Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

La Mala Educación



Escrito por el Equipo de BSOSpirit

2004

Almodóvar, un cine muy personal

Reconozco, de nuevo, que a mí el cine de Almodóvar no me entusiasma. Tampoco es que lo aborrezca. Por preferir, prefiero su etapa temprana, más transgresora, y con unos personajes mucho más ricos en locuras. Cierto es que a nivel técnico esas películas no están a la altura de sus ultimas producciones, y es que la fotografía o la música de Iglesias elevan la producción a estratos mucho mas profesionales.

Después de la entrevista a Iglesias para La Mala Educación, lo primero que debía de hacer antes de ponerme con la reseña, una vez sacadas bastantes conclusiones sobre las palabras del compositor, era ver la cinta de Almodóvar. Las películas que más me habían gustado del director hasta entonces eran La ley del Deseo (con la que La Mala Educación guarda certeras similitudes) y Mujeres al Borde de un ataque de Nervios, sorprendentemente dos películas realizadas en la misma época y consecutivas, la primera en el 87 y la segunda y multipremiada en el 88. Sinceramente sus ultimas películas las consideraba un tanto “domesticadas” rozando poderosamente el drama más demoledor, y olvidando la locura y optimismo relativo de sus orígenes.

Después de ver La Mala Educación me di cuenta de que esta película tenia una serie de virtudes realmente sorprendentes, aunque también una serie de defectos inusuales en una película del director. ¿Seria La Mala Educación una cinta clave en la carrera del director?

 Un guión impresionante

       La Mala Educación es una cinta a reivindicar, y lo digo desde ya, justo en el momento de su estreno donde algunas voces criticas pretenden considerar a esta película un verdadero batacazo del director. Antes de ponerme con la reseña he podido leer en varios medios de Internet que esta película era verdaderamente mala. Yo dudo que esta gente haya podido ver la misma película que he visto yo, pues sin gustarme el cine de Almodóvar, La Mala Educación me parece excelente. Esta claro que esta cinta no pasara a la historia del director, no como lo han hecho Todo sobre mi Madre, Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios, o Hable con Ella. La Mala Educación tiene todas las papeletas de considerarse un film maldito de Pedro Almodóvar, un film de culto a reivindicar por aquellos que no aman excesivamente su filmografía… supongo que este es mi caso.

El guión de La Mala Educación obra del propio director basado en un relato personal llamado “La visita” es una verdadera maravilla. Si, esta alejado de los diálogos fluidos y típicos, tan dados a la improvisación de su cine más personal, pero sin duda, a nivel argumental, de personajes, situaciones y tiempos narrativos con continuos falsos y reales flashbacks, el guión es sorprendente, refrescante y brillante. Tal vez, aparte de los excelentes recursos narrativos utilizados por el director, que la historia se centre en la movida madrileña (aunque no más de lo que me gustaría) y en esa época de los 80 tenga mucho que ver con mi especial interés por este guión.

Además, soy un aficionado a los giros argumentales, y Almodóvar nos descubre varios y muy conseguidos a lo largo de la trama, algo que nos mantiene pegados a la butaca.

Así el guión plantea con sorprendente agilidad narrativa, sin pausas o lagunas narrativas evidentes, una serie de personajes que van interrelacionando con diferentes caras, enmascarando una situación presente bajo varios falsos flashbacks. Estos falsos flashbacks, junto a los verdaderos, recogen un tapiz de conjunto que puede dividirse en tres tramas bien diferentes:

  • El presente: Con el personaje de Enrique, director de cine, que se reencuentra con un antiguo compañero de internado, Ignacio, y a partir de ahí rescatan una relación profesional y pasional.
  • El pasado: Los niños del internado, la vida de Enrique e Ignacio de jóvenes, sometidos a la férrea mano de los curas, y víctimas de situaciones oscuras que marcaran el presente.
  • La ficción: La ficción se desarrolla a partir del guión que Enrique recibe de Ignacio, “La visita”. Los personajes son interpretados por sus alteregos de la realidad, estableciendo una conjunción perfecta entre presente y pasado.

Estos tres momentos no son tales como tal, pero no pretendo profundizar mas en un guión que sorprende con giros narrativos y pequeños elementos poco perceptibles pero que perfecciona este argumento hasta crear un todo sólido y compacto.

El montaje, un gran protagonista

Junto con el guión, el montaje debe mucho de esta magnifica sensación de conjunto acabado que queda después de ver la cinta. Sin este montaje la efectividad del guión estaría en tela de juicio.

Desde los magníficos títulos de presentación, hasta los cambios narrativos a causa de los flashbacks, el montaje de José Salcedo, habitual colaborador de Almodóvar, se erige como uno de los protagonistas claros de la función.

Los actores

Almodóvar ha realizado un recambio bastante evidente en cuanto al género de sus personajes. Hemos pasado de un monopolio excesivo de sus chicas Almodóvar a un relato plenamente centrado y motivado por hombres. Solo aparecen tres mujeres importantes en el relato: La madre y la abuela de Ignacio, así como La Maquilladora que no es otra que la bella Leonor Watling, que ya participara con el director en Hable con Ella.

Los actores que representan a los personajes (algunos a mas de uno) están magníficos, demostrándose de nuevo el ajustado talento de su realizador en cuanto a la dirección de actores. Destaca sobre todos Gael García Bernal, un espléndido actor, que descubrimos en la reivindicable “Amores Perros”. Este actor es el verdadero motor de la historia y sobre sus actuaciones descansan los personajes más fascinantes y ricos del relato. Destacan también la participación de unos secundarios que a veces superan a los protagonistas.

Javier Cámara una vez mas esta impagable, y totalmente irreconocible. Francisco Boira hace de un Ignacio transexual y además Yonki de un realismo sorprendente. Este actor debería de ser mucho más reconocido, y beneficiarse de mejores papeles como este.

Así los dos actores que representan el personaje de Padre Manolo/Sr. Berenguer, están magníficos, sobre todo Lluis Homar, que hace del Sr. Berenguer con una frescura y una naturalidad sorprendente. Su magnifica actuación nos describe la frustración de un hombre que no expresa su sexualidad de forma abierta, en un mundo y en una época, donde esta vertiente sexual no esta bien vista, o no esta de moda. Esa negación le provoca un malestar evidente y una serie de situaciones insostenibles que aportan un motor argumental claro a la historia.

Extrañamente, y eso es lo mejor del conjunto, Almodóvar no se posiciona a favor de ningún personaje. Así en cualquier otra película el personaje del Padre Manolo, gozaría de una evidente maldad, un sentido retorcido de una personalidad desquiciada sexualmente, por la implicación obvia de pederastia. Pero no, aquí no hay malos malísimos de películas, sino seres aquejados de debilidades, de pensamientos sostenidos en bandas elásticas que penden de un hilo. Si en algo acusa a sus personajes Almodóvar es de su debilidad, de ceder ante sus impulsos primarios ya sean sexuales, o de ambición (en el caso de Juan – Gael), por lo tanto coloca a estos en un estrato de naturalidad y de realismo totalmente conseguido. Los personajes no pueden ser más humanos.

Algunos puntos más oscuros

Está claro que La Mala Educación no es una película redonda ni mucho menos. Para mi es la mejor película de Almodóvar, pero esto se debe a que su forma argumental de establecer los personajes se asemeja al cine que más me gusta.

Dentro de los puntos más oscuros o menos conseguidos de esta película tenemos a Fele Martínez. No es un mal actor, pero tampoco es un gran actor. Ciertamente su actuación aquí esta a un nivel muy superior que el resto de sus interpretaciones, y hay escenas en que despunta. ¿Entonces? Fele Martínez no es el mejor actor para este personaje, pienso en Javier Bardem y creo que la película ganaría muchos enteros. Pienso en el propio Javier Cámara, y la cosa sale muy beneficiada. No creo que se hiciera un buen casting con este actor.

Otro punto menos logrado con respecto a otras películas del director es su fotografía. Hay momentos muy conseguidos, pero inferiores a Hable con Ella, y es que la labor de Javier Aguirresarobe es incontestable, es el mejor director de fotografía que tenemos en España, y uno de los mejores a nivel mundial. El recambio de este por José Luis Alcaine se nota y mucho.

La dirección artística es el defecto más evidente que veo en esta película. Hay cambios de épocas continuamente debido a los numerosos flashbacks. Estos cambios se aprecian en los decorados levemente, pero peor es comprobar que en pleno años 80 existían porteros automáticos del 2003. Esos detalles son los que se deberían de cuidar más en una producción de este tipo, y sobre todo en una película de Almodóvar donde la dirección artística siempre ha despuntado.

Publicado  en    http://www.bsospirit.com donde también se encuentra todo lo referente a la banda sonora de esta película.

Escriba un comentario