Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Crítica: Bachelorette

ene-6-2013 By cinefilo

bachelorette_xlg

Hace unos meses vi “Bachelorette”, titulada en España como “Despedida de Soltera” y la verdad que me sorprendió. Es fiel a su título que no engaña y la verdad que hubo algunas secuencias de puro descuajaringue. No puedo exacerbarme con algo que no pretende. Lo mejor de la premisa es que dado un momento en la historia los personajes van a contrarreloj para conseguir su objetivo, que obviamente no voy a contar, y esa urgencia sólo juega a favor de la comedia, ya que el humor es puro ritmo. Otro de los aciertos es un casting impecable. Kirsten Dunst vendrá a hacer lo que es el payaso serio dentro del circo y juega muy bien su rol. A Rebel Wilson parece que la están descubriendo últimamente porque comienza a llenar (no sólo físicamente) las pantallas con un sinfín de proyectos, y la verdad que es una actriz con una notable bis cómica aunque, en esta cinta, no es ella quien tiene el yugo de la comedia en su cuello. Lizzy Caplan está exquisita. Un servidor la descubrió en la serie True Blodd y cada vez que la veo me brillan las chirivitas en los ojos. Es una actriz irresistiblemente sexy y no la típica guapa a que nos viene acostumbrando la industria y eso se agradece. Y aquí Lizzy está genial, cómica y llevando el peso tanto dramático como romántico de esta comedia de desastres, confusiones y desmadres varios. Pero quien realmente es el payaso tonto en este filme es Isla Fisher en la que está totalmente divertida y resolutiva. Quitando la paja en ”Bachelorette” hablan, sin meterse de lleno (más bien rozando) sobre cierta crisis de edad y de momento, en el que llegados a un punto se supone que debemos haber alcanzado ciertas cosas en la vida y nos damos cuenta que no cuando uno de nuestros amigos encuentra lo que andamos buscando, el amor.

En resumen, ”Bachelorette” sólo pretende hacernos reír con una premisa divertida y unas actrices entregadas y pasándoselo bien. Leslye Headland que escribe y dirige el filme no pretende nada más. Ni ser moralista, ni reflexiva ni nada. Dice: Ven al cine a reírte conmigo. Pues venga!
PD: Un consejo. Si os planteáis verla. NO MIRÉIS EL TRAILER!!!

Una educación de cine

ene-5-2013 By cinefilo

Cuando un joven entra en una sala de cine se encuentra sólo ante un montaje audiovisual que conscien

20130102-215946.jpg
Como todo en la vida, aveces es necesario recordar que cerca de ti hay seres queridos que debes de tomar en cuenta y que no sólo debes pensar en ti, esta película a pesar de tener una historia en particular te habla de diversas reflexiones, pensamientos e ideas y de como el ser humanó puede ser fuerte ante tanta adversidad, con un alentó interesante y una historia basada en un hecho real que fuera de todo es fuerte, esta película es altamente recomendable para recordar que el destino puede obrar de formas muy interesantes y que una de ellas es dándote lo que más deseas.

Crisis y otros misterios de Navidad

dic-28-2012 By cinefilo

Herodes

1

Recuerdas al despertar el 25 de diciembre que es el aniversario de Charlot. Murió hace ya bastantes años en su casa de Vevey, Suiza, junto al abeto, que sería elegante, discreto, sin el espumillón y aquellas bolas doradas que adonaban el árbol de Plácido, y de todos lo plácidos que había en España cuando reinaba la ingenuidad. A más lustre y abigarramiento de adornos, más sentimiento de la Navidad, creíamos entonces Te pareció una muerte bonita, simbólica: rodeada de nieve y al calor de la chimenea. No se si al final llamaría al servicio, que según el marqués de Leguineche disfruta tanto cuando los señores mueren con la debida prosopopeya. Tú de pequeño creías que las muertes, para ser dignas, tenían que ser como las que pintaban Pradilla y Casado del Alisal, o sea, con reyes, chambelanes, pajes y alabarderos alrededor, mucha gualdrapa y damasco, representando todos un duelo parecido a  la venganza de don Mendo, pero en luctuoso. Luego resulta que uno se muere de cualquier manera y no pasa nada

2

Se te ha quedado grabada la fecha de la muerte de Chaplin por la contradicción entre lo que te reías con él y la pena de que se despidiera en “estas fechas tan señaladas”. Sin duda olvidabas que los espíritus de la Navidad  vuelan por entre las estrellas con un gancho colgando que en cualquier momento te atrapa en el más acá y te deposita en el más allá. No te asusta nada eso.

¿Cuántas Navidades has pasado ya? ¿Cuántos de  los que cenaron contigo y cantaron villancicos en tus nochebuenas siguieron después el camino de Charlot? No están, pero están, y siguen estando: has pasado revista y no se te han olvidado. Ni tus abuelos, ni tus padres, ni tus suegros, ni tu hermano Carlos, ni tus primos y primas,  ni tu amigo Félix, ni tu cuñado Gonzalo, el último decir hasta luego.

Cuando eras niño, y aún joven, estas ausencias te entristecían. Ahora las vas encajando en tu almario como una precisa pieza de marquetería sentimental. Incluso sonríes por ellos, que están en otra fase de la vida. Luego te sale el Sancho Panza femenino que llevas dentro –vulgo Doña María- y valoras que no tengan que esperar a que se vaya nadie para retirarse, ni deben recoger nada, no tienen que hacer orden en la casa, ni que poner el lavaplatos, ni pasar la fregona, ni la escoba. Mejor aún: pueden olvidar la comida del día de Navidad, porque anoche cenaste como un heliogábalo y el cuerpo sólo te pide silencio, depuración y sueño. ¿Y si sólo te alimentaras de recuerdos para celebrar la llegada de Emmanuel?…

3

El tuyo es un barrio popular que en estas fechas era asaltado por Papás Noel trepadores que subían por las fachadas supuestamente para dejar en las casas sus regalos. Hasta este año, claro. Entre tanto paro, impuestos, recortes, ERES y otras miserias los Santaclauses han dicho que trepe Rita, que para qué van a hacer el ridículo, allí colgados como ahorcaditos, pasando frío y chupando contaminación, si no tienen nada que dejar.

No hay más que mirar a las luces de las calles comerciales, y al tráfico. A medianoche de un sábado víspera de Nochebuena la calzada central del Paseo de Recoletos de Madrid se movía con fluidez y en la penumbra, y ni siquiera el imponente edificio de la Biblioteca Nacionalmerecía iluminación especial. Tu amiga Pepa se había pasado la mañana en tiendas cool de la Milla de Oro, y comentaba que en todas ellas era la única cliente a la vista. Tú mismo aprovechaste tu obligada espera en el Hospital de Sanchinarro  -análisis a las 9 horas y reunión con la oncóloga a las 12- para escapar al cercano Hipercor y hacer unas compras. Sólo buscabas un pijama de franela, pero cuando entraste en ese inmenso templo del consumo  atestado de productos relucientes y completamente vacío de consumidores sentiste el mismo pánico que inspiraba el siniestro hotel aislado en la nieve de El resplandor. Ya lo habían dicho nuestros políticos, y el polémico Draghi: se acabó la fiesta.

4

Escuchas la radio y el noventa por ciento de las tertulias abundan en qué va a cocinar usted para los grandes ágapes de Navidad y Año Nuevo. Cualquier ocasión festiva es buena para llenar la andorga, pero excesos, los justos. Y sin embargo reconoces que a ti, aunque te duela la crisis, te gusta este efecto simplificador colateral. Es más: se diría que te encanta que la Navidad vuelva a ser una fiesta a media luz. Tu mujer aporta su consomé y su pavo trufado, tu cuñada Belén unos caracoles guisados con cierto toque cuartelero que hacen templar al Misterio y lo que bautizó como “cocktail de los sixties”, es decir aquel salpicón de gambas, merluza ensalada y mayonesa que estaba de moda en los sesenta, buenísimo y tan fácil de engullir. Tu otra cuñada Carmen una pularda rellena exquisita. No hay que pelear abriendo ostras, ni luchar contra la armadura de las langostas, ni chupetear percebes. Cocina con cariño, buen vino y basta.

Tú deberías ser  prudente. Acabas de salir de la quimioterapia y en teoría estás desganado y con el estómago revuelto. Pero pruebas el primer bocado, se te asienta el cuerpo y el impulso de la Cortisona hace el resto. Comes desaforadamente, hasta que el corsé aprieta y echas el freno. Luego cantas villancicos con las niñas, y acabas recordando que estás pachucho para retirarte a una hora discreta.

5

Mas no sólo de pan vive el hombre…De la misma manera que se han replegado los Papá Noel trepadores, se ven más colgantes en los balcones con ese Niño Jesús de herbolario anunciando que Dios ha nacido. Parafraseando a La Codorniz, se podría decir  que donde no hay sobreabundancia y publicidad, resplandece la verdad  En medio de tanto fasto gastronómico, la tele hace un paseo por los mejores nacimientos de Madrid, y una nieta observadora repara en un personaje evangélico que le tiene a mal traer: Herodes. La niña se enteró de la matanza de los Santos Inocentes y desde entonces, con toda la razón,  no entiende nada y le lanza continuas  preguntas a su abuelo.

-Pero bueno, si los Reyes Magos eran tan buenos…¿por qué no le dijeron  a Herodes donde nació Jesús?…¿No se hubieran salvado así los niños esos inocentes?…

Pues sí, quizás se pasaron los Magos. Tampoco lo entiendes tú, ni sabes qué decirle a la niña, salvo que la Navidad, con crisis o sin ella, está llena de misterios difíciles de resolver.

 

 

Prosumers de museo

dic-27-2012 By cinefilo

MACBA pasos

 

Los visitantes de un museo, no somos sólo consumidores de contenido, sino que en la actualidad necesitamos poder construir mensajes que multipliquen el espacio y el tiempo y creen nuevos significados con los ya ofrecidos sacándolos al exterior ,fuera de la sala de un museo.

Para McLuhan “cuando la tecnología amplía uno de nuestros sentidos fuera de nosotros mismos “aparecen en esa cultura particular nuevas proporciones entre todos nuestros sentidos”.

Día de primavera, visita a Barcelona, la lluvia nos impide deambular sin límite por la calle, como suele ser mi programa favorito cuando llego a un lugar por conocer. Cámara en mano para recoger una particular mirada de la ciudad, un souvenir con un punto de vista exclusivo, “ese tesoro escondido” que después encontraremos replicado en todos los blogs sobre una ciudad. No me apetecía meterme en el MACBA, pero lo hicimos.

Recorriendo el museo me di cuenta que por mucho que el destino hubiera cambiado mi ruta, la intención era la misma, no estaba dispuesta a cambiar un día de escritura por un día de lectura, el objeto a curiosear lo quería elegir yo y el punto de vista también, me  empeñe en hacer fotos si o si. Un museo a simple vista no parece el mejor lugar de salvar ese tipo de  pulsión ya que los enigmas por resolver  son presentados con un punto de vista autoral donde  el  lector solo tiene la función de solucionarlo subjetivamente disfrutando de una proposición muy concreta.La mirada, a su vez esta dirigida, guiada y ligada a un entorno creado en su conjunto para este fin ya que existe una distribución en la sala, en el mejor de los casos, ligada a la propuesta de los autores y su mejor interpretación con un orden semántico preestablecido y en el peor al libre albedrío de los requerimientos técnicos y arquitectónicos de la sala, pero  en cualquier caso un orden que también contribuye a dirigir nuestro ojo.

Por otro lado en un museo todo el mundo parece tomar conciencia de obra de arte como artículo a idolatrar y como mucho a incomprender, pero no a transformar; lo que aparentemente parecía distar mucho de mi primer objetivo al principio de la mañana.Yo necesitaba para mi propósito un nolugar, como era la ciudad externa, abierta, móvil, cambiante, con necesidad de adaptación a los cambios de velocidades cortas que ocurren cada décima de segundo ,un nolugar donde crear puntos de vista con algo de serendipia , donde no poder controlar totalmente lo que podrá finalmente captar tu objetivo, donde  convives con el mobiliario urbano y su concurrencia ,con el clima en un entorno de encuentro, sorpresa ,espera o choque  que puede variar y alterar por segundos tu instantánea.

Así tu escritura dependerá también de alguna yuxtaposición de colores, texturas, personas que coinciden y que encajan sólo por una décima de segundo en esa composición resultante  increíblemente armónica.Mi paseo por el MACBA no empezó lo que se dice con un espíritu abierto, y sin prejuicios, me importaban poco en ese momento los diferentes géneros, discursos, estilos o formatos allí mostrados, simplemente ansiaba “descaminarme”.

En este despropósito de fotografiar algo más que un museo, poco  a poco me iba relajando y tomándome más tiempo en construir mi minimundo. Pero la confusión no fue revelada hasta el momento en el que volqué las fotografías a mi ordenador, en ese momento me di cuenta, no sólo de lo mucho que había disfrutado, sino que el concepto que yo tenia de museo había cambiado .

En estos momentos la mezcla de soportes abunda en nuestros museos donde se nos plantean actividades heterogéneas e hipermediales donde los espectadores pueden interactuar con las obras y dispositivos e inmiscuirse en la propia espectacularidad de la obra, esto  ya lo damos por hecho ,incluso ya es sorprendente ver como para los mas pequeños es frustrante no poder mover de forma táctil las obsoletas pantallas de información que aún quedan en muchas salas y que se ve reflejado en las numerosas huellas de dedos que quedan en las pantallas.

Pero esta transmedialidad no fue la que me dio la felicidad aquel día, no solo esto compone el nuevo concepto de museo, sino el hecho de no prohibir hacer fotos, de poder crear tu mismo un Metatexto para borrar la distancia entre espectador ,autor ,museo y obra ,una puerta abierta a la liberación de la rigidez sin feedback  a la que estamos acostumbrados, claro esta no me refiero a tomar una instantánea cuyo resultado final sea una copia, una reproducción de la obra de otro, sino al ver ese texto como parte de otra cosa, mil pedacitos de mirada posibles con reconocimientos distintos que no solo quedaran en la mente de las personas que visitan las salas expositivas sino que crearan nuevas exposiciones, estos nuevos no lugares llegaran a multiplicar el espacio, el tiempo ,el formato y a replantear el concepto de obra creando otros posibles.

Fotografía del MACBA

Imagen

Analicemos el resultado

Fotografía en la sala de proyección de una película perteneciente a

“Series Militares” de Aleksandr Sokurov de la colección MACBA.

-Visionado de una película en un museo

-Cambio concepto butaca rígida por espacio abierto donde elegir tu posición y distribución en el espacio para acercar a la comodidad del espectador el visionado.

-Este método de exposición escogido facilita la función estética del conjunto y no sólo la narrativa propia del audiovisual al que nos referimos haciendo que el concepto cine o museo se transformen y se acerquen.

La ubicación del complejo hace que la Metaficción se ponga a funcionar nada más entrar en la sala, lo que llama la atención no es la gran pantalla sino el modo en que la gente se distribuía en la sala para verla y la estética que esto creaba.

El que entra ve  la silueta de personas viendo a otras terceras en la pantalla, registrar esto es lo que supone un nuevo texto, la liberación del concepto rígido de museo una puerta abierta a mirar y ser mirado, en un lugar que parecía ser construido solo para lo primero y lo que es más la posibilidad de poder ofrecer esta mirada a los que allí no estaban, multiplicando el espacio y el tiempo.

La experiencia de usuario ira más allá de la mirada interior, de la interactividad de sentir el olor de la hierba recién cortada, o dejar un mensaje sobre un muro para salir al mundo exterior convertidos en otro nuevo mensaje creado en un lugar transformado en un nolugar por su uso,  convirtiéndonos  en Prosumers de Museo.