Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

EL TERCER HOMBRE

jun-26-2012 By cinefilo

“El tercer hombre” es una película británica del año 1949, dirigida por Carol Reed. Protagonizada por Joseph Cotten, Orson Welles y Alida Valli en los papeles principales. El guion fue escrito por Graham Greene. Fue rodada en London Film Studios (Shepperton, Inglaterra). Los exteriores se rodaron en Austria.

Ficha técnica

Dirección: Carol Reed

Producción: Carol Reed, Alexander Korda y David O. Selznick

Guión: Graham Greene, Alexander Korda, Carol Reed y Orson Welles

Música: Anton Karas

Fotografía: Robert Krasker

Montaje: Oswald Hafenrichter

La vieja y una vez hermosa Viena, ahora derruida en escombros por la guerra; la prosa de Graham Greene; el hermoso blanco y negro expresionista de Robert Krasker; el apasionante y resonante sonido de la citara de Antón Karas; la teatralidad y barroquismo de Sir Carol Reed; y un par de colosos, amigos en la vida real, Orson Welles y Joseph Cotten. Todo lo anterior puede ser resumido en una sola palabra, pura y simple antología, y de ella está formado cada rollo, cada palabra e imagen de este monumental e imperecedero paradigma del cine negro.      

Como un encargo especial del afamado productor británico Alexander Korda al novelista Graham Greene, así nació “El Tercer Hombre”, una vorágine de intriga y traición bajo la penumbra de la caótica Viena de la posguerra.

Porque “El tercer hombre”, no es una adaptación cinematográfica de ninguna novela de Graham Greene, sino que éste escribió originalmente el guión a petición de Korda, que le propuso escribir una historia ambientada en la Viena de posguerra, con la firme presencia de las cuatro potencias ocupantes. Al aceptar el encargo, Greene optó por desarrollar la trama en forma de novela. Aquél era el único modo, aseguraba, de poder planificar el guion, el cual sería posteriormente elaborado por el novelista y por el propio  Korda. Greene siempre defendió que la versión de la película era mucho mejor que la del libro (incluido el final, que es distinto), lo cual no impidió que éste fuera editado de todas maneras y se convirtiera en un clásico.

Firmada por Carol Reed, que antes ya había mostrado sus buenas aptitudes en estupendos trabajos como “Larga es la noche” o “El ídolo caído”, bien podría estar rubricada por Orson Welles, ya que si él no estuvo detrás de la cámara, su presencia sirvió de influencia para inyectar la inspiración precisa al director inglés para la realización de un admirable film, dotado con la fascinante capacidad visual del genial autor americano, caracterizada por su expresivo repertorio de luces, sombras y ángulos de cámara, que adornan sutilmente un film de lúcido barroquismo. Welles, que tenía problemas con sus producciones en Hollywood, decidió dar el salto a Europa, donde dirigió y colaboró en varios proyectos, entre ellos éste film de Carol Reed. Aparte de sus indudables valores técnicos, este film ofrece quizá la mejor presentación que se ha hecho de un personaje en la historia del cine, la aparición de Harry Lime, con la iluminada cara de un sardónico Welles ante la sorpresiva mirada de Cotten, es realmente prodigiosa, un momento cumbre de esta obra maestra, al igual que el plano secuencia del final -pura poesía en blanco y negro-; junto a la absorbente persecución en los alcantarillados de Viena.

Las interpretaciones son de primer orden. Joseph Cotten es un actor magistral, poco valorado, su figura ha sido protagonista en un buen número de obras maestras.

Además de “El tercer hombre”, hemos disfrutado de su talento en “Ciudadano Kane” de Welles, “La sombra de una duda” de Alfred Hitchcock, “Luz de gas” de George Cukor, esa fantasía maravillosa que es “Jennie” de William Dieterle, o en “Niágara” de Henry Hathaway, junto a Marilyn Monroe.

Trevor Howard es un sensacional actor inglés que siempre cumple perfectamente con un magisterio interpretativo pleno de distinción, imborrable en esa obra magna llamada “Breve encuentro” de David Lean.

Alida Valli, el personaje femenino del film, conseguiría con su actuación de fiel amante su elevación al estrellato, posteriormente refrendada por su colaboración con Visconti en “Senso”.

Y para terminar, el irrepetible Orson Welles, cuya poderosa presencia logra empequeñecer al más grande de los actores que aparezca a su lado en escena. Es tan fuerte el personaje que, desde el punto de vista de la estructura del relato, invierte los roles de la narración clásica: el verdadero protagonista, Holly Martins (Joseph Cotten, amigo personal de Welles y ex miembro del Mercury Theatre, excelente actor que tuvo la “mala fortuna” de compartir cartel en más de una oportunidad con su camarada), culmina tratando de impedir el acceso de Lime al objeto de su deseo – hacerse rico a costa de la vida ajena, adulterando penicilina – lo cual lo convierte, a su propio pesar y paradójicamente, en antagonista.

Y tamaña ascendencia del “malo” sobre el “bueno” no se debe tan sólo a la presencia física – magnética y potente por sí misma -, de Orson Welles: se debe, más bien, a una de sus más grandes actuaciones para la pantalla; sólo equiparable, quizás, a ese otro monstruo que crearía más tarde – en 1958- para su film “Sed de Mal”, el Capitán de Policía Hank Quinlan.

Las enciclopedias deberían rezar “Orson Welles” como una de las acepciones de la palabra “genio”. Todo lo hacía bien. Y en esta película queda más que comprobado que además de haber sido uno de los más grandes directores de la historia del cine, fue un enorme actor.

Sinopsis

Holly Martins (Joseph Cotten), un escritor de novelas baratas del Oeste, llega a Viena en 1947, cuando la ciudad está dividida en cuatro zonas ocupadas por los aliados de la Segunda Guerra Mundial. Holly llega reclamado por un amigo de la infancia, Harry Lime (Orson Welles), que le ha prometido trabajo. Pero el mismo día de su llegada coincide con el entierro de Harry, que ha sido atropellado por un coche. Este es el punto de partida de la enredada trama que nos es narrada de forma extraordinaria por Carol Reed, alcanzando un punto entre intrigante y perturbador en la sublime atmósfera de la bella ciudad centroeuropea en la que se desarrolla la acción de esta película.

Reparto

• Joseph Cotten – Holly Martins

• Alida Valli – Anna Schmidt

• Orson Welles – Harry Lime

• Trevor Howard – Mayor Calloway

• Bernard Lee – Sargento Paine

• Wilfrid Hyde-White – Crabbin

• Erich Ponto – Dr. Winkel

• Ernst Deutsch – Barón Kurtz

• Siegfried Breuer – Popescu

• Paul Hörbiger – Karl, portero de Harry Lime

• Hedwig Bleibtreu – Casera de Anna

• Robert Brown – Policía militar británico

• Alexis Chesnakov – Brodsky

• Herbert Halbik – Hansl

• Paul Hardtmuth – Portero de Sacher

• Geoffrey Keen – Policía militar británico

• Eric Pohlmann – Camarero

• Annie Rosar – Esposa del portero Karl

Premios y nominaciones

Premio Oscar 1951 :

• a la mejor fotografía en blanco y negro (Robert Krasker)

Premio BAFTA 1950 :

• a la mejor película británica

Premio del Festival de Cannes 1949 :

• Gran Premio (Carol Reed)

Nominaciones

Premio Oscar 1951 :

• al mejor director (Carol Reed)

• al mejor montaje (Oswald Hafenrichter)

El ladrón de Bagdad (1949)

mar-8-2012 By cinefilo

el ladrón de bagdadCon la ayuda del ladronzuelo mendigo Abu, el califa Ahmed se enfrentará al malvado Visir que le ha arrebatado el poder y dejado ciego, aspirando al amor de la hija del sultán de Basora. La famosa narración del clásico de la literatura árabe “Las mil y una noches” debe su logro principalmente a la labor del productor Alexander Korda.

 

 

 

Director: Ludwig Berger

Actores:
Conrad Veidt -> Jaffar
Sabu -> Abu
June Duprez -> Princess

EL TERCER HOMBRE

oct-6-2011 By cinefilo

“El tercer hombre” (“The Third man”, 1949) es un clásico del cine. Los críticos todavía discuten la autoría del film. La presencia de Orson Welles presupone que él la dirigió y no Carol Reed. Pero la película tiene el mismo estilo que “Larga es la noche” (“Odd man out”, 1947), protagonizada por James Mason, como un jefe del IRA. Johnny McQueen (Mason) es herido de gravedad durante el asalto a un banco para recaudar fondos que sostengan la lucha contra los ingleses. Casi agonizante, irá de un sitio a otro, por las calles de la ciudad. Será auxiliado por quienes no comparten sus ideas. Lo hacen no por compasión sino porque nadie quiere denunciarlo a la policía. Entregar a un hombre es denigrante, una bajeza imperdonable. McQueen recorre las calles húmedas, cae la lluvia, luego, nieva. En algunas ventanas, aparecen rostros de mujeres viejas mirando cómo uno de sus compañeros trata de llamar la atención de la policía para darle tiempo a que huya. “Larga es la noche” y “El Tercer hombre” están dirigidas, sin dudas, por la misma mano, la de Carol Reed. Pero los críticos siempre eligen crear mitos y les ha parecido bien insinuar que “El tercer hombre” fue hecha por Welles. En todas las películas que trabajó, por contrato, Welles se dirigió a sí mismo. En “El tercer hombre” no hubo excepción. Pero sólo ideó dos escenas: el modo en que hace su aparición y el momento final, cuando sube la escalera intentando abrir la tapa de las alcantarillas. Obviamente, dos grandes momentos de la película.

“El tercer hombre” tiene un guión original del gran novelista Graham Greene, pedido especialmente por Alexander Korda y David Selnick, los productores. La música de Anton Kardas es parte esencial creando, con el sonido de una cítara, el clima de cada escena. Tres de las escenas son parte de la historia del cine. La aparición de Orson Welles, con el rostro imprevistamente iluminado por una luz que se enciende. La persecución por las cloacas. Y la escena final, con Joseph Cotten, a la salida del cementerio, esperando a Alida Valli.

Holly Martins, un escritor de novelas baratas, llega a Viena. Lo ha llamado, prometiéndole trabajo, su amigo de la infancia, Harry Lime. Viena es una ciudad en la posguerra y está ocupada por los aliados y los rusos. Harry Limes ha muerto en un accidente de tránsito. Holly llega justo el día del entierro. Conoce a Anna Schmidt, la novia de Harry y se enamora de ella. El Mayor británico Calloway pide a Holly que lo ayude a encontrar a su amigo Harry. Él no está muerto sino escondido en el sector ruso. Holly se niega hasta que se entera que Harry se un traficante de medicamentos en el mercado negro. Ha adulterado penicilina. Esto ha provocado la muerte de mucha gente y a otros los ha dejado en condiciones muy graves, muchos niños han sido afectados.

Holly y Harry terminan encontrándose. Holly delata a su amigo. Lo persigue junto a la policía y lo mata en las cloacas de la ciudad. Intenta una relación con Anna pero ella lo desprecia por lo que ha hecho con su amigo.

Holly (Joseph Cotten) es un hombre que queda atrapado en una trama que no logra descifrar. Holly Martins es la personificación de todos los hombres honestos que no logran comprender los cambios morales que se han producido. ¿Cómo alguien va a adulterar medicamentos? ¿Es posible tanta maldad? ¿Hasta dónde llega el hombre para ganar dinero? Los valores morales son destruidos. Esta destrucción es la que contempla Holly Martins, sin entenderla. Harry Lime (Orson Welles) es el hombre del mundo nuevo. El hombre dispuesto a todo para obtener beneficios. No le importa la vida ajena, ni la amistad, ni el amor. Harry Lime es un malvado y es todos los hombres malvados. En Harry Lime habitan todos los hombres que, anteponiendo el dinero, destruyen todos los valores morales. El único valor es el éxito. A costa de lo que sea. Una guerra ha asolado al mundo. Algo nuevo comienza. Un mundo lleno de hombre como Harry Lime.

Como en “Larga es la noche”, donde los valores morales impiden que la gente entregue a Johnny McQuenn a la policía, porque no hay mayor denigración que la de ser un delator, que la de entregar a un hombre, como Judas a Jesús, Anna desprecia a Holly Martins no porque haya matado a su amigo sino porque lo ha delatado.

El papel de Orson Welles es pequeño en la película. Es un papel secundario. Sin embargo, toda la acción gira en torno a la figura de Harry Line. Cuando Korda y Selnicks le ofrecieron el papel a Orson Welles le pidieron disculpas por si se sentía ofendido al pretender que hiciera una actuación secundaria. Welles, finalizada la película, contó esto y dijo: “¿Pedirme disculpas por ofrecerme el papel más importante de la historia del cine? Harry Lime es el modelo del hombre que abundará en el futuro, alguien que desconoce todos los valores morales, sin escrúpulos, y que tiene el dinero como dios”.

Para el título, Graham Greene se basó en un argumento de Platón, rebatido por Aristóteles. Si existe un hombre hay una Idea de hombre que lo precede. Aristóteles sostuvo que a esa Idea de hombre, para que se produzca, debe tener un tercer hombre que la origine. Y así hasta el infinito. Si hay un Harry Lime debe haber otros Harry Lime. Infinitos Harry Lime.

No es curioso que la película tuviera mucho éxito y que el disco con el tema principal vendiera cifras récords. Tampoco es curioso, si se lo piensa con cuidado, el muy buen recibimiento que tuvo el personaje de Harry Lime. En la radio inglesa, Orson Welles interpretó “Las aventuras de Harry Lime“, durante casi cuarenta capítulos. Años después, la televisión inglesa hizo una serie famosa, “El tercer hombre”, que se mantuvo en el aire varios años, y en la que Michael Rennie interpretó a Harry Lime.

Los Óscar (1933)

ago-24-2011 By cinefilo

1933

Mejor película: “Cabalgata”, de Frank Lloyd.

Mejor director: Frank Lloyd por “Cabalgata”.

Mejor actriz: Katharine Hepburn por “Gloria de un día”, de Lowell Sherman.

Mejor actor: Charles Laughton por “La vida privada de Enrique VIII”, de Alexander Korda.