Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Hugo



Martin Scorsese elige un filme infantil para su producción número 21. Este director que nos tiene acostumbrados a los gangsters, los casinos y la sangre, opta por sumergirnos en una estación de trenes en París de 1930, y el resultado es devastador.

Scorsese plantea el filme alrededor de los ojos de un niño llamado Hugo que vive dento de las paredes de la estación arreglando los relojes. Interesante analogía de que sea el reloj la ventana por donde Hugo ve el tiempo pasar (algo redundante) pero a la vez son los relojes su pasado y su presente. Pero algo tan importante como esta máquina que marca las horas, no se lleva a profundidad en la película. Mejor manejo y sentido tuvo en The Hudsucker Proxy de los hermanos Cohen.

Y si hablamos de niños huérfanos, pues Scorsese se queda corto al filme Oliver! de 1968. La inocencia del niño debería ser suficiente para que el filme se sostenga y llegue a los espectadores. Abordarlo de otras temáticas y rodearlo de tanta artificialidad. Hasta el hecho de la libreta es mejor manejado en Where is the friend home? de Abbas Kiarostami, quien sí sabe darle su lugar a los niños y los deja, como todo el cine iraní, transmitir un mensaje más profundo a través de la mirada infantil.

El París de Ratatouille nos ofrece más emoción que el de Scorsese quien tenía como objetivo rendir homenaje al cine con su filme. Por algo el juego del policía y el ladrón debe traer a nuestra memoria a la gloriosa película de Charles Chaplin, The Kid, sólo que en el 2011 ya ha perdido su gracia y su toque de brillantez.

Porque al final, lo que al menos logra esta película al incorporarla en su historia, la importancia del cine es que nos une a todos. Sólo que la magia del cine, a la que hace mención Scorsese, no requería efectos especiales ni 3D… era magia pura lo que lograba George Meliés, y ese toque es inexistente en todo el filme Hugo que de querer pasar como un homenaje le tocaría volverse a filmar en un cinematógrafo para al menos intentar ser homenaje.

Escriba un comentario