Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

El cineasta Pedro Almodóvar desveló en primicia las primeras imágenes de su última película, “Los amantes pasajeros”, durante un tributo ofrecido en Londres por la Academia de Hollywood al director manchego.

Almodóvar eligió el íntimo y emotivo homenaje para mostrar el tráiler de su esperadísima cinta, una comedia coral, loca y optimista que transcurre durante un vuelo de avión protagonizada por Javier Cámara, Cecilia Roth, Antonio Banderas y Penélope Cruz y que se estrenará el próximo marzo en España.

Las imágenes, en las que se ve a tres azafatos haciendo un “playback” de la canción de The Pointer Sisters  “I’m so exited”, título que llevará la cinta en inglés, pusieron el colofón final al homenaje.

El director y guionista español responsable de “Volver”, “Todo sobre mi madre” o “Matador” se rodeó para la ocasión de familia y amigos, entre los que se encontraban su hermano Agustín, el músico Alberto Iglesias y los actores Leonor Watling, Rossy de Palma, y Javier Cámara.

Además, a este tributo europeo organizado anualmente por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood asistieron importantes figuras del séptimo arte británico como el director Stephen Frears y las actrices Miranda Richardson y Kristin Scott Thomas.

Tampoco faltó el director estadounidense Quentin Tarantino, que a través de un vídeo aseguró que Almodóvar es el director contemporáneo suyo “al que más admira” y dijo que le quería “porque tiene un corazón más grande que el Gran Cañón”.

El diseñador francés Jean-Paul Gaultier, que ha trabajado con el cineasta manchego en tres películas, aseguró durante su intervención que “se trata del mejor embajador de España” y le pidió matrimonio delante de todos los asistentes.

“En mi país todavía no se puede, pero en el tuyo sí, y me gustaría preguntarte una cosa: ¿Quieres casarte conmigo? Te quiero”, dijo el diseñador francés entre las carcajadas y los aplausos del público.

Almodóvar, que puso al público en pie, quiso agradecer desde el “fondo de su corazón” las muestras de afecto y admiración que los participantes fueron haciendo uno a uno durante la larga y entretenida velada.

“Estoy rodeado de familia y amigos y son ellos los que se merecen este homenaje, porque gracias a ellos hago lo que hago”, aseguró el director de 63 años ante una selecta audiencia en el mítico cine Curzon Soho de la capital británica.

El homenaje quiso, según palabras de la Academia de Hollywood, reconocer “la revolucionaria aportación” del director español al séptimo arte y para ello hizo un recorrido por algunas de las más célebres escenas de sus 19 películas.

Las intervenciones de los invitados se mezclaron con momentos del mejor cine de Almodóvar como cuando Carmen Maura le pide a un barrendero que le riegue en “la Ley del Deseo”, o cuando Rossy de Palma siente que ha perdido la virginidad durante un sueño causado por un gazpacho con barbitúricos en “Mujeres al borde de un ataque de nervios”.

No se pudo perder la ocasión su inseparable hermano, el productor Agustín Almodóvar, que calificó al director como un “perfeccionista hasta la obsesión” y recordó que después de 19 películas, “sigo a su lado compartiendo su pasión por el cine”.

El músico español Alberto Iglesias, que lleva trabajando con el homenajeado desde “La Flor de mi secreto” (1994) aseguró “todos estamos orgullosos de estar junto a ti en esta revolución”, tras lo cual se pudieron escuchar algunas de sus partituras como la de “La piel que habito” o “Volver”.

La velada, estuvo adornada además por las fotografías que su hermano Agustín dijo haber sacado del álbum familiar y el vídeo del delirante momento en el que el director español más reconocido internacionalmente recogió su primer Oscar de la mano de Penélope Cruz y Antonio Banderas.

La relación de Almodóvar con la Academia de Hollywood es intensa, ya que ha ganado dos veces el Oscar, una por el guión de “Hable con ella” (2006) y otro a la mejor película de habla no inglesa por “Todo sobre mi madre” (1999).

Además, ha estado nominado otras dos veces como mejor director, también por “Hable con ella”, y con “Mujeres al borde de un ataque de nervios” (1988) al Oscar a película extranjera. 

La Mala Educación

oct-1-2012 By cinefilo

Escrito por el Equipo de BSOSpirit

2004

Almodóvar, un cine muy personal

Reconozco, de nuevo, que a mí el cine de Almodóvar no me entusiasma. Tampoco es que lo aborrezca. Por preferir, prefiero su etapa temprana, más transgresora, y con unos personajes mucho más ricos en locuras. Cierto es que a nivel técnico esas películas no están a la altura de sus ultimas producciones, y es que la fotografía o la música de Iglesias elevan la producción a estratos mucho mas profesionales.

Después de la entrevista a Iglesias para La Mala Educación, lo primero que debía de hacer antes de ponerme con la reseña, una vez sacadas bastantes conclusiones sobre las palabras del compositor, era ver la cinta de Almodóvar. Las películas que más me habían gustado del director hasta entonces eran La ley del Deseo (con la que La Mala Educación guarda certeras similitudes) y Mujeres al Borde de un ataque de Nervios, sorprendentemente dos películas realizadas en la misma época y consecutivas, la primera en el 87 y la segunda y multipremiada en el 88. Sinceramente sus ultimas películas las consideraba un tanto “domesticadas” rozando poderosamente el drama más demoledor, y olvidando la locura y optimismo relativo de sus orígenes.

Después de ver La Mala Educación me di cuenta de que esta película tenia una serie de virtudes realmente sorprendentes, aunque también una serie de defectos inusuales en una película del director. ¿Seria La Mala Educación una cinta clave en la carrera del director?

 Un guión impresionante

       La Mala Educación es una cinta a reivindicar, y lo digo desde ya, justo en el momento de su estreno donde algunas voces criticas pretenden considerar a esta película un verdadero batacazo del director. Antes de ponerme con la reseña he podido leer en varios medios de Internet que esta película era verdaderamente mala. Yo dudo que esta gente haya podido ver la misma película que he visto yo, pues sin gustarme el cine de Almodóvar, La Mala Educación me parece excelente. Esta claro que esta cinta no pasara a la historia del director, no como lo han hecho Todo sobre mi Madre, Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios, o Hable con Ella. La Mala Educación tiene todas las papeletas de considerarse un film maldito de Pedro Almodóvar, un film de culto a reivindicar por aquellos que no aman excesivamente su filmografía… supongo que este es mi caso.

El guión de La Mala Educación obra del propio director basado en un relato personal llamado “La visita” es una verdadera maravilla. Si, esta alejado de los diálogos fluidos y típicos, tan dados a la improvisación de su cine más personal, pero sin duda, a nivel argumental, de personajes, situaciones y tiempos narrativos con continuos falsos y reales flashbacks, el guión es sorprendente, refrescante y brillante. Tal vez, aparte de los excelentes recursos narrativos utilizados por el director, que la historia se centre en la movida madrileña (aunque no más de lo que me gustaría) y en esa época de los 80 tenga mucho que ver con mi especial interés por este guión.

Además, soy un aficionado a los giros argumentales, y Almodóvar nos descubre varios y muy conseguidos a lo largo de la trama, algo que nos mantiene pegados a la butaca.

Así el guión plantea con sorprendente agilidad narrativa, sin pausas o lagunas narrativas evidentes, una serie de personajes que van interrelacionando con diferentes caras, enmascarando una situación presente bajo varios falsos flashbacks. Estos falsos flashbacks, junto a los verdaderos, recogen un tapiz de conjunto que puede dividirse en tres tramas bien diferentes:

  • El presente: Con el personaje de Enrique, director de cine, que se reencuentra con un antiguo compañero de internado, Ignacio, y a partir de ahí rescatan una relación profesional y pasional.
  • El pasado: Los niños del internado, la vida de Enrique e Ignacio de jóvenes, sometidos a la férrea mano de los curas, y víctimas de situaciones oscuras que marcaran el presente.
  • La ficción: La ficción se desarrolla a partir del guión que Enrique recibe de Ignacio, “La visita”. Los personajes son interpretados por sus alteregos de la realidad, estableciendo una conjunción perfecta entre presente y pasado.

Estos tres momentos no son tales como tal, pero no pretendo profundizar mas en un guión que sorprende con giros narrativos y pequeños elementos poco perceptibles pero que perfecciona este argumento hasta crear un todo sólido y compacto.

El montaje, un gran protagonista

Junto con el guión, el montaje debe mucho de esta magnifica sensación de conjunto acabado que queda después de ver la cinta. Sin este montaje la efectividad del guión estaría en tela de juicio.

Desde los magníficos títulos de presentación, hasta los cambios narrativos a causa de los flashbacks, el montaje de José Salcedo, habitual colaborador de Almodóvar, se erige como uno de los protagonistas claros de la función.

Los actores

Almodóvar ha realizado un recambio bastante evidente en cuanto al género de sus personajes. Hemos pasado de un monopolio excesivo de sus chicas Almodóvar a un relato plenamente centrado y motivado por hombres. Solo aparecen tres mujeres importantes en el relato: La madre y la abuela de Ignacio, así como La Maquilladora que no es otra que la bella Leonor Watling, que ya participara con el director en Hable con Ella.

Los actores que representan a los personajes (algunos a mas de uno) están magníficos, demostrándose de nuevo el ajustado talento de su realizador en cuanto a la dirección de actores. Destaca sobre todos Gael García Bernal, un espléndido actor, que descubrimos en la reivindicable “Amores Perros”. Este actor es el verdadero motor de la historia y sobre sus actuaciones descansan los personajes más fascinantes y ricos del relato. Destacan también la participación de unos secundarios que a veces superan a los protagonistas.

Javier Cámara una vez mas esta impagable, y totalmente irreconocible. Francisco Boira hace de un Ignacio transexual y además Yonki de un realismo sorprendente. Este actor debería de ser mucho más reconocido, y beneficiarse de mejores papeles como este.

Así los dos actores que representan el personaje de Padre Manolo/Sr. Berenguer, están magníficos, sobre todo Lluis Homar, que hace del Sr. Berenguer con una frescura y una naturalidad sorprendente. Su magnifica actuación nos describe la frustración de un hombre que no expresa su sexualidad de forma abierta, en un mundo y en una época, donde esta vertiente sexual no esta bien vista, o no esta de moda. Esa negación le provoca un malestar evidente y una serie de situaciones insostenibles que aportan un motor argumental claro a la historia.

Extrañamente, y eso es lo mejor del conjunto, Almodóvar no se posiciona a favor de ningún personaje. Así en cualquier otra película el personaje del Padre Manolo, gozaría de una evidente maldad, un sentido retorcido de una personalidad desquiciada sexualmente, por la implicación obvia de pederastia. Pero no, aquí no hay malos malísimos de películas, sino seres aquejados de debilidades, de pensamientos sostenidos en bandas elásticas que penden de un hilo. Si en algo acusa a sus personajes Almodóvar es de su debilidad, de ceder ante sus impulsos primarios ya sean sexuales, o de ambición (en el caso de Juan – Gael), por lo tanto coloca a estos en un estrato de naturalidad y de realismo totalmente conseguido. Los personajes no pueden ser más humanos.

Algunos puntos más oscuros

Está claro que La Mala Educación no es una película redonda ni mucho menos. Para mi es la mejor película de Almodóvar, pero esto se debe a que su forma argumental de establecer los personajes se asemeja al cine que más me gusta.

Dentro de los puntos más oscuros o menos conseguidos de esta película tenemos a Fele Martínez. No es un mal actor, pero tampoco es un gran actor. Ciertamente su actuación aquí esta a un nivel muy superior que el resto de sus interpretaciones, y hay escenas en que despunta. ¿Entonces? Fele Martínez no es el mejor actor para este personaje, pienso en Javier Bardem y creo que la película ganaría muchos enteros. Pienso en el propio Javier Cámara, y la cosa sale muy beneficiada. No creo que se hiciera un buen casting con este actor.

Otro punto menos logrado con respecto a otras películas del director es su fotografía. Hay momentos muy conseguidos, pero inferiores a Hable con Ella, y es que la labor de Javier Aguirresarobe es incontestable, es el mejor director de fotografía que tenemos en España, y uno de los mejores a nivel mundial. El recambio de este por José Luis Alcaine se nota y mucho.

La dirección artística es el defecto más evidente que veo en esta película. Hay cambios de épocas continuamente debido a los numerosos flashbacks. Estos cambios se aprecian en los decorados levemente, pero peor es comprobar que en pleno años 80 existían porteros automáticos del 2003. Esos detalles son los que se deberían de cuidar más en una producción de este tipo, y sobre todo en una película de Almodóvar donde la dirección artística siempre ha despuntado.

Publicado  en    http://www.bsospirit.com donde también se encuentra todo lo referente a la banda sonora de esta película.

“Pretendo hacer una comedia ligera, muy ligera”, escribía el realizador en el Facebook de su productora, El Deseo, en junio, cuando confirmó el pasaje de “Los amantes pasajeros”, que en aquellos países donde el juego de palabras no sea comprensible, se titulará “I’m So Excited”.

imageRotate
Almodóvar comenzó la filmación de su reciente cinta (Archivo)

Tras varias semanas de ensayos, Pedro Almodóvar da hoy el primer claquetazo para que “despeguen” “Los amantes pasajeros”, decimonoveno filme del realizador y su esperado regreso a la comedia desenfrenada y coral, con un reparto capitaneado por Javier Cámara, Cecilia Roth y Lola Dueñas.
Almodóvar vuelve a filmar en Madrid y ha buscado localizaciones en el aeropuerto de Barajas, pero el primer día de rodaje, que ha llegado como tantos vuelos con un poco de retraso, se desarrollará en un set.
Tras encerrar a Elena Anaya y a Antonio Banderas en el terrorífico quirófano de “La piel que habito”, ahora será un avión el que generará el pánico ante una catástrofe inminente, esta vez cómica, como si fuera el célebre camarote de los hermanos Marx.
“Pretendo hacer una comedia ligera, muy ligera”, escribía el realizador en el Facebook de su productora, El Deseo, en junio, cuando confirmó el pasaje de “Los amantes pasajeros”, que en aquellos países donde el juego de palabras no sea comprensible, se titulará “I’m So Excited”.
Eso sí, el pasaje es de peso: Javier Cámara, Cecilia Roth, Lola Dueñas, Raúl Arévalo, Carlos Areces, Antonio de la Torre, Hugo Silva, Miguel Ángel Silvestre, Blanca Suárez y Paz Vega, entre otros, se suben al avión a partir de hoy.
En tierra quedan cameos de altura, nada menos que Antonio Banderas y Penélope Cruz, dos de sus actores fetiche que, en cambio, nunca habían coincidido en una película.
“Para mí es como si dos personas de mi familia, emocional y artística, le dieran la bienvenida al espectador en mi vuelta a los orígenes, la comedia disparatada, un tono del que me había alejado últimamente”, proseguía en aquel comunicado en la red social.
La cinta fue definida por Agustín Almodóvar, productor de la cinta y hermano del ganador de dos Óscar, como un antídoto para la crisis.
“La gente por la calle le pide que haga una comedia como las de los ochenta” y “ahora que cada día hay una mala noticia, él quiere cambiar de alguna manera la realidad con su humor trasgresor”, dijo a Efe su hermano Agustín, también productor, en mayo.
Sin embargo, a pesar de ese retorno al humor, Almodóvar había asegurado en enero que el regreso al pasado tendrá sus limitaciones.
“A mí me afectan muchísimos los años, no sé a los demás. A Woody Allen le vuelven más deliciosamente ligero. A mí, si acaso, deliciosamente grave. No puedo evitar ver las cosas con veinte años más de edad. Tanto si recupero el humor o el melodrama, lo hago desde el hoy mismo y yo me siento distinto”, explicaba.

Almodóvar y “La piel que habito”

mar-21-2012 By cinefilo

Lo primero que debo decir es que nunca es sido una defensora ni fan exclusiva del cine de Pedro Almódovar, pero quizás eso es algo que yo decía…..y que ahora debo cambiar.

He visto la película La piel que habito (fuisteis muchos los que me comentabais que era buena). Así que hoy me toca hablar de Almodóvar y su cine.

Para mi lo único que recordaba y lo hacía a gusto de Almodóvar era  ”Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “Átame” y “Volver”…..y de ahí  no se me podía sacar. Ahora añado a esa lista una pelicula que realmente me ha parecido…..durísima, pero muy buena. Me ha gustado el argumento, lo reconozco, y no me suele pasar eso con el cine de este director Manchego. Un cirujano estético pierde dramáticamente a su mujer y decide probar algo que…. 

Es el cine, es la historia tormentosa llevada al extremo….. situaciones que dudas que se pudieran dar, pero es que sí se dan. Elena Anaya creo que está magnífica y merecidísimo ese premio Goya que le dieron y Banderas…pues creo que cumple muy bien su papel.

En conclusión: La piel que habito un 7 sobre 10.

Reconozco que no he visto toda la producción cinematográfica de Pedro Almodóvar (sí todas desde “Todo sobre mi madre”) y que he esperado un año a atreverme a desempolvar “La Piel que habito”, la última idea del cineasta manchego.
Hace unos días creí que era el momento adecuado de retirar los prejuicios que ya tenía de ella: una rallada monumental, no le ha gustado a casi ninguno de los espectadores que conozco, no ha recibido grandes premios, la acogida ha sido turbia…
Las casi dos horas de esta película no dejan indiferente a nadie. O la odias o la amas. Los personajes son tan antagonistas y tan definidos que resulta imposible que no te intenten atrapar. Además, hay detalles de gran cine en los fundidos, en las imágenes superpuestas, en la estructura deslabazada de un guión que termina consiguiendo un sentido, en la composición escenográfica, en la entrada de la luz…
Pero el argumento en sí (una violación que se castiga con un exilio y un cambio de sexo hacia el infractor) provoca sensaciones muy contrapuestas. El rechazo a las imágenes de sexo no querido y a las repercusiones involuntarias lo gestiona el espectador con dos posibles actos: apagar la televisión o proseguir con avidez de conocer más detalles. Almodóvar no descartó ninguna de las dos opciones y por ello supo que podía componer una obra maestra o un circo sexual y alocado. Los valores de cada persona que se siente delante de la proyección harán el trabajo sucio. El contenido asaltará a las cualidades de la forma y por ello Almodóvar se aislará en un púlpito que todo el mundo contemplará por obligación gracias a su espectacular marketing.