Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

(C) Norman Seeff

Como informamos hace algunos meses atrás, Aaron Sorkin, el exitoso guionista de las series de televisión como The Newsroom y The West Wing, así como también de películas como A Few Good Men y The Social Network, está preparando el guión de la película biográfica de Steve Jobs. Lea el resto de la entrada »

Oswaldo Karam Macia.

Oswaldo Karam Macia

Oswaldo Karam Macia piensa que debería ser así, algo innovador y emocionante

 

Al menos así lo ha anunciado el guionista Aaron Sorkin, quien también afirmó que aún no sabe cómo lo hará, cómo escribirá el guión que llevará a la pantalla grande la vida del cofundador de Apple, Steve Jobs. Lo que sí tiene claro, nos cuenta Oswaldo Karam Macia, es que no será la típica biografía.

 

El estudio Sony Pictures anunció que Sorkin adaptaría la biografía escrita por Walter Isaacson sobre el genio fundador de la compañía que ha creado productos como el iPod y el iPad, quien murió a los 56 años, el pasado octubre, después de una larga lucha contra el cáncer de pancreas. Sorkin ganó un Óscar por su guión de la película “Facebook: La red social”.

 

Sorkin comentó que se pondrá a trabajar en el guión después de junio. También comentó que el cofundador de Apple, Steve Wozniak fue contratado por el estudio como tutor para aspectos técnicos sobre las computadoras, e información sobre Jobs. Sorkin espera realizar algo interesante y controversial, que no sea la típica historial lineal de un hombre que va de la cuna a la tumba. Ya veremos qué resulta en unos meses.

 

Oswaldo Karam Macia leyó esta noticia en: http://www.europapress.es/portaltic/sector/noticia-pelicula-steve-jobs-no-sera-biografia-convencional-20120518152231.html

Crítica | Moneyball (2011)

feb-3-2012 By cinefilo

Una de las grandes tapadas en las nominaciones a los Oscar 2012 fue Moneyball, dirigida de Bennett Miler y guionizada por el aclamado Aaron Sorkin (Ala Oeste, La Red Social), que pasó por encima de opciones claras como Drive o Un Dios salvaje. Mis expectativas con ella no eran gran cosa, ya que esperaba una típica historia de superación en la que el David vencía al Goliath de turno, sin mayor novedad.

Cartel de Moneyball

La historia retrata las desventuras de Billy Beane (Brad Pitt), una promesa del baseball fracasada que se reconvirtió a general manager de los Oakland Athletics, que al final de una exitosa temporada pierden a sus mejores jugadores y se ve obligados a reinventar el equipo mediante las revolucionarias ideas de Peter Brand (Jonah Hill) de fichar jugadores infravalorados que por estadísticas eran mejores de lo que parecían. Tras las reticencias del entrenador Art Howe (Philip Seymour Hoffman) el equipo empezaría a remontar en la liga.

Art Howe, entrenador de los Oakland Athletics

La película adolece de un par de defectos graves, el primero una duración desmedida para contarnos la historia de siempre, tan larga que se hace cansina.Dos horas y pico son muchas para una película deportiva.

La prevsibilidad sería su segundo grave defecto, todos hemos visto mil películas parecidas: desde Rocky hasta Somos los mejores. Nada nuevo bajo el sol, un equipo deportivo por el que nadie da un duro, que empieza perdiendo y es la burla de los medios especializados, pero gracias al buen hacer de los protagonistas logran dar un vuelco a la situación y empezar a ganar partidos dejando al mundo boquiabierto.

Como tercer defecto, los diálogos de Sorkin flaquean mucho. Tanto en Ala Oeste como en La Red Social las conversaciones eran ágiles e intensas. En éste film adolecen de poco carisma y chicha, quitando algún punto muy particular. Es un pena, porque Sorkin siempre ha sido un guionista que me ha gustado mucho, pero no consigue pillarle el punto. El hecho de estar basado en hechos reales y en una novela pueden haberlo maniatado mucho.

Otro detalle es Brad Pitt. Se ha llevado una nominación a mejor actor que, viéndole poner cara de Popeye durante toda la película, sorprende bastante. Seamos claros, puede caer simpático y en según qué papeles no molesta, pero como actor no es gran cosa y en ésta película sigue esa línea.

En definitiva, la película ha salido nominada por la necesidad aparentemente vital de tener un film de superación personal en alguna categoría. No hay año que no tengan una de ese estilo (Invictus o El Discurso del Rey), y ésta vez ha pasado por encima de películas a las que todo el mundo suponía en la categoría a mejor película.