Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Florencia Copley | primerafuente.com.ar (30 may)
- En el marco del Festival de Cine de Derechos Humanos, se realizó el estreno en la Argentina del film documental “Escrito en la tierra”, un relato estremecedor de la lucha contra la esclavitud en el Chaco boliviano a partir de la aprobación de la nueva Constitución durante el gobierno del presidente Evo Morales.

“Basta de esclavitud”, “basta de humillación”, “ya no queremos más servidumbre”, “el pueblo ha tomado el poder”, “la reforma agraria tiene que profundizarse”, las frases resuenan en las voces de hombres y mujeres que han sufrido 500 años de sojuzgamiento y hoy viven tiempos de esperanza.

Los pueblos originarios del altiplano americano comparten una profecía que habla de un ciclo de reordenamiento de la tierra: el Pachacutik se manifiesta.

“Escrito en la tierra” muestra cómo se consolida en Bolivia ese nuevo tiempo de liberación a partir de un proceso político, de una construcción colectiva y de una lucha desde el Estado para combatir el trabajo esclavo que continúa hasta ahora en las haciendas del Chaco boliviano.

Florencia Mujica, directora del documental junto a Gabriela Fuentes, explicó en diálogo con Télam que “fue tan grande el impacto que causó en nosotros lo que estaba ocurriendo en Bolivia con la revolución democrática y cultural, que decidimos que teníamos que documentar ese proceso”.

Esta película, una producción de La Taguara Fílmica realizada por un equipo argentino-venezolano, surgió como continuidad de un proceso de investigación que se inició para el documental “Guerreros del Arcoiris”…. Ver:

Image

Después de Río Arriba, Ulises de la Orden vuelve a sorprender con “Tierra Adentro”,  un documental que cuestiona la versión oficial de la Conquista del Desierto, apoyándose en testimonios de quienes todavía hoy padecen sus consecuencias.

La Avenida Diagonal Sur y Perú se juntan en un monumento que merece ser observado con atención. En granito se levanta homenaje a Julio Argentino Roca, ex presidente y artífice de la Conquista del Desierto, una campaña de extermino contra los pueblos originarios de Pampa y Patagonia, con el objetivo de ampliar las fronteras del Estado Argentino moderno. También hay un homenaje similar en la ciudad de Bariloche. Si bien miles de kilómetros los separan, comparten un detalle importante: la protesta. Muchas personas creen que el arte no es neutro y que estas estatuas  enmarcan contenido didáctico acerca de quién fue el presidente Roca.  Y esas personas decidieron manifestarse al respecto, colmando las estatuas de pintura roja que simboliza sangre y grafitis que gritan descontento. Esto se debe a que La Conquista del Desierto, para muchos, se trató de un episodio genocida que dejó como saldo consecuencias que todavía hoy se padecen.  Paralelamente, la legislatura porteña ya cuenta con un proyecto de ley que busca desplazar el monumento de la Av. Diagonal Sur hacia la estancia “La Larga”, propiedad de la familia Roca.

La Conquista del Desierto se instauró como parte del nacimiento de la Nación Argentina, honrando a Roca y a sus comandantes en el billete de cien pesos, plasmando la batalla en manuales escolares, hasta  considerar a Roca como uno de los padres de la patria, incluso a veces por sobre el General San Martín, cuyo monumento se encuentra en Retiro y su imagen en el billete de cinco pesos. Pero muchos buscan revisar esta versión oficial de la historia y volver a  narrarla de distintas formas. Ulises de la Orden es uno de ellos y su forma es la imagen y el sonido. Su nuevo documental, Tierra Adentro, ya lleva 10 meses consecutivos en la cartelera del MALBA.

Tanto en Río Arriba como en Tierra Adentro, la historia se cuenta a partir de personajes muy involucrados con la historia de la película. En Río Arriba vos mismo. En Tierra adentro distintos personajes, ¿Qué le aporta a la película esa relación tan íntima entre el personaje y la historia?

Tiene que ver con traer una historia del pasado al presente. Yo quería hacer una película sobre la Conquista del Desierto,  pero creo que también más específicamente es una película sobre cómo la Conquista del Desierto nos repercute hoy en día. El estudio de la historia y la reflexión sobre la historia es bueno si nos sirve para el presente y para el futuro. Entonces, un poco por ese motivo intento anclarlas en el presente.  Que esos personajes, que son de la vida real, con la historia que les está pasando, las anclan en su presente que nos permite darnos con ellos.

¿Por qué elegiste la Conquista del Desierto?

Para mí la Conquista del Desierto era todo   un tema tabú. Yo sabía lo poco que se sabe en términos generales, lo aprendido en la escuela que es lo mismo que nada y siempre tuve una gran deuda de sentarme a leer. Cuando lo conocí a Marcos  O´Farrell, descendiente del General Racedo y protagonista del documental, me dijo de hacer una película con este tema y me encantó la idea. Me puse a estudiar y el tema me atrapó  por completo. Pero creo que lo que me llevó a hacer una película sobre el tema fue que identifiqué que en esos años y en esa sociedad estaba la piedra fundamental de la construcción del Estado Argentino moderno y el origen de la infamia nacional. Todo lo que pasó en la Argentina del siglo XX no hubiera sucedido si esos señores no hubiesen existido. Y para lograr un cambio profundo y trascendental de nuestro Estado hay que ir y desarmar eso. Entonces ahí dije “esta historia hay que contarla y contarla bien”.

¿Es difícil analizar un hecho que pasó hace más de 140 años con ojos de siglo XXI?

Si y no. Uno cuando revisa la historia siempre está revisando hechos que sucedieron en el pasado. Entonces el argumento de que es fácil juzgar con el diario del lunes, desvalorizaría todos los estudios históricos. Creo que la historia sirve cuando vamos a conocer quiénes somos, de dónde venimos y por qué, pero para accionar en el presente y en el futuro. Y por otro lado, no es que en la época no había voces que se levantaran en contra tampoco. No es que esto es algo nuevo que se me ocurrió a mí. En la misma época había voces que se levantaban en contra y a medida que fueron avanzando los años cada vez más.  Entonces no es una cosa de trasnochados hoy en día un siglo y pico después, sino que es algo que ya en el momento estaba sucediendo. Y en todo caso, aunque no hubiese habido voces que se levantaran en ese momento, lo pone muy bien Eugenio Zaffaroni, cuando dice que los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles. Creo que en la película queda bastante demostrado que se trataron de delitos de lesa humanidad y que quedan imprescriptibles, hayan pasado  cien años o mil años.  Lo que normalmente se argumenta es que la historia de la humanidad está basada en hechos como esos. Está perfecto y puede ser. Pero este es el Estado Argentino, el que nosotros estamos construyendo, en el que nosotros vivimos y al que nosotros nos compete mejorarlo. A nosotros nos compete reparar los desastres que el Estado Argentino haya hecho. Lo que haya hecho el Estado Español en la conquista de América o Napoleón, lo tendrán que ver los españoles y los franceses. A nosotros nos compete esto y lo tenemos que arreglar. Y ya pagamos cosas muy caras. No hubiera existido la última dictadura militar, la dictadura del 70´. Son los hijos pródigos del siglo XIX, de la generación del 80´. Todas las dictaduras militares que pagamos a lo largo del siglo XX están encadenadas directamente con ese origen.

Tal vez para algunas personas algo que pasó hace 140 años resulta lejano. ¿Qué consecuencias actuales encontrás de la Conquista del Desierto?

Infinidad. Cuando hablás con los pueblos originarios de Pampa y Patagonia llevan ya 140 años del despojo de sus territorios.  Esa es la consecuencia número uno. Nuestras cárceles, nuestras villas miserias del conurbano, de Buenos Aires, de Rosario, de Córdoba y en los sectores marginales de todo el país te vas a encontrar que los que están ahí son los “indios”. Muchas veces casos que han perdido la cultura, que han perdido la identidad. ¿Esa pobreza de dónde se origina? ¿Es ancestral? No, se origina ahí, se origina en la pérdida del territorio, en Pampa y Patagonia en los ochenta y en el Chaco inmediatamente después.

En una entrevista te escuché decir que “la propiedad de la tierra es una de las razones básicas del dominio y del control sobre las comunidades originarias”.  Hoy no tenemos Conquista del Desierto pero debe haber otras formas de imponer violencia…

Hoy las Campañas al Desierto son las petroleras, las mineras, las forestales, las hidroeléctricas, los emprendimientos turísticos y los grandes terratenientes. Todos los días hay algún desalojo en alguna comunidad indígena en el país, generalmente y casi siempre ligado a estos temas.  La propiedad privada es la gran herramienta digamos. Bueno justo el otro día (en referencia a la apertura de las sesiones ordinarias) Cristina habló de la propiedad mancomunada, lo que es comunitaria. Eso ya es un avance muy importante porque la propiedad privada se puede vender. Hay conocidos casos, como la Finca Santiago en Salta, en los que el Estado expropia la tierra, entrega título de propiedad privada y después la gente los vende. Y generalmente  a través de engaños, usuras. El concepto de propiedad privada es un concepto que les hace mucho daño. Que la nueva legislación de tierras contemple esta propiedad mancomunada es muy importante.  Son cosas súper complejas, yo soy nada más que un cineasta. Lo más importante de las películas que yo hago es que ayudan a que se hablen de estos temas, que se hable más hasta generar la masa crítica necesaria.

¿Qué lugar tienen los medios de comunicación en estos temas? ¿Contribuyen al estado de las cosas? ¿Sirven para cuestionar?

Yo haría una primera gran división. Los medios de comunicación hegemónicos y los medios de comunicación contra hegemónicos. Los diarios de mayor tirada, los canales y las radios de mayor audiencia son un brazo más del poder. Está el brazo militar, el brazo político, el brazo judicial y el brazo informático. De todo eso se valen las mineras, las forestales, para desalojar gente de sus territorios, de las tierras que ancestralmente les corresponden. Un juez dictamina que hay que desalojar, va la policía a sacarlos del territorio y después los medios de comunicación informan cualquier cosa. Se ve permanentemente eso, excepto por muy poquitos medios y periodistas muy interesantes como Adrián Moyano, por ejemplo, que es un periodista que está permanentemente atento a qué está pasando por lo menos en las comunidades mapuches. Pero los medios de comunicación son claramente un brazo más del poder hegemónico.

Image

En la película se habla de “invisibilización” de la comunidad mapuche. ¿A qué te referís con ese término?

Invisibilización de la comunidad mapuche, y de los pueblos originarios de la provincia de Buenos Aires,  Córdoba, Entre Ríos,  Santa Fe. Pareciera como que acá no había, ¿no?, no hubo, no quedaron más y sin embargo hay un montón ¿Y por qué no los conocemos? Porque están invisibilizados, por supuesto a través de los medios de comunicación, pero también a través de los manuales del secundario, y están negados históricamente. Esto lo he escuchado yo en el norte o en el sur, en cómo muchas veces se construyen las oraciones. Podés escuchar a historiadores hablando siempre de los indios en pasado: “Acá vivían los mapuches, los mapuches tenían esta cultura”. Esa es una modalidad muy común. En los manuales de historia también están en pasado, y si están en pasado es porque no están más. Hay muchas formas de invisibilizar. Eso lleva a la destrucción cultural. Y si no están, entonces no hay nada que reclamar tampoco. Otra forma de invisibilizar es hablar de los descendientes de, “vos no sos mapuche, sos descendiente de…” . Yo claramente sé que soy descendiente de italianos o españoles, pero no sé quién soy. Ese es claramente el problema de identidad que tenemos los argentinos. Pero los mapuches no tienen ningún problema de identidad y no deberían por qué tenerlo porque tienen muy claro qué es ser mapuche.  Parece que se espera que tengan el taparrabos o plumas en la cabeza, y puede ser que a veces se los vea así en sus ceremonias,  en algún ritual especial. Pero en el día a día usan la computadora, el celular, andan en auto. Estamos acá, estamos compartiendo territorio, los hijos del país ahora somos todos nosotros. La Argentina tiene una misión histórica de reparar los hechos devenidos en crímenes de  lesa humanidad durante el siglo XIX y siglo XX.

¿Qué argumentos se usan para evitar las reparaciones? Se suele sostener que las comunidades desplazadas por la Conquista del Desierto provenían de Chile, por lo cual no serían originarios de nuestro país ¿Qué opinás?

Es un argumento muy fácil de rebatir, es como muy sonso.  En principio tanto el Estado argentino como el chileno son enemigos para las naciones mapuches, tehuelches. Les arrebataron el territorio por igual, además de la preexistencia. Chile y Argentina son dos ficciones, la línea que los separa es solo una línea en un mapa, una ficción. La ficción que a nosotros nos regula, que se llama Constitución, es muy posterior a los pueblos originarios. Entonces denominar “indio chileno” o “indio argentino” es decimonónico, es un argumento que está un millón de veces rebatido. Son de esos argumentos de donde se agarra la historiografía nacionalista para avalar el genocidio básicamente. Y aunque hubiesen venido de Chile, que no es verdad, tampoco es argumento ese para buscar el exterminio y eso consta en los partes militares. Actuaban con tal impunidad que hasta consta, ellos mismos lo escribieron. Basta con ir a los partes militares de la época y a la prensa de la época y ahí encontrás pruebas suficientes: fusilamientos, deportaciones, trata de personas, desmembramiento de familias, reducción a la servidumbre, violaciones. Consta. Si eran chilenos, chinos o mapuches da lo mismo, no es un argumento que justifique nada. Y aparte es falaz.

Después de la proyección de la película se arman debates. En general, ¿Cuál es la reacción de la gente al ver un documental que desafía la versión oficial de esta historia?

Hay de todo. La película no solo se muestra en el MALBA. Venimos de hacer una gira por la Patagonia, la estrenamos en un gran número de localidades de todo el país. Dependiendo de la identidad de las localidades son distintos los debates que se dan. Muchas veces la gente está de acuerdo con los argumentos que la película propone y los debates son en pos de construir nuevas formas de relación, reparaciones posibles y otras veces se dan debates en los que intentan demoler los argumentos de la película. Pero la película es muy sólida en ese sentido, no sé si irrefutable, pero nunca me encontré con un argumento en contra que me haya dejado sin palabras sencillamente porque no son verdad. La verdad es subjetiva y tiene tantos rostros como gente que la quiera esgrimir, pero hay cosas que son de la realidad, de lo que sí pasó: es verdad que para que avance el ejército pre vendieron la tierra, es verdad que 391 beneficiarios se quedaron con ocho millones y medio de hectáreas, es verdad que para conquistar esa tierra violaron, fusilaron, masacraron, robaron niños porque consta en los mismos partes de los militares. Ahí es donde todos esos argumentos carecen de verdad y son nada más que argumentos en pos de defender posiciones políticas. Básicamente para mí son en pos de defender propiedades privadas. Que tampoco la estoy atacando, pero bueno. Y también son en pos de defender una noción de patria también decimonónica. Porque también patria es algo que habría que re fundar también, porque sino es la patria de 200 familias y todos los demás somos sus lacayos. Contra eso me levanto. Nosotros que somos los que estamos construyendo el Estado Argentino hoy, tenemos que conocer qué pasó y desarmarlo. Reparar lo reparable, las consecuencias de ese pasado que siguen sucediendo hoy en día. No es un toque de varita mágica, es empezar a buscar caminos. A nosotros nos compete como Estado Argentino, lo que hayan hecho otras naciones no lo podemos reparar. Nos haría muy bien reparar esto, nos volvería a poner en la vanguardia de los derechos humanos a nivel mundial y hasta podría contagiar a otras naciones para que lo hagan.

Horarios de proyección en el MALBA

Sitio Oficial de “Tierra Adentro”

Hoy se ha publicado libre en internet a través de la plataforma Vimeo el documental argentino ‘Runa Kuti, indígenas urbanos’. Está registrado con licencia creative commons y sus autores quieren que se difunda lo más posible, para dar a conocer la realidad indígena de Buenos Aires, así que desde aquí aportamos nuestro granito de arena a su difusión.

Puedes verlo en este link: http://runakuti.blogspot.com/p/ver-documental-completo.html

Image

Sinopsis

Miles de argentinos descendientes de culturas originarias viven en Buenos Aires, ciudad que históricamente ha olvidado la preexistencia y existencia de estos pueblos. Cuatro personas en esta situación nos narran como es crecer en un ambiente familiar y social que les niega sus raíces y su cultura; además, cuentan su lucha personal para reencontrarse y fortalecer vínculos a través de actividades culturales. En esta búsqueda los cuatro caminos se unen a través de la cosmovisión de los pueblos originarios; haciendo una invitación a reflexionar sobre la conciencia, y la relación de la humanidad con la naturaleza.

 

Hoy se ha publicado libre en internet a través de la plataforma Vimeo el documental argentino ‘Runa Kuti, indígenas urbanos’. Está registrado con licencia creative commons y sus autores quieren que se difunda lo más posible, para dar a conocer la realidad indígena de Buenos Aires, así que desde aquí aportamos nuestro granito de arena a su difusión.

Puedes verlo en este link: http://runakuti.blogspot.com/p/ver-documental-completo.html

Image

Sinopsis

Miles de argentinos descendientes de culturas originarias viven en Buenos Aires, ciudad que históricamente ha olvidado la preexistencia y existencia de estos pueblos. Cuatro personas en esta situación nos narran como es crecer en un ambiente familiar y social que les niega sus raíces y su cultura; además, cuentan su lucha personal para reencontrarse y fortalecer vínculos a través de actividades culturales. En esta búsqueda los cuatro caminos se unen a través de la cosmovisión de los pueblos originarios; haciendo una invitación a reflexionar sobre la conciencia, y la relación de la humanidad con la naturaleza.