Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Las patatas fritas sabor jamón molan, las cosas como son. Ese aroma maravillosamente aumentado químicamente que se extiende alrededor, esa crujiente textura, esa bolsa que arrugas mil veces pensando que no tiene fondo… qué snack más estupendo para ver un partido, o para simplemente pasar el rato en el sofá…. pero joder… no para ir al cine.

Acudir a las salas a ver una película se está convirtiendo en lo que podríamos llamar un “artículo de lujo”, si tenemos en cuenta el (incesante) incremento del precio de la entrada, el gasto que nos supone desplazarnos hasta allí, etc… pero no importa, como amante de este arte, corres con dichos gastos con tal de ver la película elegida con la mejor calidad posible. Sin embargo, a pesar de que en la ecuación ha entrado la proyección en HD, las butacas mejoradas y el DolbySorround…también entra en juego la falta de educación de muchos de los asistentes.

Hace unos días fuí (…otra vez…) a ver “El Hobbit”, y madre mía… ¡la gente cantando! ¡Tenía detrás a unos chavales tarareando la banda sonora al ritmo de las carreras de Bilbo! … Por supuesto también se cumplió el clásico de tener cerca al grupito que A VOCES va comentando los “fallos” de la película con respecto al libro, los amantes de toda la comida crujiente existente… Hace unos años, recuerdo que en el cine veías a la gente con palomitas, regalices y poco más… Ahora el menú que puedes observar a tu alrededor consta de: Palomitas, nachos, cortezas de cerdo, patatas fritas, pipas, pistachos… Crees que con ello ha llegado el momento de protagonizar un momento Kill Bill con los que te rodean, pero no… llega alguien que lo supera… el que se sienta a tu lado con una docena de sandwiches que acaba de comprar a la entrada… de chorizo, de mahonesa con huevo, de jamón serrano… vamos, todo lo necesario para que no soportes el olor mientras intentas centrarte en la película.

Viendo “El Hobbit” me percaté también de un nuevo fenómeno, el de salir cada quince minutos en manada para fumar. Tener que ver pasar delante de tí y de la pantalla a un grupo de cinco chavales durante toda la película y comentando en voz alta el frio que han pasado mientras “echaban el piti”, pues vaya… saca bastante de la película.

Una de mis anécdotas predilectas  de “desgraciados en una sala”, fué viendo “Los Vengadores”, en cuyo pase, en pleno discurso de Nick Fury, gran parte de la sala se levantó para ponerse a aplaudir…

Ver una película así, obviamente no es cómodo para mí… pero para esa gente… joder, es que tampoco puede serlo!!! Es imposible que haciendo ruido, hablando, entrando y saliendo continuamente, etc… disfrutes de algo que exige atención y un grado de compromiso.  Imaginaos a una de esas personas con su pareja en la intimidad de su hogar… ha puesto velas,  una música relajante, ha perfumado la estancia con los pétalos de rosa que ha esparcido alrededor de la cama… el escenario ideal para mostrarse su amor físicamente….. pues justo en ese momento me encantaría entrar de una patada en la habitación golpeando un bombo y cantando a gritos una jota aragonesa, para que supieran lo que jode.

A todas esas personas, querría dedicaros unas breves palabras…. estoy totalmente en contra de la piratería, pero hasta que vuestras madres y padres (si sabéis quienes son) os enseñen un poquito de educación… que bien estáis bajandoos las películas en vuestra puta casa…

 

Al menos son profesionales molestando!.

Todo lo que tengo de amante del cine en general (aunque con mis preferencias claro) lo tengo de susceptible.  No os pilla de nuevas que hay muchas cosas que hace la gente en general y que me tocan los cojones. En este caso a como se comporta la gente en el cine, ya sé que he hablado de ello pero el caso es que incluso en la comodidad de mi hogar me doy cuenta.

Con la movida del IVA, el cine si ya de entrada no era barato de por sí (de 9 a 12 euros de media ahora) con la subida del impuesto de los cojones el cine es realmente un lujo. Y más cuando por el precio de UNA entrada puedes bajar en el mismo centro comercial a un Medimarkt o similar y comprarte la pelicula que quieras.  Y si son entradas puedes comprartela en Blu-Ray.  Es por todo ello que aun así el cine el atractivo de la gran pantalla, del sonido envolvente y de como no, el espectaculo.

Callarsus ya! Gentuza!

Ahora qué, con esos precios, o con personas que no pagan 12 euros por una entrada o los mismos 12 por una pelicula original solo queda o verla en la TV o sin ser hipocrita bajarla de internet. Tal y como estan las cosas es la mejor opción. No por ser gratis (aunque lo gratis sale caro ahora vereis) si no por la comodidad y el ahorro de molestias ocasionadas por otras …”personas”.

He puesto personas entre comillas porque son gentuza que se creen que están en el salón de su casa.  Ya no hace falta ir al cine para ver o mejor dicho oir como es la gente. Bajando un screener (imagen de calidad, sonido ambiente de sala) uno puede oir desde el que graba la peli que se mueve más que los precios ( parecen que tengan diarrea coño!), a la “novia, pareja,etc…” que no hace más que toser (joder! siempre hay una de estas , que tosen! ya sea verano o invierno). La gente alrededor con los moviles, las palomitas, el rebuscar de las bolsas de patatas fritas o no se qué coño buscan…

Las de los moviles suelen ser tias,…Deberian meterselos en el papo y causarles peritonitis.

Y vamos que si todo eso lo oigo en un screener, …No me lo quiero imaginar si estoy en directo en la sala intentando ver la pelicula. Además está demostrado la gente son como borregos que no les interesa lo complicado. En las peliculas de acción, cuando están charlando los personajes no dejan de dar por el culo, en cambio cuando hay ostias, persecuciones o folleteo están más callados que putas.

Yo entiendo que la gente si la pelicula es de risa, coño, que se rian o si es de terror y les dan un susto la gente chille o maldiga…Pero cuando pasan de la pelicula para atender al telefono o para rebuscar cosas en la oscuridad es para darles dos ostias. Y eso sin contar con crios en la sala.  Al cine, siendo adolescentes o adultos se va a ver la peli o a enrrollarse uno y punto. No a dar por culo al personal.

Ahora te jodes Cinecito, eso por dar por culo antes de empezar las peliculas.

Por lo tanto, ¿Pará qué voy a ir al cine?. ¿Para que me sangren 12 euros de media y tener que lidiar con todas esas molestias?. Ya que tengo que soportar gilipollas haciendo ruido los prefiero en un screener que sé que luego no voy a tener que verles el careto. Además no me cuesta un duro, cosa que dependiendo que peliculas se agradece ya que si encima que la gente molesta, la peli por la que has pagado es un pestiño ni te cuento.

Pattinson sabe que la peli es una mierda… Qué no os engañe la caratula.

Como por ejemplo, la más clara candidata a peor pelicula de 2012, “Cosmopolis” de David Cronenberg y protagonizada por el vampiro amargado, Robert Pattinson. Gracias a Crom que no fui a verla al cine, ni pagué ni tuve que soportar imbeciles a mi lado porque la pelicula es pura mierda.

Aparentemente en una buena idea en la que Pattinson hace de un encumbrado magnate de las financias y del trafico de información, metido en unos circulos en los que personas como él crean y destruyen paises, monedas y sistemas.  Vamos todo bastante actual y critico.  El problema viene cuando la pelicula es LENTA, pasa TODA EN UNA PUTA LIMUSINA (menos 2 escenas) y aunque follan, no sale ni un culo, ni teta ni chotera. Además, a Pattinson le meten un dedo en el culo y se supone que eso debe poner a los espectadores (y para colmo un doctor, no una tia, así queee)… En fin, dialogos “inteligentes” (vamos de esos que en teoria solo entienden los gafapastas, pero que va, que se lo inventan) aburridismos, sin venir a cuento. Mucha filosofía de entendidos que no está al alcance de casi nadie (ni en conocimiento ni comprensión, y me incluyo) y sobre todo un final… EL PEOR FINAL DEL AÑO.

Al llegar a esta escena yo ya estaba con la misma cara que Giamatti…con ganas de matar a alguien.

Pues ahora suponed que aparte de toda esa mierda de casi dos horas que os comento, la escuchais mal por culpa de la que tose, del de las patatas fritas y del que no puede estar quieto como si llevara un vibrador en el culo. Y encima pagando…

Por eso, he dejado de ir al cine. Y mirad que me gusta pero así no. Así no.

Un saludo y vuelvo con la ficha final de Halloween de este año.  Comentad si os molestan a vosotros todas esas cosas.