que creó en 1990 The Film Foundation para el rescate, la preservación y la restauración de tesoros del cine, y para la difusión de la cultura cinematográfica. Si hay un momento en que la cinta se convierte en un filme educativo sobre Georges Méliès y los comienzos del cine, no por eso deja de ser una obra de autor. Lo personal de Hugo está en la manera como evoca la aventura que todo auténtico cinéfilo ha vivido con mayor o menor entrega, de acuerdo con la intensidad de su pasión por ese arte, y que va del descubrimiento a la profundización en el conocimiento.

El pasado tiene sobre el presente un derecho, escribió Walter Benjamin en Sobre el concepto de historia, obra cuyo primer fragmento es sobre un autómata como el que lleva a Hugo Cabret al encuentro de Méliès en Hugo. Para Scorsese, que es católico, el llamado del aparato es un deber de amor, y se encuentra expresado con una imagen evidente: la llave en forma de corazón que lo hace funcionar. Es característico del cineasta expresarse de una manera sencilla, inspirada en la cultura popular, sin que las imágenes pierdan su valor artístico. Algo similar ocurre con el peinado y las armas de Travis Bickle en Taxi Driver y el mundo de comiquitas en el que se desarrolla Pandillas de Nueva York. Por eso también el estudio de Méliès es una fábrica de sueños en Hugo, y ver cine es como soñar despierto. Lea el resto de la entrada »

En principio, una película sobre béisbol basada en hechos reales y con el uso de estadísticas sobre las actuaciones de los jugadores como principal evolución en la estrategia de un equipo no parecería la propuesta más tentadora, al menos para el público masivo de la Argentina, que no sigue ni ese deporte ni se apasiona con los números. Sin embargo, contra todos los pronósticos (o, para seguir con la línea de la historia, las probabilidades), El juego de la fortuna resulta un film apasionante, de una inteligencia y una nobleza que pocas producciones de Hollywood han alcanzado el año pasado.

Buena parte del mérito -más allá de la ajustada dirección de Bennett Miller (el mismo de Capote) y del impecable trabajo de Brad Pitt (un actor injustamente subvalorado)- hay que repartirlo entre los dos guionistas: Aaron Sorkin (Red Social, The West Wing) y Steven Zaillian (La lista de Schinlder, Pandillas de Nueva York). En el entramado de intereses siempre contradictorios y en la competencia por el manejo de la información con que se define al negocio del béisbol, en la riqueza de las relaciones humanas (con énfasis en los encuentros y desencuentros de un padre con su hija) en medio de situaciones muchas veces abstractas, y en cada uno de sus frenéticos y punzantes diálogos se nota el sello de estos dos grandes creadores de historias.

El film -basado en un libro de Michael Lewis- sigue el derrotero de Billy Beane (Brad Pitt), manager del equipo Oakland A’s (uno de los más pobres de la liga profesional) que revolucionó hace una década la forma de elegir los jugadores. Con un presupuesto mínimo (no podía pagar a figuras) hizo mucho: batió el récord histórico de triunfos consecutivos (veinte), aunque perdió una recordada final frente a los poderosos New York Giants.

Podrá argumentarse que sus 135 minutos son un poco excesivos, que por momentos resulta un poco críptico y demasiado solemne, que no termina de aprovechar del todo a un notable como Jonah Hill (un experto en informática y economía graduado en Yale que se convierte en el fiel asistente de Beane) y que desaprovecha casi por completo al gran Philip Seymour Hoffman (el entrenador del equipo), pero así y todo es un placer toparse hoy con una película que se toma las cosas en serio, que crea un universo propio, que sostiene la tensión, que regala logradas pinceladas de humor, que construye una atractiva propuesta visual a cargo de Wally Pfister (habitual director de fotografía de Christopher Nolan) y que entrega lúcidas observaciones a la hora de contraponer las nuevas técnicas de análisis numérico a la tradición y la experiencia de los viejos expertos del ambiente. Y todo eso sin apelar a golpes bajos, recetas demagógicas ni manipulaciones.

El film -impiadoso y despiadado en muchos pasajes, como cuando muestra la forma cruel en que los equipos se deshacen de la noche a la mañana de un jugador- encuentra en Brad Pitt a un protagonista perfecto, capaz de encarnar a un innovador dispuesto a llevar sus ideas hasta las últimas consecuencias y, al mismo tiempo, dueño de una impronta y de unos valores dignos de los mejores “héroes” del Hollywood clásico…

El juego de la fortuna (Moneyball, Estados Unidos/2011) Dirección:Bennett Miller / Guión: Steve Zaillian y Aaron Sorkin, basado en la novela de Michael Lewis /Fotografía: Wally Pfister / Música: Mychael Danna /Edición: Christopher Tellefsen / Diseño de producción: Jess Gonchor / Elenco: Brad Pitt, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, Robin Wright, Chris Pratt, Stephen Bishop / Distribuidora: Sony Pictures / Duración: 133 minutos / Calificación:apta para mayores de 13 años.