Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Probablemente el planeta sería mejor sin el cine de Renny Harlin, director finlandés afincado en Hollywood que ha perpetrado basura en serie del tamaño de Pesadilla en Elm Street 4 (1988), La jungla de cristal 2: alerta roja (1990), Máximo riesgo (1993), La isla de las cabezas cortadas (1995), Memoria letal (1996), Deep blue sea (1999) y una larga ristra de bodrios y mediocridades realmente insoportables paridas en esta primera década del siglo XXI, fundamentalmente petardos de terror barato o de acción digitalizada con niños bonitos de neuronas imperceptibles. La filmografía de este impresentable se ha visto condicionada, o empeorada todavía, por dos factores: su amistad con Sylvester Stallone, uno de sus ¿actores? fetiche, y su matrimonio con Geena Davis, para la cual diseñó especialmente dos o tres títulos de acción que constituyeron primero un colosal fracaso de taquilla y un fiasco de inversión multimillonaria, y después un sonado desastre conyugal… Curiosamente, tras su separación, ni uno ni otro reflotaron su carrera: Geena Davis siguió sin despegar como actriz tras sus esporádicos éxitos a finales de los ochenta y principios de los noventa (tanto fue así que dejó de lado el cine por su afición al tiro con arco, modalidad deportiva en la que llegó a representar a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos), y Renny Harlin siguió haciendo su mierda sin un ápice de mejora. Una de sus mierdas más representativas es Driven (2001), bodrio entre los bodrios ambientado en las carreras de coches -no se sabe muy bien de Fórmula Qué…- que es tan mala y requetemala que bien podría conseguir dos efectos en uno simultáneamente: tanto podría encogerle el cuello a Fernando Alonso como hacerle brotar el pelo a Antonio Lobato.

Harlin y Stallone son tan amigos que el director aceptó una porquería de guión del ¿actor? para este proyecto, en el cual abundan las notas características del cine de ambos, destacando, como siempre, esas frases entrecortadas, de monosílabos, de oraciones breves que Stallone repite en todas sus películas, no porque interprete a personajes lacónicos, sino porque ni su cerebro ni sus escuálidas dotes interpretativas, o lo que sean, le permiten decir algo más sin parecer idiota -y aún así consigue parecerlo-. Como está escrito con encefalograma plano, la historia es la cosa más superficial, tonta y ridícula del universo, pésimamente interpretada por la colección de niños bonitos elegida en el casting y cuya finalidad parece ser únicamente no eclipsar, ni en cuanto a presencia ni en cuanto a capacidad dramática, al amigo Sylvester, el gran coloso del clembuterol. Vamos allá: Jimmy Bly (Kip Pardue -¿cómo se puede ser actor llamándose Kip Pardue? ¿Qué puñetas significa Kip Pardue? ¿Kip Pardillo?)- es un jovencito piloto de carreras que en su etapa principiante ya está a punto de ganar el campeonato de no se sabe qué -no es Fórmula 1, no son las 500 millas, no se sabe qué es, aunque acuden a carreras por todo el mundo y los bólidos parecen ser más potentes que los de Schumacher, Vettel, Webber, Hamilton y compañía-, pero que, por culpa de la presión, de la emoción y de que es un pazguato, está a punto de echarlo todo a perder a raíz de sus ataques de ansiedad, nervios y gilipuertez, provocados, acrecentados y nunca solucionados por su hermano y representante (Robert Sean Leonard, que no para de poner caritas de ñoño llorica pringado, como en toda su carrera, por cierto). Su máximo rival, Beau Brandenburg (Til Schweiger), anda por uno igual, porque su chica Sophia (Estella Warren, que es eso justamente, una Warren como no hay dos…), culo de mal asiento, lo abandona por el guaperas del Kip Pardillo-Jimmy Bly. Este par de capullos ponen de los nervios a Carl Henry (Burt Reynolds), el promotor del equipo de Jimmy -el personaje va en silla de ruedas, bien porque quieren vincular su pasado a algún accidente en la pista o bien porque Reynolds no soportaba participar en esta basura sin que le flaquearan las piernas-, que contrata a Joe Tanto (insistimos, Tanto, no Tonto -si se llamara Tonto su segundo apellido sería “Del Culo”-), un antiguo piloto suyo que sucumbió al vértigo del éxito antes de convertirse en verdaderamente grande, para que asesore, acompañe, reconforte y manipule las carreras para que el Pardillo gane, aunque sea echando del equipo al otro piloto, Memo (no es coña, la peli está llena de tontos hasta en sentido literal) Moreno (nada que ver con quien escribe, desde luego), que curiosamente es la actual pareja de la ex mujer de Tonto, digo de Tanto (Gina Gershon, siempre perturbadora, aunque en esta ocasión su máxima contribución a la cinta consista en embutirse unos vaqueros de cinco tallas menos…). O sea, que tenemos a un pendón que duda entre el Pardillo y el Beau-Bo, a un promotor sin escrúpulos, a un Tanto-Tonto que intenta corromper las carreras -deportivamente hablando- para que el Pardillo no se haga pipí dentro del coche, a un Memo al que echan del trabajo, y a su mujer, calentorra perdida, extrañamente fiel dado el percal de la cinta.

La película, reiterativa hasta decir basta -se trata de una sucesión de carreras, todas iguales, narradas constantemente por una insoportable voz en off que va contando lo que va ocurriendo, tal es la impericia y la incompetencia de Harlin para contar visualmente lo que pasa, consiste en una colección de tomas videocliperas en la que no dejan de aparecer coches, chicas guapas, música atronadora y motores rugiendo durante casi dos horas. Lo dramático está ausente: no hay humor, no hay dramatismo, no hay conflicto más allá de un montón de obviedades vacías contadas con toda superficialidad, sin profundidad ni talento alguno, sin personajes más allá de la percha cubierta con el mono de competición. Es decir, la acción por la acción, la nada absoluta, sin sentido, sin por qué, en algunos momentos, verdaderamente risible, como la toma en la que los dos rivales, Lea el resto de la entrada »

Las gafas de… Johnny Deep

nov-14-2012 By cinefilo

Hace algunas semanas te hablábamos en mótvblog de las gafas de Johny Deep en Sombras Tenebrosas, unas gafas muy curiosas que lleva “Barnabas Collins” el protagonista al que caracterizaba. Hoy te vamos a hablar de las gafas del auténtico Johnny Deep, un actor que suele llevar gafas y que además utiliza modelos de lo más trendy.

John Cristopher Deep II nació el 9 de junio de 1963 en Kentucky, antes de ser actor trabajaba como vendedor hasta que conoció a Nicolas Cage que le animó a probar suerte en el mundo del cine.

La primera película de Johnny Deep fue “Pesadilla en Elm Street” de Wes Craven en 1984 luego realizó otros films, pero sin duda lo que le llevó a la fama y lo convirtió en un ídolo de adolescentes fue la serie “21 Jump Street” 

Otra de las películas con las que Johnny Deep se consagró fue “Eduardo Manostijeras” de Tim Burton, con este papel logró situarse entre uno de los actores más deseados de Hollywood, papel que sigue ejerciendo en la actualidad.

Johnny Deep es un habitual en las películas de su amigo Tim Burton, ha participado en ocho de sus películas como “Charlie y la fábrica de chocolate”, “Sweeney Tod” o “El barbero diabólico de la calle Fleet”. Todas ellas fueron un gran éxito de taquilla.

¿Quién no recuerda al mítico Jack Sparrow en “Piratas del Caribe”? Otro éxito cinemátográfico en el que Deep ha estado inmerso y por el que fue nominado a un Óscar.

Su imparable trayectoria nunca se ha detenido también ha protagonizado películas como “Descubriendo nunca Jamás” con el que obtuvo la nominación al Óscar a mejor actor, “Alicia en el país de las maravillas”, “La ventana indiscreta” o la ya mencionada “Sombras tenebrosas”

Sus personajes siempre tienen un halo de misterio y personalidad que caracterizan las interpretaciones de Johnny Deep.

Johnny Deep también ha tenido tiempo de ejercer como director con “The Brave”, una película que escribió junto a su hermano y que también protagonizó.  El film llegó a ser nominado a la Palma de Oro en Cannes.

Las gafas que usa Johnny Deep suelen ser de formas redondeadas muy parecidas a dos de nuestras mó, las mó UPER 66A B, o las mó MUFF 146A B.

¿Qué te parecen? ¿Te apetece sentirte como Johnny Deep?

En esta ocasión y adelantándonos unos días a la terrorífica fiesta, recordaremos diez títulos míticos del cine de terror americano. Diez de los más representativos de la historia del cine: La noche de los muertos vivientes, La semilla del diablo, El exorcista, La profecía, La noche de Halloween, Viernes 13, Posesión infernal, Poltergeist, Pesadilla en elm  street y Re-animator. Aparte de eso, música especial relacionada con este día. A ver si os gusta. Gracias por seguirnos.

Descargar de Aquí:

 

Johnny Depp

may-23-2012 By cinefilo

Johnny Depp está considerado, y no equivocadamente, como uno de los actores má carismáticos y versátiles del mundo. La fama le llegó tras participar en grandes producciones como Pesadilla en Elm Street, Piratas del Caribe  y Eduardo Manos Tijeras. Desde su juventud se ha relacionado con importantes figuras en el mundo del cine, lo que ha hecho que nunca le falte trabajo. Con Jack Sparrow dio un salto en su carrera y se dio a conocer mundialmente, porque ¿quién no conoce al exéntrico pirata?

Aquí les dejo una presentación sobre este increible actor que no para de crecer y avanzar en su carrera:

Además se pueden descargar la presentación aquí:

Presentación Johnny Depp

Sin duda es uno de mis actores favoritos, y espero que salga pronto la nueva entrega de Piratas del Caribe, en la que Depp repetirá papel.

Cuando de niño empecé a aficionarme a sacarme películas en el videoclub de mi barrio, una de las sagas que periódicamente iba viendo era Pesadilla en Elm Street. La dos últimas entregas, la 5 y la llamada “Pesadilla final” ya no recuerdo si fue más por verlas en el espacio Alucine de La 2. En todo caso no fue hasta el 95 seguramente que alquilé lo que ahora comentaré.

Después de acabar la saga, de pronto se anuncia que Wes Craven volverá a tomar mano de sus personajes. Parecía que deseaba el volver a rodar una película con no pocos actores de la película original. Y sin embargo no llega a ser un remake, pero juega con la idea de rememorar esa cinta.

Si de niño ya al acabar la película pensé que tenía pocas cosas para recordar de buenas y de olvidables un montón, 6 años después con 16 ya me pareció un mojón. No hace mucho compré un pack de todas las películas que solo faltaba “Freddy VS Jason” y el remake de 2010 para tener todas las películas de Freddy. Con esto que repasé la saga y ya comenté en blog las 6 primeras entregas. Al comienzo no quería comentar esta nueva historia de Wes Craven, pero ahora con más ganas pienso que se merece una entrada al más puro estilo “Bodrio Infantil”.

Ver el poster con una idea de lo más tenebrosa posible la película y luego… y no, no me gusta la idea de ese tipo de garras naturales.

Justo cuando empieza la película con el logotipo de New Line Cinema, se escuchan unas voces infantiles lejanas, como jugando tranquilamente para acto seguido escuchar la famosa sintonía del tema de la saga. Con este comienzo uno ya se fija que hay tantas cosas aleatorias o presuponer que por eso ya es terrorrífica, ni un minuto.

Nos lleva a la escena primera donde vemos unas manos estar fabricando unas garras metálicas más a robóticas que en sí Freddy Krueger. Parecen tener vida por si solas y sin ver la cara a ese ser piensa cortarse la mano con un gran cuchillo seguramente para unirse esas garras en la muñeca. La película empieza realmente…. porque esos segundos resultan ser una película que estan rodando basado en la saga de Freddy. Heather Langenkamp haciéndose llamar por su nombre y decir que es la misma actriz de la película del 84 pero ahora está casada con un hombre que trabaja con los efectos especiales, un hijo en cadena de películas de terror que tendrá problemas de sueño y ridiculizará a un ser demoníaco, y gente de New Line Cinema interpretándose a si misma, tambien hasta Wes Craven, Robert Englund, el actor que hacía de padre de la primera peli, etc. Aunque es cierto que están rodando, luego te das cuenta que es una pesadilla de las garras mecánicas teniendo vida y matando a técnicos de los efectos de forma sosa sin sangre y a ratos sin estar manchadas, con lo que uno ya ve que n siquiera va a tener gore del bueno. Resulta que Heather tiene este susto al estar teniendo un terremoto en su casa de California.

Todo esto nos lleva a unas metareferencias donde esta vez la amenaza será en el “mundo real”, 10 años después del rodaje de “Pesadilla en Elm Street”, en Hollywood.

Un número de críticos veían genial la película por hacerse unas pajas cinéfilas al tener esas autoreferencias a la saga y que si todo empieza por un estúpido guión que escribe Wes Craven que ha podido crear al estar viniéndole imágenes pesadillescas en los sueños.

Entonces todo viene a decir que no es Freddy Krueger, sino una especie de diablo que coge la imagen y poderes de ese ser irreal pero por la “magia del cine” la gente puede llegar a temer y que se esté haciendo real. Vamos una forma de hacer ver como un demonio temible atacando a gente del cine y todo por el asesino de Elm Street que crearon. Lo patético es que luego aunque haya algunas muertes en esta película, y que si acaban de despertar un diablo aficionado al cine de Terror, te das cuenta que la película falla porque resulta ser al final un piltrafa. Vencido por una actriz y un niño sonámbulo.

En la primera media hora nos cuentan que si Heather tiene una especie de acosador telefónico (poco nos explican si lleva muchos meses, si es un loco, si es el demonio que le gusta imitar a Freddy durante una hora de peli, una trama que no viene a cuento aún luego sea explicada para una escena totalmente gratuita), que si el niño sonámbulo está viendo la escena famosa de “Tina” con bolsa de plástico transparente y como todos sabemos para apagar una tele y que un niño no pueda volver a verla (¿dónde cojones tenían la cinta  de la película y por qué estaba empezada? ni idea) directamente es desenchufarla. Acto seguido el estúpido de niño llamado Dylan grita de forma subnormal al ser sonámbulo y estar despertándose de un mal sueño.

La película no lleva ni 10 minutos y ya me da asco-pena el niño protagonista.

Heather tiene que irse para una entrevista de televisión pero le marean entre otros putos terremotos, el niño que intenta ser malrollero y no lo consigue, los terremotos provocan 4 brechas en una pared (mola tío, como cuatro son las garras de Krueger, mola. No). Que si es amiga de una chica rubia llamada Julie que siempre nunca sabemos como cuida a los hijos las amigas de las protagonistas, ¿tienen trabajo de tarde? ¿son personas contratadas para ser “las amigas que cualquier momento pueden cuidar a los hijos”? y el chófer de la limusina parece un tio algo raro porque naturalmente dice que le gustó la película original del 84 y dar conversación y eso es de locos. También menciona como fan “que no deberían haber matado a Freddy”, con lo que si es una ironía pues Wes Craven bien usó a Robert Englund en un bodrio soporífero.

Al llegar al plató ella en la entrevista reconoce no querer poner sus películas de terror a su hijo, aparece Robert Englund con el disfraz de Freddy y es lo único curioso y diría que decente de la cinta cuando vemos que niños, como yo, teníamos de ídolo a un asesino en serie de menores, un villano del cine que desprendía carisma a la vez que acuchillaba. La escena tiene un aire irónico pero Craven filma al final de escena un plano como de estremedecedor al ver que Heather está detras de la sombra de Robert/Freddy y no le gusta su aparición en el fondo con sus pesadillas actuales.

Al volver a su casa después de que le propongan en estudios de New Line una nueva película de Freddy, ya que Craven como dije al comienzo, se interpreta a si mismo y comenta que empezó a tener pesadillas y es lo que se basa para el guión, el hijo malrollero de molde de pelis de miedo está teniendo otra pesadilla. Empieza a hablar a lo Pato Donald lentamente y recitando una frase del cartel de la primera película, “never sleep again” (título de un documental de la saga psoteriormente, algo muchísimo mejor que esta cosa).

Perdonad por inflar la entrada con imágenes del niño cojonero pero es que tetas no hay en la película, y quiero que se vea la pesadez del crío. Está comprobado que cada 10 mínutos o menos suelta una frase presuntamente acojonante y solo deseas que Freddy siendo asesino de críos que hace que no lo mata ya.

Heather enseguida llama a su marido que está realmente trabajando en los efectos de la próxima película de Freddy, las garras ya tienen una forma como del cartel de la película que estoy comentando como si fueran naturales de una mano monstruosa, los técnicos ayudantes no han venido porque luego resultan que han muerto (que intriga, que suspense) y que venga enseguida porque su hijo tuvo un episodio patético de niño malrollero.

Llega la noche y está contándole el cuento de Hansel y Gretel al niño, pensando que no es apropiado para un niño cuentista como el, pero el se sabe el momento que meten a la bruja al horno y aulla de dolor.

Estos momentos fallan porque en la saga nunca se había necesitado de poner a un niño malrollero, sonámbulo y exclamando que algo malo viene. Estoy pensando que hasta “La venganza de Freddy” o “Pesadilla Final” son películas realmente notables comparado con estos momentos… y no porque den miedo, que no dan, pero tenian cosas más originales que contar.

Luego vemos que el niño se protege de “Freddy real” por un puto peluche de T-rex (a mediados de los 90 hubo ese boom por Parque Jurásico de los dinosaurios, yo también caí para qué negarlo) y que lo rasga y ya está. ¿Me estás diciendo que en la vida real un demonio se afloja rapidamente por una cosa de tela y algodón?

El marido está llegando a casa pero se duerme, algo ya peligroso para los que conocemos la saga, y el dormirse en un coche no es novedad. Es más, en Pesadilla en Elm Street 5 pasaba algo parecido el parecer que le acuchillaba y realmente moría por estamparse. Craven, me estás diciendo que eres menos original que una saga alargada sin tus ideas. Vemos un plano entre divertido y bochornoso de una garra dando un toquecito travieso a la bragueta del marido y el se distrae por esa rápida sensación en la entrepierna, pero de pronto aparece las garras y se clavan en el torso. Heather lo está soñando y es el mal presentimiento al ver la policia en su puerta: ha muerto su marido. Wes Craven lo acentúa con un zoom de esos que “absorbe” el fondo y la protagonista en medio del objetivo parece sentir ese escalofrío. Estar en mediados de los 90 y ya suena pasado de rosca ese uso del objetivo da una idea más de lo que me avergüenza.

Aunque luego viene otras de las pocas escenas que me gustan y es que no hay monstruos o garras, el camino a la morgue y descubrir el cadaver de su esposo, algo que impresiona más y en la vida real. Y eso que el personaje del marido  no sale ni 30 minutos y solo sabemos que es un chistoso con efectos especiales e iba de camino a ver a su hijo sobreactuado. Descubrimos que en efecto el marido chocó contra un muro pero también que si fué rajado en cuatro heridas largas. Me gusta la escena porque dá la sensación de estar algo peligroso y jodido y piensas “como se las gasta este demonio”. Pero la ilusión acaba rápido.

Y es que vemos el funeral del esposo, compañeros de trabajo han venido a darle el último adios y de nuevo porque sí vemos una escena tontita que hay un terremoto, el atáud cae al hoyo de forma  violenta y Heather se abalanza ¿? Me parece a mi que poco importa lo que pase con la caja. Pero provoca que se dé una hostia en la frente y sueñe que Freddy con ese horrible rediseño (si, aparece ya con esa forma y no de las sombras, de forma cómica entre las piernas del muerto dentro del atáud que resulta luego tener un túnel acolchado alargado a su guarida) que quiere apropiarse de su hijo. En estas cosas nunca son sueños casuales y realmente conecta con lo que sucederá pero es tan cutre todo que hace que la película original gane enteros (hasta el hecho que Nancy pudiera ponerle trampas caseras y así sobreviviera).

Confieso que si fuera una chica joven atractiva siendo arrastrada por Freddy al vacío me gustaría la escena, pero por enésima vez el coñazo de chaval grita y sobreactua y no le pasa nada.

De nuevo en casa de la triste familia (joder, parece una teleserie siempre acabando a parar en el hogar) y de nuevo el malrollero niño está mirando otra escena de la película original (haciendo un flaco favor a esta al recordar lo buena que es la primera película) pero sin sorpresa alguna la tele está desenchufada ¿? ¿Acaso este demonio es realmente un obsesionado con la cinta de terror y ya está? 

Por enésima vez (por favor que cansino eres estúpido Craven) la madre le despierta estando sonámbulo, no entendiendo que jamás se debe hacer tal cosa y viendo que ya gritó de forma estúpida. Pero de nuevo suelta una frase famosa de la saga porque sí, sólo que lo escuchó en sueños (vemos que este Freddy fan del Freddy de las películas ha guardado un track de esa canción como todo freak-suelta referencias y asusta al niño) y sabe que es del hombre malvado de las garras, con una actuación patética pasando el brazo izquierdo sobre su cara como si tuviera enguantado esas cuchillas. Sé que yo también soy un freak-suelta referencias pero es que ni por cojones del director le dijo que era la maldita mano derecha la que lleva el guante.

Si un niño malrollero ya no da mal rollo, peor me lo pones si me haces aparentar imitar a Freddy pasando la mano izquierda por la cara. ¿De dónde salió este niño actor?


Si buscamos por IMDB encontramos que Miko Hughes con cuatro años menos hizo mejor actuación (increíble pero cierto) como el malrollero pero de verdad, niño resucitado diabólico de “Cementerio viviente”. Bueno, no hace un papelón pero si mucho mejor y que forma parte de una trama de terror interesante de ver y leer siendo relato de Stephen King, y no esto. No es el primer caso de niño de pocos años muy convincente y luego…

Que sí el niño menciona que el hombre malo quiere emerger a nuestro mundo (pero eso sí, como buen fanático extremista acosa a la actriz de su peli favorita e hijo, ya asesinado el padre, no a otra gente), le sale algo de sangre por la nariz al niño (seguramente rodar escenas así de repetitivas son mas peligrosas que no encontrar a tu constante en viajes inestables en el tiempo), y  mientras le limpia en el baño no nos cae por sorpresa que la tele estaba desenchufada ¿ en serio?

La siguiente escena no recordaba la conversación que mantiene Heather con John Saxon, actor que interpretó como su padre en la peli de Freddy. Resulta que entiendo que haya metareferencias y puedan ser seguir siendo amigos pero lo que sorprende es que Heather Langenkamp dejara que Wes Craven inventara su vida de esta forma:

Resulta que ella teme que su hijo esté como una puta cabra porque tiene casos de locura en su familia ¿? Vamos a ver toda familia puede que tengamos un caso pero me parece una gilipollez de diálogo jugando con la idea que una actriz se interpreta a si misma pero con chorradas de si pensar en la cordura o locura. Wes Craven tendría que haber rodado luego una escena donde los de New Line le chupan los huevos literalmente para que volviera a rodar y no sería descabellado, si nos ponemos así, el solo rueda un tostón de película y mientras es más chulo que nadie escribiendo guiones de actores haciéndose de si mismos pero metidos en una mierda de historia de un Freddy “más terrorrífico y cruel”. Resulta que luego es el peor Freddy de la historia. En serio.

Sé que estoy alargando y no resumiendo pero quiero argumentar el porqué me está pareciendo la peor película de la saga (el remake ya le dediqué una entrada y expliqué las cagadas que tenía, pero para algo bueno es que no tiene este tipo de estupideces una y otra vez).

Ya no voy a poner hasta más tarde más capturas, porque llega a ser un trabajazo si cada segundo hay paridas. En la conversación en el parque vemos que el gilipollas de crío en la noche anterior en un diálogo subnormaloide de que alzará los brazos al cielo y pedirá a Dios que no pasen cosas malas. La escena es tan ridícula (podría estar peor rodada pero la música que ponen, la idea del terror de que un niño haga locuras, a mi me parece más estar viendo una peli de Multicine de Antena 3 de los fines de semana) que mientras Saxon habla de que no está loco el niño, el se sube desde lo alto de una de esas torres de parques infantiles y… literalmente alzar los brazos para contactar con Dios ¿? pero Heather por suerte (no para los espectadores) ve el peligro y consigue llegar a tiempo a agarrarlo al caer al vacío.

¿De verdad estoy escribiendo esto? ¿Es un drama o es una película de Freddy Krueger? En la tercera película había un personaje que era conducido por nuestro querido antagonista en sueños a caer al vacío y la gente creyera que era suicidio. Esto ni siquiera interviene el malo. Es un puto trozo dramático, no ocasiona miedo.

De pronto vemos a Robert Englund haciéndose de si mismo (según el director, ya sabéis) que recibe la llamada de la madre protagonista y antigua compañera de rodaje, con lo que ella quiere saber si el también tiene pesadillas y algo tangible hay en algo parecido a Krueger. Y vemos muy patéticamente que miente y si que tiene esos oscuros sueños, pues Englund está pintando un cuadro de unas almas siendo torturadas bajo la presencia de ¿Freddy? con unas cuchillas saliendo de la mano.

¿Acaso Englund debe pintar el cuadro por su cordura? ¿Consigue que así entre a nuestro mundo en esa forma? ¿Es poseído Robert y toma esa forma? NO TIENE PUTO SENTIDO.

Si la película es tan repetitiva y ahonda en los sucesos de la historia en sí ficticia de cine de Pesadilla en Elm Street para meter de refilón sin conseguirlo un remake (como te complicas la vida Craven, como te complicas), no falta la escena de Heather durmiendo y sobresaliendo unas garras (esta vez cutre digitales) de la cama. Parece que le atacará pero no. Parece despertarse y ver en la noche a su hijo despierto en la cocina con unos putos cuchillos atados con celo en SU ESTÚPIDA MANO IZQUIERDA e imitar a Freddy, repitiendo la canción y atacar pero es un puto sueño. Lo que pasa en verdad es que es de día, el niño esta despierto y ha descifrado el mensaje por las cartas y la respuesta es “Coge el teléfono” (la traducción más fiel sería “Responde al teléfono” porque si lo lee un argentino se va a descojonar).

Y otro plano homenaje remake que copia a la peli original es que Freddy llama al teléfono y sale la lengua por el auricular. ¿Pero qué cojones estoy viendo? ¿La Nueva Pesadilla o la Nueva Mierda de Pesadilla? Y es que cada vez menos entiendo lo que veo y que Wes Craven QUISO REIRSE DE TODO EL MUNDO o sino no me lo explico.

Otra captura para odiar al crío y para hacer chiste de como se lo tomarían en Argentina esta frase. ¡FÓLLATE AL TELÉFONO, SÍ! AHORA SACO MI LENGUA ELELELELE.

WES CRAVEN EXPLICA LA PELÍCULA EN LA PELÍCULA

 

El niño le da un ataque epiléptico o algo así por tal repetición de esquemas e ideas y la madre decide hablar con Craven (antes llama a Englund pero casualmente no está en casa, ¿es entonces la idea de ser poseído por este demonio? Y YO QUE SE). He aquí un resumen de lo que cuenta y que hace que te vengan unas ganas de tirar por la ventana al director (encima actua en la película, doblemente interés de querer abofetearle) y en cursiva lo que pensaba mientras veía la secuencia:

CRAVEN: Escribo el guión a base de mi pesadilla, es una entidad antigua, muy antigua. Ha existido en diversas formas en diversos tiempos. (Ahora resulta que va tomando formas y le ha gustado la de Freddy, ¿pero qué me estás contando, pibe?) Lo único que no varía es la razón de su vida.

HEATHER: ¿Cuál es? (si, dinos que memez se te ocurre)

CRAVEN: Bueno, el asesino de inocentes. (¿Pero qué co…?)

HEATHER: Todavía estamos hablando de un guión, ¿cierto, Wes? (Esta misma frase debió ocurrir en la pre-producción, me juego mis huevos)

CRAVEN: Sí, bueno, yo pienso en él como una pesadilla en progreso. (¿Estás leyendo lo que escribes y recitas, Wes?)

HEATHER: En esta pesadilla en progreso (se nota que lo dice con cachondeo la actriz actriz, no el personaje-actriz), ¿esta cosa tiene debilidades? (por favor, dime que hay alguna forma de pararlo y acabe esta mierda)

CRAVEN: A veces puede ser capturada. Por narradores, sobre todo. De vez en cuando imaginan una historia tan buena que captura su esencia… (¿eso es un auto-lamida de huevos o qué?) y por un tiempo queda prisionera en esa historia. (… ¿cómo?)

HEATHER: Como el genio en la botella (estoy empezando a ver por mi cuenta un humo de un “cigarro fuera de encuadre”).

CRAVEN: Exacto. Exacto. El problema es cuando la historia muere. Y pasa de muchas maneras. (Ahh, que hay que narrar una historia “buena” y desde hace 3 años desde “Pesadilla Final no se había contado una historia “buena”… Menuda gilipollez). Puede volverse muy conocida… o alguien la suaviza para venderla (¿tú mismo no?) O tal vez es tan horrible para la sociedad que es proscripta. (Distes en el bingo, tu mismo despertarías al demonio por tan mala peli). Pase como pase, al morir la historia, el mal es liberado.

HEATHER: ¿Estás diciendo que Freddy es esa cosa antigua? (Por favor di ya lo que has jodido y bien en una hora de película.)

CRAVEN: Asi es. La versión actual (Instalar ahora o preguntar más tarde). Y durante 10 años ha estado cautivo como Freddy en las películas de Pesadilla en Elm Street… pero al terminar las películas… el genio ha salido de la botella. Es lo que me dicen las pesadillas y lo estoy escribiendo. Le gusta su forma actual en nuestro espacio y tiempo y decidió pasar el umbral. Hay un guardían que debe vencer para ello, eres tú Heather. Tu encarnastes a Nancy, dándole tu fortaleza, la primera que le vencistes y humillastes (Resulta que la entidad es un freak que se cree Freddy y confunde la ficción como la realidad), por eso ataca a tus debilidades. Deberás vencerlo por última vez.

…MENUDA MIERDA. Vaya zurullo de proporciones bíblicas. Y ESO QUE NO ES LO PEOR DE LA CINTA. De nuevo insisto que es el peor Freddy… siendo una entidad maligna real. Y Freddy un personaje de ficción.

Un terremoto se alza nuevo (qué novedoso) y todo porque la entidad (ya no diremos Freddy, para qué) quería romper la máquina de café que tomaba Heather y por primera vez vemos a Freddy… entidad, lo que sea.

“¿Me echabas de menos?” suelta el engendro, por una vez en parte digo que sí porque almenos vemos algo de acción, pero enseguida te tapas los ojos cuando vemos que es parado por objetos de la casa. ¿Esto es el Mal en el cuerpo de un personaje de ficción temible? Hay un terremoto (que el mismo Mal invoca para emerger) y despierta a Nancy. Es un plan muy estúpido.

Ella va al hospital y que si el niño sigue teniendo a ratos momentos patéticos de imitación de Freddy (de eso trata de la película, imitación de pena de lo que es la saga) y vomita sin razón alguna algo negruzco a su madre.  Aquí la película gasta su poco presupuesto en otro lugar distinto como mucho, en un hospital que sin venir mucho a cuento la madre debe resolver el conflicto de una doctora negra tocacojones y que si el niño es el que ayuda a despertar a Freddy durmiéndose. La amiga muere como homenaje a Tina (Joder, el Mal le encanta hacer representaciones reales de sus escenas favoritas del cine, ¿los freaks somos entonces pequeños hijos de Mal puta?) de esta guisa:

SMITHERS: ¡Es un sombrero nuevo!… no eso ya tenía. ¡Pero tiene una gabardina ahora! ¡Y garras reales!

Y eso amigos es el nuevo Freddy, un tio con gabardina y garras reales de engendro. Y ya está. Es el terror personificado. Qué cojones.

Resumo lo que queda. Al final Freddy no mata al gilipollas de hijo de Heather. Lo lleva a una guarida como si fuera una especie de atracción de parque temático donde solo unos pasillos de unas ruinas antiguas (no se lo creen ni ellos) viviera la Entidad y el niño vence a Freddy porque piensa en la historia de Hansel y Gretel, lo que tanto rollo y muere por el fuego de una caldera que bien por sueños del niño o porque la Entidad es subnormal y pone su punto debil en la guarida.

Ella, Heather, encuentra un guión de Craven y la historia escribe al mismo tiempo que lee. Tan mala como siempre la historia claro.

Freddy, digo la Entidad del Mal es vencido por un niño y su madre, sí, lo habéis leído bien. No sé porque no mata a Heather, siempre queriendo matar antes al niño ¿?, alarga el brazo a lo Dhalsim de una forma muy penosa, le hiere los cuchillos, usa una lengua kilométrica por capricho y le pasa factura. Por favor vean la escena y el final con video:

JODER JODER. La saga de Elm Street tenía almenos efectos especiales muy resultones pero luego me habla Craven del Mal Definitivo que elegío la Forma de Freddy y para matar a un crío quiere comérserlo. ¡Comérselo! USA TUS PUTAS GARRAS NUEVAS SUBNORMAL. Encima si miráis el video veréis lo cutre del MORPHING desde el muñeco al actor CERRANDO Y ABRIENDO LA BOCA de forma ridícula.

Y así acaba el peligro real de un Freddy en Hollywood a mediados de los 90. QUE PUTA MIERDA DE ENTIDAD DEL MAL QUE BUSCA MATAR A INOCENTES. Freddy en la saga de películas se hizo un payaso a medias pero si tenía que matar, mataba. Y para vencerlo no erá facil o moría gente para ello.

Aquí acaba la entrada. ¿Por qué es tan gilipollas Freddy-Entidad Maligna? ¿Por que mató tan facilmente gente antes y ahora hace trucos baratos para alargar brazos y lengua y no usa las cuchillas? ¿Por qué deja insconciente a Heather pero va a por el niño? ¿Como es que una entidad del Mal le gusta la saga de Freddy y falla estrepitosamente? ¿Era Englund luego la versión física del diablo?

Haré una cosa, me miraré las 6 anteriores películas, hasta la segunda y sexta, y no volveré a recordar o almenos tan bien como ahora de esta película. Wes Craven se puede meter las cuchillas por el perineo.