Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Por Manuel Estévez

Yuri Buenaventura. Fotografía cortesía Festival de Cine Francés

El músico colombiano Yury Buenaventura es una institución en Europa en lo que salsa de refiere. Fue el primer artista de este género en ganar un disco de oro en Francia, país donde reside y por el que siente gran admiración, estos motivos lo llevaron a ser invitado de honor en el Festival de Cine Francés donde compartirá y acompañará una proyección de sección ‘Carte Blanche’, donde presentará la producción de Claude Chabrol ‘Madame Bovary’. El interés de Yury por el cine lo llevó a realizar un festival de cine en Buenaventura, con el apoyo de la Alianza francesa, proyectando películas francófonas provenientes de países africanos.

Ya como músico ha trabajado con figuras como Peter Gabriel y compartido tarima con artistas como The Wailers. De manera muy gentil habló con Revista Cultural Sono sobre música, Francia y cine.

Revista Cultural Sono ¿Cómo fue la llegada a París?

Yury Buenaventura Fría, gris, desértica. Era invierno y fue dura, el adiós a la humedad, la biodiversidad. Fue hermosa porque me abrieron los brazos con solidaridad y fraternidad lo que ayudó a ser persona.

RCS ¿Usted iba con la idea de estudiar música?

YB No, yo iba a estudiar economía. Me escribí en la Sorbona, pero la vocación lo lleva a uno a otro lado. Luego volví a Cali y armé la orquesta con Andrés Viafara y nos fuimos de gira por Europa.

RCS ¿Cuándo sintió que estaba haciendo bien las cosas?

YB (Risas) yo creo que todavía no las hago bien, todavía falta mucho. Eso se da en el lecho de muerte y uno se dice: “hice lo que pude”.

RCS ¿Cómo fue su acercamiento al cine?

YB Desde niño mi papá estudiaba cine y tenía un cine arte que proyectaba en la pared de la casa, yo no entendía ese lenguaje en esa época. Cuando viajé a Francia, empecé a hacer música e hice música para 2 o 3 películas y entendí que el cine es magia, es belleza, la oscuridad de la sala y la pantalla gigante son grandiosas y soy feliz en el cine.

RCS ¿Cómo ha sido su trabajo con la banda sonora del ‘Patrón del mal’ en tv?

YB Es un trabajo más rápido, hay menos tiempo, pero he aprendido mucho y le agradezco mucho a Juana Uribe y a todo el equipo que me dio esta oportunidad, yo nunca había hecho música para serie, es una serie bien importante para la historia de mi país, lo cual me hace sentir mucho orgullo.

BATMAN: EL PLACER DE LO BIEN HECHO

ago-29-2012 By cinefilo

Imagen

Durante varios días estuve pensando en escribir un texto sobre estas películas del gran héroe de ciudad Gotica. Escribi cosas y demás, pero decidí publicarlo finalmente porque mas allá se tratar de ser una crítica, es una postura sobre el arte, sobre la disciplina, el conocimiento y el placer de lo que se hace bien.

Para empezar esta critica voy a dejar claro una serie de ítems para que no se me malinterprete en cosas que me parecen importantes.

  1. Christopher Nolan me parece un director talentoso, que cada vez se supera en estilos narrativos, desde su opera prima con Following, hasta esta última versión de Batman. Pero aun esta en formación como autor, y por eso denota algunos puntos débiles.
  2. Esta Trilogía de Batman es lo mejor en películas de súper héroes hechas hasta ahora. Es una trilogía especial porque es muy analizada, es una trilogía superior. Pero nunca admite comparaciones con el padrino, y similares, juegan en ligas diferentes y no me pondré con esas comparaciones odiosas históricas a las que algunos la someten.
  3. No soy asiduo lector de comics, no me llenan de sobre manera. Me gusta el cine, y analizo las películas como piezas independientes del comic.
  4. No creo en el falso concepto del cine arte, ni en ninguno de esos términos odiosos, con el cual se etiquetan las apreciaciones desde un punto de vista analítico y no basado en un gusto caprichoso. Así que mi idea sobre esta trilogía no es peyorativa contra el cine comercial ni nada de eso, es solo sobre el cine puesto en escena con esta obra.
  5. La subjetividad es un pajazo mental ideado por los mediocres postmodernos. La calidad y la estética tienen construcciones precisas, y por lo tanto existe lo bien hecho y lo mal hecho.

Ahora si debo empezar a hablar de la obra más importante de los Estados unidos  en los últimos 7 años dentro de la industria del cine. Una trilogía basada en uno de los héroes míticos de este país. Un personaje creado por Bob Kane, en un periodo en el cual la configuración del sueño americano estaba muy fracturado por la gran depresión económica del 29, y la inminente llegada de la segunda guerra mundial. Así que surge este personaje como la antítesis del súper héroe, siendo un ser humano sin ningún talento extraordinario mas allá de su dinero y habilidad investigativa.

Imagen

El tríptico inicia con Batman Begins. En la anterior versión cinematográfica de Tim Burton, se nos muestra a un Batman ya hecho, se da por sentada su formación, por ende conocemos en esas películas un Batman que actúa reaccionariamente contra unos criminales en un esquema de cuentos de hadas pero terrorífico. En Begins, vemos la formación de nuestro héroe desde cero, desde sus temores mas oscuros, hasta esa apariencia de vengador enfurecido.

Acá aparece Nolan el escritor, el guionista, porque toma riesgos, y ese riesgo es vender una película de Batman, en la cual durante la primera  hora nunca aparece Batman, solo un hombre recorriendo un camino de ascenso hacia la iconicidad del héroe. Y por eso Begins está un paso por encima en narración y descripción que las dos siguientes. Tiene una cualidad  fundamental y es ser paciente y sobria, algo que en la industria actual no se tolera porque solo esta determinada por la velocidad y el vértigo, y ha hecho crecer ese paradigma de vago mental, que es llamar a una cinta lenta.  Y en Begins observamos cómo evoluciona el paradigma del héroe en su caída y su ascenso como ser, con reivindicación de su propia existencia.  La primera parte de esa película es contenida, detallada en la relación de bruce con el mundo y la influencia de su padre. La segunda parte ya es la que pone el titulo, y es todo el rito de conversión en el héroe enmascarado, pero no es mas que la mascara final de lo que ya venia siendo.  Y la posterior confrontación a su mentor y villano, una perfecta construcción del ascenso del héroe, en la cual tiene que defender sus principios y mostrarse como el signo que pretende ser.

En esta primera parte no aparece mucho el concepto de “pueblo”, ese concepto que en la 2 hace tan grande, pero se deja ver  como la victima y al mismo tiempo como el terror, la mafia es el pueblo, y el pueblo esta en la mafia. Batman debe defender al pueblo de si mismo, de su miedo y su situación de impotencia.  Ra´s al Ghul ve al pueblo como una amenaza en si misma (estoy hablando de pueblo como sociedad, pero en la idea de ciudad), pero Batman ve al pueblo como el hacedor de la esperanza que el debe sostener, aun hay salvación. Así que el pueblo es un motivador pasivo en esta primera parte.

Esa primera película concluye de manera perfecta, un cierre con la muerte del villano y la postura de Batman como el protector de Gótica. Pero esa sensación que queda volando es: existirá un villano que ponga en problemas a este Batman?

La respuesta fue definitiva en Dark Knights  con el increíble Joker. Increíble para el mundo del cine palomitero, porque tal y como fue concebido en sus inicios, siempre fue mostrado como el hacedor del mal. Su construcción como un personaje que no tiene motivos, pero mueve hilos a su antojo. No busca dinero, no quiere matar a Batman, no quiere poder, solo quiere como lo dice Alfred “ver el mundo arder”. Pero no es un deseo caprichoso, es la visión que el tiene del mundo.

Y esta segunda parte solo le deja a Batman el tramo final, el resto de la cinta es para el Joker y el pueblo. El Joker manipulando el miedo de los habitantes de Gótica, un miedo que hace que existan ayudantes de Batman, y que la gente condene a Batman para que no existan más muertos, y un joker que gana las batallas iniciales contra ellos.  A tal punto que toma al caballero blanco, quien es resultado del pueblo y le aplica la dosis de locura suficiente para que termine siendo un vengador natural por las calles. Pero aun quedaba la ultima batalla, y es cuando el Joker menosprecia a su gran rival, y somete su destrucción a ellos mismos, pero el pueblo se levanta como el mas heroico, y lo hace con lo mas bajo de ellos, un preso que toma la decisión más importante. Un preso que no duda en botar el detonador y asumir las consecuencias de lo que hizo en su mundo, y encarar el acto heroico de aquello que se debe hacer en el momento más crucial de la trama. Y otro grupo que no es capaz de condenar a la muerte a sus rivales, así sean criminales de alto peligro.

Imagen

El joker ha perdido, y se nota en su gesto cuando no ve los barcos explotar, es la verdadera expresión de derrota, y no ser atrapado o asesinado por Batman, eso es casual. Pero no puede impedir su derrota, porque el pueblo vence al Joker, y el Joker vence a Batman, al bajarlo del pedestal de símbolo de justicia. Y de pacificador pasa a criminal (si, Batman es un pacificador mas fascista que cualquier militar sudamericano), soportando una persecución y condena popular, y siendo despojado  de lo ultimo que tenia por esperanza para ser Bruce Wayne nuevamente.

La tercera película llega con ese momento épico, con ese pueblo alzado en orgullo y poder, pero que evidentemente es un poder falso y débil, y eso se nota en una aparente calma de una sociedad opulenta y fastuosa, que rinde homenaje a sus héroes caídos en medio de champagne y gastos excesivos.

Ya no existe Batman, existe Bruce Wayne,  pero acabado y olvidado, dejándose ir física y emocionalmente en un mundo que no lo necesita. Y deja claro que esta es una película sobre Bruce, ya Batman quedo atrás, siendo el caballero de la noche, acá veremos a Bruce con máscara.  No hay identidad, solo olvido.

Y nuevamente Nolan deja ver que ama la historia y no solo el show, y teje una primera hora hermosa, donde se muestran los personajes en una amalgama  de situaciones y diálogos de gran personalidad. A tal punto que Alfred hace conexión emocional con Bruce como nunca antes se había hecho en una película de súper héroes, como el hombre es un héroe, y el héroe a su vez es una extensión emocional en lo bueno y malo del hombre (la única que lo logro a niveles enormes fue la olvidada y casi perfecta “el Indestructible”, la mejor película con la idea del héroe desde el hombre hecha jamás). Y una secuencia en la cual nos lleva a una aparente derrota de Batman. Esa pelea con Bane, el casi infalible villano. La secuencia es perfecta, con solo sonido ambiente y en la penumbra del abandono. Desde el inicio ya se sabe que la perdida es inevitable, y lo sabe Bruce, por eso fue, el ya estaba derrotado, lo único que hace Bane es dar el golpe de gracia.

Después de eso viene una segunda parte que tiene mas irregularidades que virtudes por dos motivos: 1) Nolan menosprecia al espectador y quiere contar todos los detalles del plan de Bane,  y por eso deja de lado la premisa mas increíble que construyo hasta allí: “la falsa revolución” y, 2) esto es Batman clama la audiencia, así que necesitamos un artefacto nuevo y muchas peleas.

Explicare las dos en orden. La primera es la más importante, y es que Nolan tiene un defecto gigante, quiere explicar todo en las súper producciones, porque sabe que va para el gran público, y lo menosprecia. Lo hace cuando sus villanos caen en los clichés de las malas películas y las novelas colombianas de explicar todo lo que hacen y como lo hacen y a donde van. En Inception como no había un villano, recurre a un tutorial de largo tiempo para explicarnos cómo funciona esa ingeniería mental que armó. Y es una lastima porque resta muchos puntos a lo que  mejor sabe hacer, y es el misterio, ocultar, sugerir y no mostrar. Levanta al final con ese epilogo abierto a debate.

Pues así pasa en esta tercera entrega de Batman, y vemos a Bane hablando de la bomba y ocultándola. Pero y el pueblo? Bane les ha vendido una aparente libertad, y solo se ven calles vacías. Donde esta esa anarquía latente que exploto de manera hipócrita? Porque solo la policía es la manifestación del pueblo? Y porque si tienes tu propio sistema judicial en manos del espantapájaros, no juegas a mostrar lo que invocaste en la segunda: ver el mundo arder? Donde se esconde el pueblo? Vuelve a ser menospreciado por Nolan, y solo vemos un paralelo a viejas películas de james Bond con bombas nucleares y malos malosos.

Una lastima, una verdadera lastima, porque habría cerrado su trilogía sobre el pueblo de manera genial. El pueblo libre, en su verdadera revolución, solo algunos saqueos, una Selena Skyle que se cuestiona mediocremente. Maldita sea, queríamos la anarquía, queríamos al señor de las moscas pero en Batman. Gracias por nada.

Al final no soporto que el pueblo sea la policía, y un grupo de millonarios alabando una estatua de Batman. Esa es la idea falsa de pueblo que se ha construido en nuestro imaginario. Que paso con esa idea tan bien propuesta en la segunda parte? Que paso con el mundo sin policía? Que pasa con la gente cuando llega Batman y aparece la señal en llamas? Porque no hacen presencia como fuerza y motivo? No aguanto esa premisa tan elemental de Nolan, lo aguanto para los vengadores y esas películas mal contadas, pero no para aquel que me prometió y no cumplió.

Y la segunda, esa noción de show. Necesitábamos ver a nuestro héroe entrar a Gótica, y para eso Nolan genera la idea más insulsa y es un enfrentamiento al estilo corazón valiente pero entre policías y ladrones. Y es porque necesita la película una alta dosis  de explosión y conexión con el publico de masas. Y se necesitaba a un Batman en plan Leonidas con 300 o Aragón en el señor de los anillos, liderando una tropa para el combate. Evidentemente una idea aislada de lo que había construido Nolan, en la cual nuestro héroe es amigo de un policía pero no de la policía.

A ese clímax se suma el combate central entre Batman y Bane, el cual se maneja bien, pero que termina con un cierre patético para Bane, y un giro a la historia que venia respirándose desde la mitad de la misma, pero que al efectuarse se hace de manera vergonzante, con una Marion Cotillard sobre actuada. Lastima, pero mucha lastima por este hecho.

Estas dos causas, hacen que la película sea un lastre final que se mueve en medio de la confusión y un intento medio contenido de cerrar todas las fichas. Hasta llegar al enlace final, en el cual se cierra la vida de Bruce Wayne, no tanto de Batman, pero si la redención del ser humano detrás de la máscara. La pregunta es: para ser Batman esa mascara, si es coherente una redención humana de Bruce? (acá los asiduos lectores de cómics entenderán mejor esa pregunta)

Ya el cierre logra cumplir y denotar el sueño de Nolan, de no querer hacer más Batman y dedicarse a otros proyectos. Poniendo un punto final en su idea, y con un punto y aparte para Batman si alguien quiere llegar y hacer algo con el personaje. Y ese final tiene el mismo problema de explicaciones… por dios Nolan, deja de menospreciarnos y déjanos pensar.

A nivel actoral definitivamente me creo a Bale como Batman, el mejor Joker, y un gran Bane. Gordon le pone una nota de equilibrio muy alta, y Rachel no es muy destacable. Lo de Lucius Fox y Alfred, es el toque de humanidad que la cinta reclama insistentemente.  Así que siempre se sostiene muy bien con sus dotes actorales, con un joker histórico. 

A nivel técnico  se basa en un gran diseño de arte, con un traje muy realista, y unos gadgets que juegan entre lo militar y lo expedicionario. Lastima el último bicho volador, que desentona con el diseño del carro y la moto. Nolan no deja muchas tomas o secuencias memorables, quizá el interrogatorio al joker, o la lucha con Bane, pero mi favorita sin ninguna duda es la primera aparición de Batman en Gotica, cuando captura a Falcone y lo amarra al proyector. Mítica y espectacular. De resto un tono muy equilibrado a nivel técnico, con altos dotes de planeación y despreciando para bien el uso de CGI, y haciendo cine espectacular a la vieja escuela: con maquetas y escenarios. Y eso sirve para que la película tenga ese toque de verosimilitud. Las escenas de acción no son el fuerte de nuestro director. No lo digo por los primerísimos planos en los combates, sino por la falta de elementos coreográficos y de geografía, fundamentales en este tipo de secuencias (ver terminator 2). Pero tampoco son vergonzosas.

Puntos débiles: el aburrimiento que muestra el director/guionista/productor en la ultima. La manía de la sobre explicación,  y las dos interpretaciones de Rachel que fueron para vergüenza.

Puntos fuertes: Begins es romántica y emotiva, TDK es épica y cínica al mismo tiempo, TDKR es especial y doliente. Hizo que Batman fuera respetado en la industria del cine, y dejara de ser un súper héroe de cuentos culos como las de Burton o amante del loveParade como las de Schumacher. Nolan se puso a si mismo el rotulo del nuevo señor de Hollywood, y a un alto nivel, así que hay esperanza.

Finalizo, y digo que es espectacular sin duda.  Tengo las dos primeras originales y esta tercera la comprare también original. Y  la aprecio porque pone nuevamente de manifiesto que si algo esta bien hecho se nota, con sus fallos, pero se nota, y cada vez que se hace algo bien pues se le pide algo mejor. Y queda esa idea de los gustos más vacía que nunca, eso demuestra que la gente que hace cine de verdad son autores y saben, y que como todo oficio tiene secretos y metodologías de trabajo que lo enriquecen. Tanto así como la música, la literatura y demás. Por eso adoro este Batman, no por ser lo mejor de la historia, pero si por decirle a las personas que no son tan estúpidas como ellas mismas creen, escudándose en: “entre gustos no hay disgustos”. 

ficha Técnica:

Guión: Christopher Nolan, Jonathan Nolan, Davis s Goyer. Basado en el personaje creado por Bob Kane

Dirección: Christopher Nolan

Reparto: Christian Bale, Michael Caine, Morgan Freeman, Liam Nesson, Heat Ledger, Tom Hardy, Marion Cotillard, Anne Hathaway, Gary Oldman, Joseph Gordon Levitt.

 Productores: Emma Thomas, Charles Roven, Christopher Nolan

Fotografía: Wally Pfister 

Montaje: Lee Smith

Música: Hans Zimmer

Arte:Nathan Crowley, Kevin Kavanaugh

 Productora:Legendary Pictures, DC Comics, Warner Bros., Synchopy 

Distribución: Warner

BATMAN: EL PLACER DE LO BIEN HECHO

ago-29-2012 By cinefilo

Imagen

Durante varios días estuve pensando en escribir un texto sobre estas películas del gran héroe de ciudad Gotica. Escribi cosas y demás, pero decidí publicarlo finalmente porque mas allá se tratar de ser una crítica, es una postura sobre el arte, sobre la disciplina, el conocimiento y el placer de lo que se hace bien.

Para empezar esta critica voy a dejar claro una serie de ítems para que no se me malinterprete en cosas que me parecen importantes.

  1. Christopher Nolan me parece un director talentoso, que cada vez se supera en estilos narrativos, desde su opera prima con Following, hasta esta última versión de Batman. Pero aun esta en formación como autor, y por eso denota algunos puntos débiles.
  2. Esta Trilogía de Batman es lo mejor en películas de súper héroes hechas hasta ahora. Es una trilogía especial porque es muy analizada, es una trilogía superior. Pero nunca admite comparaciones con el padrino, y similares, juegan en ligas diferentes y no me pondré con esas comparaciones odiosas históricas a las que algunos la someten.
  3. No soy asiduo lector de comics, no me llenan de sobre manera. Me gusta el cine, y analizo las películas como piezas independientes del comic.
  4. No creo en el falso concepto del cine arte, ni en ninguno de esos términos odiosos, con el cual se etiquetan las apreciaciones desde un punto de vista analítico y no basado en un gusto caprichoso. Así que mi idea sobre esta trilogía no es peyorativa contra el cine comercial ni nada de eso, es solo sobre el cine puesto en escena con esta obra.
  5. La subjetividad es un pajazo mental ideado por los mediocres postmodernos. La calidad y la estética tienen construcciones precisas, y por lo tanto existe lo bien hecho y lo mal hecho.

Ahora si debo empezar a hablar de la obra más importante de los Estados unidos  en los últimos 7 años dentro de la industria del cine. Una trilogía basada en uno de los héroes míticos de este país. Un personaje creado por Bob Kane, en un periodo en el cual la configuración del sueño americano estaba muy fracturado por la gran depresión económica del 29, y la inminente llegada de la segunda guerra mundial. Así que surge este personaje como la antítesis del súper héroe, siendo un ser humano sin ningún talento extraordinario mas allá de su dinero y habilidad investigativa.

Imagen

El tríptico inicia con Batman Begins. En la anterior versión cinematográfica de Tim Burton, se nos muestra a un Batman ya hecho, se da por sentada su formación, por ende conocemos en esas películas un Batman que actúa reaccionariamente contra unos criminales en un esquema de cuentos de hadas pero terrorífico. En Begins, vemos la formación de nuestro héroe desde cero, desde sus temores mas oscuros, hasta esa apariencia de vengador enfurecido.

Acá aparece Nolan el escritor, el guionista, porque toma riesgos, y ese riesgo es vender una película de Batman, en la cual durante la primera  hora nunca aparece Batman, solo un hombre recorriendo un camino de ascenso hacia la iconicidad del héroe. Y por eso Begins está un paso por encima en narración y descripción que las dos siguientes. Tiene una cualidad  fundamental y es ser paciente y sobria, algo que en la industria actual no se tolera porque solo esta determinada por la velocidad y el vértigo, y ha hecho crecer ese paradigma de vago mental, que es llamar a una cinta lenta.  Y en Begins observamos cómo evoluciona el paradigma del héroe en su caída y su ascenso como ser, con reivindicación de su propia existencia.  La primera parte de esa película es contenida, detallada en la relación de bruce con el mundo y la influencia de su padre. La segunda parte ya es la que pone el titulo, y es todo el rito de conversión en el héroe enmascarado, pero no es mas que la mascara final de lo que ya venia siendo.  Y la posterior confrontación a su mentor y villano, una perfecta construcción del ascenso del héroe, en la cual tiene que defender sus principios y mostrarse como el signo que pretende ser.

En esta primera parte no aparece mucho el concepto de “pueblo”, ese concepto que en la 2 hace tan grande, pero se deja ver  como la victima y al mismo tiempo como el terror, la mafia es el pueblo, y el pueblo esta en la mafia. Batman debe defender al pueblo de si mismo, de su miedo y su situación de impotencia.  Ra´s al Ghul ve al pueblo como una amenaza en si misma (estoy hablando de pueblo como sociedad, pero en la idea de ciudad), pero Batman ve al pueblo como el hacedor de la esperanza que el debe sostener, aun hay salvación. Así que el pueblo es un motivador pasivo en esta primera parte.

Esa primera película concluye de manera perfecta, un cierre con la muerte del villano y la postura de Batman como el protector de Gótica. Pero esa sensación que queda volando es: existirá un villano que ponga en problemas a este Batman?

La respuesta fue definitiva en Dark Knights  con el increíble Joker. Increíble para el mundo del cine palomitero, porque tal y como fue concebido en sus inicios, siempre fue mostrado como el hacedor del mal. Su construcción como un personaje que no tiene motivos, pero mueve hilos a su antojo. No busca dinero, no quiere matar a Batman, no quiere poder, solo quiere como lo dice Alfred “ver el mundo arder”. Pero no es un deseo caprichoso, es la visión que el tiene del mundo.

Y esta segunda parte solo le deja a Batman el tramo final, el resto de la cinta es para el Joker y el pueblo. El Joker manipulando el miedo de los habitantes de Gótica, un miedo que hace que existan ayudantes de Batman, y que la gente condene a Batman para que no existan más muertos, y un joker que gana las batallas iniciales contra ellos.  A tal punto que toma al caballero blanco, quien es resultado del pueblo y le aplica la dosis de locura suficiente para que termine siendo un vengador natural por las calles. Pero aun quedaba la ultima batalla, y es cuando el Joker menosprecia a su gran rival, y somete su destrucción a ellos mismos, pero el pueblo se levanta como el mas heroico, y lo hace con lo mas bajo de ellos, un preso que toma la decisión más importante. Un preso que no duda en botar el detonador y asumir las consecuencias de lo que hizo en su mundo, y encarar el acto heroico de aquello que se debe hacer en el momento más crucial de la trama. Y otro grupo que no es capaz de condenar a la muerte a sus rivales, así sean criminales de alto peligro.

Imagen

El joker ha perdido, y se nota en su gesto cuando no ve los barcos explotar, es la verdadera expresión de derrota, y no ser atrapado o asesinado por Batman, eso es casual. Pero no puede impedir su derrota, porque el pueblo vence al Joker, y el Joker vence a Batman, al bajarlo del pedestal de símbolo de justicia. Y de pacificador pasa a criminal (si, Batman es un pacificador mas fascista que cualquier militar sudamericano), soportando una persecución y condena popular, y siendo despojado  de lo ultimo que tenia por esperanza para ser Bruce Wayne nuevamente.

La tercera película llega con ese momento épico, con ese pueblo alzado en orgullo y poder, pero que evidentemente es un poder falso y débil, y eso se nota en una aparente calma de una sociedad opulenta y fastuosa, que rinde homenaje a sus héroes caídos en medio de champagne y gastos excesivos.

Ya no existe Batman, existe Bruce Wayne,  pero acabado y olvidado, dejándose ir física y emocionalmente en un mundo que no lo necesita. Y deja claro que esta es una película sobre Bruce, ya Batman quedo atrás, siendo el caballero de la noche, acá veremos a Bruce con máscara.  No hay identidad, solo olvido.

Y nuevamente Nolan deja ver que ama la historia y no solo el show, y teje una primera hora hermosa, donde se muestran los personajes en una amalgama  de situaciones y diálogos de gran personalidad. A tal punto que Alfred hace conexión emocional con Bruce como nunca antes se había hecho en una película de súper héroes, como el hombre es un héroe, y el héroe a su vez es una extensión emocional en lo bueno y malo del hombre (la única que lo logro a niveles enormes fue la olvidada y casi perfecta “el Indestructible”, la mejor película con la idea del héroe desde el hombre hecha jamás). Y una secuencia en la cual nos lleva a una aparente derrota de Batman. Esa pelea con Bane, el casi infalible villano. La secuencia es perfecta, con solo sonido ambiente y en la penumbra del abandono. Desde el inicio ya se sabe que la perdida es inevitable, y lo sabe Bruce, por eso fue, el ya estaba derrotado, lo único que hace Bane es dar el golpe de gracia.

Después de eso viene una segunda parte que tiene mas irregularidades que virtudes por dos motivos: 1) Nolan menosprecia al espectador y quiere contar todos los detalles del plan de Bane,  y por eso deja de lado la premisa mas increíble que construyo hasta allí: “la falsa revolución” y, 2) esto es Batman clama la audiencia, así que necesitamos un artefacto nuevo y muchas peleas.

Explicare las dos en orden. La primera es la más importante, y es que Nolan tiene un defecto gigante, quiere explicar todo en las súper producciones, porque sabe que va para el gran público, y lo menosprecia. Lo hace cuando sus villanos caen en los clichés de las malas películas y las novelas colombianas de explicar todo lo que hacen y como lo hacen y a donde van. En Inception como no había un villano, recurre a un tutorial de largo tiempo para explicarnos cómo funciona esa ingeniería mental que armó. Y es una lastima porque resta muchos puntos a lo que  mejor sabe hacer, y es el misterio, ocultar, sugerir y no mostrar. Levanta al final con ese epilogo abierto a debate.

Pues así pasa en esta tercera entrega de Batman, y vemos a Bane hablando de la bomba y ocultándola. Pero y el pueblo? Bane les ha vendido una aparente libertad, y solo se ven calles vacías. Donde esta esa anarquía latente que exploto de manera hipócrita? Porque solo la policía es la manifestación del pueblo? Y porque si tienes tu propio sistema judicial en manos del espantapájaros, no juegas a mostrar lo que invocaste en la segunda: ver el mundo arder? Donde se esconde el pueblo? Vuelve a ser menospreciado por Nolan, y solo vemos un paralelo a viejas películas de james Bond con bombas nucleares y malos malosos.

Una lastima, una verdadera lastima, porque habría cerrado su trilogía sobre el pueblo de manera genial. El pueblo libre, en su verdadera revolución, solo algunos saqueos, una Selena Skyle que se cuestiona mediocremente. Maldita sea, queríamos la anarquía, queríamos al señor de las moscas pero en Batman. Gracias por nada.

Al final no soporto que el pueblo sea la policía, y un grupo de millonarios alabando una estatua de Batman. Esa es la idea falsa de pueblo que se ha construido en nuestro imaginario. Que paso con esa idea tan bien propuesta en la segunda parte? Que paso con el mundo sin policía? Que pasa con la gente cuando llega Batman y aparece la señal en llamas? Porque no hacen presencia como fuerza y motivo? No aguanto esa premisa tan elemental de Nolan, lo aguanto para los vengadores y esas películas mal contadas, pero no para aquel que me prometió y no cumplió.

Y la segunda, esa noción de show. Necesitábamos ver a nuestro héroe entrar a Gótica, y para eso Nolan genera la idea más insulsa y es un enfrentamiento al estilo corazón valiente pero entre policías y ladrones. Y es porque necesita la película una alta dosis  de explosión y conexión con el publico de masas. Y se necesitaba a un Batman en plan Leonidas con 300 o Aragón en el señor de los anillos, liderando una tropa para el combate. Evidentemente una idea aislada de lo que había construido Nolan, en la cual nuestro héroe es amigo de un policía pero no de la policía.

A ese clímax se suma el combate central entre Batman y Bane, el cual se maneja bien, pero que termina con un cierre patético para Bane, y un giro a la historia que venia respirándose desde la mitad de la misma, pero que al efectuarse se hace de manera vergonzante, con una Marion Cotillard sobre actuada. Lastima, pero mucha lastima por este hecho.

Estas dos causas, hacen que la película sea un lastre final que se mueve en medio de la confusión y un intento medio contenido de cerrar todas las fichas. Hasta llegar al enlace final, en el cual se cierra la vida de Bruce Wayne, no tanto de Batman, pero si la redención del ser humano detrás de la máscara. La pregunta es: para ser Batman esa mascara, si es coherente una redención humana de Bruce? (acá los asiduos lectores de cómics entenderán mejor esa pregunta)

Ya el cierre logra cumplir y denotar el sueño de Nolan, de no querer hacer más Batman y dedicarse a otros proyectos. Poniendo un punto final en su idea, y con un punto y aparte para Batman si alguien quiere llegar y hacer algo con el personaje. Y ese final tiene el mismo problema de explicaciones… por dios Nolan, deja de menospreciarnos y déjanos pensar.

A nivel actoral definitivamente me creo a Bale como Batman, el mejor Joker, y un gran Bane. Gordon le pone una nota de equilibrio muy alta, y Rachel no es muy destacable. Lo de Lucius Fox y Alfred, es el toque de humanidad que la cinta reclama insistentemente.  Así que siempre se sostiene muy bien con sus dotes actorales, con un joker histórico. 

A nivel técnico  se basa en un gran diseño de arte, con un traje muy realista, y unos gadgets que juegan entre lo militar y lo expedicionario. Lastima el último bicho volador, que desentona con el diseño del carro y la moto. Nolan no deja muchas tomas o secuencias memorables, quizá el interrogatorio al joker, o la lucha con Bane, pero mi favorita sin ninguna duda es la primera aparición de Batman en Gotica, cuando captura a Falcone y lo amarra al proyector. Mítica y espectacular. De resto un tono muy equilibrado a nivel técnico, con altos dotes de planeación y despreciando para bien el uso de CGI, y haciendo cine espectacular a la vieja escuela: con maquetas y escenarios. Y eso sirve para que la película tenga ese toque de verosimilitud. Las escenas de acción no son el fuerte de nuestro director. No lo digo por los primerísimos planos en los combates, sino por la falta de elementos coreográficos y de geografía, fundamentales en este tipo de secuencias (ver terminator 2). Pero tampoco son vergonzosas.

Puntos débiles: el aburrimiento que muestra el director/guionista/productor en la ultima. La manía de la sobre explicación,  y las dos interpretaciones de Rachel que fueron para vergüenza.

Puntos fuertes: Begins es romántica y emotiva, TDK es épica y cínica al mismo tiempo, TDKR es especial y doliente. Hizo que Batman fuera respetado en la industria del cine, y dejara de ser un súper héroe de cuentos culos como las de Burton o amante del loveParade como las de Schumacher. Nolan se puso a si mismo el rotulo del nuevo señor de Hollywood, y a un alto nivel, así que hay esperanza.

Finalizo, y digo que es espectacular sin duda.  Tengo las dos primeras originales y esta tercera la comprare también original. Y  la aprecio porque pone nuevamente de manifiesto que si algo esta bien hecho se nota, con sus fallos, pero se nota, y cada vez que se hace algo bien pues se le pide algo mejor. Y queda esa idea de los gustos más vacía que nunca, eso demuestra que la gente que hace cine de verdad son autores y saben, y que como todo oficio tiene secretos y metodologías de trabajo que lo enriquecen. Tanto así como la música, la literatura y demás. Por eso adoro este Batman, no por ser lo mejor de la historia, pero si por decirle a las personas que no son tan estúpidas como ellas mismas creen, escudándose en: “entre gustos no hay disgustos”. 

ficha Técnica:

Guión: Christopher Nolan, Jonathan Nolan, Davis s Goyer. Basado en el personaje creado por Bob Kane

Dirección: Christopher Nolan

Reparto: Christian Bale, Michael Caine, Morgan Freeman, Liam Nesson, Heat Ledger, Tom Hardy, Marion Cotillard, Anne Hathaway, Gary Oldman, Joseph Gordon Levitt.

 Productores: Emma Thomas, Charles Roven, Christopher Nolan

Fotografía: Wally Pfister 

Montaje: Lee Smith

Música: Hans Zimmer

Arte:Nathan Crowley, Kevin Kavanaugh

 Productora:Legendary Pictures, DC Comics, Warner Bros., Synchopy 

Distribución: Warner

BATMAN: EL PLACER DE LO BIEN HECHO

ago-29-2012 By cinefilo

Imagen

Durante varios días estuve pensando en escribir un texto sobre estas películas del gran héroe de ciudad Gotica. Escribi cosas y demás, pero decidí publicarlo finalmente porque mas allá se tratar de ser una crítica, es una postura sobre el arte, sobre la disciplina, el conocimiento y el placer de lo que se hace bien.

Para empezar esta critica voy a dejar claro una serie de ítems para que no se me malinterprete en cosas que me parecen importantes.

  1. Christopher Nolan me parece un director talentoso, que cada vez se supera en estilos narrativos, desde su opera prima con Following, hasta esta última versión de Batman. Pero aun esta en formación como autor, y por eso denota algunos puntos débiles.
  2. Esta Trilogía de Batman es lo mejor en películas de súper héroes hechas hasta ahora. Es una trilogía especial porque es muy analizada, es una trilogía superior. Pero nunca admite comparaciones con el padrino, y similares, juegan en ligas diferentes y no me pondré con esas comparaciones odiosas históricas a las que algunos la someten.
  3. No soy asiduo lector de comics, no me llenan de sobre manera. Me gusta el cine, y analizo las películas como piezas independientes del comic.
  4. No creo en el falso concepto del cine arte, ni en ninguno de esos términos odiosos, con el cual se etiquetan las apreciaciones desde un punto de vista analítico y no basado en un gusto caprichoso. Así que mi idea sobre esta trilogía no es peyorativa contra el cine comercial ni nada de eso, es solo sobre el cine puesto en escena con esta obra.
  5. La subjetividad es un pajazo mental ideado por los mediocres postmodernos. La calidad y la estética tienen construcciones precisas, y por lo tanto existe lo bien hecho y lo mal hecho.

Ahora si debo empezar a hablar de la obra más importante de los Estados unidos  en los últimos 7 años dentro de la industria del cine. Una trilogía basada en uno de los héroes míticos de este país. Un personaje creado por Bob Kane, en un periodo en el cual la configuración del sueño americano estaba muy fracturado por la gran depresión económica del 29, y la inminente llegada de la segunda guerra mundial. Así que surge este personaje como la antítesis del súper héroe, siendo un ser humano sin ningún talento extraordinario mas allá de su dinero y habilidad investigativa.

Imagen

El tríptico inicia con Batman Begins. En la anterior versión cinematográfica de Tim Burton, se nos muestra a un Batman ya hecho, se da por sentada su formación, por ende conocemos en esas películas un Batman que actúa reaccionariamente contra unos criminales en un esquema de cuentos de hadas pero terrorífico. En Begins, vemos la formación de nuestro héroe desde cero, desde sus temores mas oscuros, hasta esa apariencia de vengador enfurecido.

Acá aparece Nolan el escritor, el guionista, porque toma riesgos, y ese riesgo es vender una película de Batman, en la cual durante la primera  hora nunca aparece Batman, solo un hombre recorriendo un camino de ascenso hacia la iconicidad del héroe. Y por eso Begins está un paso por encima en narración y descripción que las dos siguientes. Tiene una cualidad  fundamental y es ser paciente y sobria, algo que en la industria actual no se tolera porque solo esta determinada por la velocidad y el vértigo, y ha hecho crecer ese paradigma de vago mental, que es llamar a una cinta lenta.  Y en Begins observamos cómo evoluciona el paradigma del héroe en su caída y su ascenso como ser, con reivindicación de su propia existencia.  La primera parte de esa película es contenida, detallada en la relación de bruce con el mundo y la influencia de su padre. La segunda parte ya es la que pone el titulo, y es todo el rito de conversión en el héroe enmascarado, pero no es mas que la mascara final de lo que ya venia siendo.  Y la posterior confrontación a su mentor y villano, una perfecta construcción del ascenso del héroe, en la cual tiene que defender sus principios y mostrarse como el signo que pretende ser.

En esta primera parte no aparece mucho el concepto de “pueblo”, ese concepto que en la 2 hace tan grande, pero se deja ver  como la victima y al mismo tiempo como el terror, la mafia es el pueblo, y el pueblo esta en la mafia. Batman debe defender al pueblo de si mismo, de su miedo y su situación de impotencia.  Ra´s al Ghul ve al pueblo como una amenaza en si misma (estoy hablando de pueblo como sociedad, pero en la idea de ciudad), pero Batman ve al pueblo como el hacedor de la esperanza que el debe sostener, aun hay salvación. Así que el pueblo es un motivador pasivo en esta primera parte.

Esa primera película concluye de manera perfecta, un cierre con la muerte del villano y la postura de Batman como el protector de Gótica. Pero esa sensación que queda volando es: existirá un villano que ponga en problemas a este Batman?

La respuesta fue definitiva en Dark Knights  con el increíble Joker. Increíble para el mundo del cine palomitero, porque tal y como fue concebido en sus inicios, siempre fue mostrado como el hacedor del mal. Su construcción como un personaje que no tiene motivos, pero mueve hilos a su antojo. No busca dinero, no quiere matar a Batman, no quiere poder, solo quiere como lo dice Alfred “ver el mundo arder”. Pero no es un deseo caprichoso, es la visión que el tiene del mundo.

Y esta segunda parte solo le deja a Batman el tramo final, el resto de la cinta es para el Joker y el pueblo. El Joker manipulando el miedo de los habitantes de Gótica, un miedo que hace que existan ayudantes de Batman, y que la gente condene a Batman para que no existan más muertos, y un joker que gana las batallas iniciales contra ellos.  A tal punto que toma al caballero blanco, quien es resultado del pueblo y le aplica la dosis de locura suficiente para que termine siendo un vengador natural por las calles. Pero aun quedaba la ultima batalla, y es cuando el Joker menosprecia a su gran rival, y somete su destrucción a ellos mismos, pero el pueblo se levanta como el mas heroico, y lo hace con lo mas bajo de ellos, un preso que toma la decisión más importante. Un preso que no duda en botar el detonador y asumir las consecuencias de lo que hizo en su mundo, y encarar el acto heroico de aquello que se debe hacer en el momento más crucial de la trama. Y otro grupo que no es capaz de condenar a la muerte a sus rivales, así sean criminales de alto peligro.

Imagen

El joker ha perdido, y se nota en su gesto cuando no ve los barcos explotar, es la verdadera expresión de derrota, y no ser atrapado o asesinado por Batman, eso es casual. Pero no puede impedir su derrota, porque el pueblo vence al Joker, y el Joker vence a Batman, al bajarlo del pedestal de símbolo de justicia. Y de pacificador pasa a criminal (si, Batman es un pacificador mas fascista que cualquier militar sudamericano), soportando una persecución y condena popular, y siendo despojado  de lo ultimo que tenia por esperanza para ser Bruce Wayne nuevamente.

La tercera película llega con ese momento épico, con ese pueblo alzado en orgullo y poder, pero que evidentemente es un poder falso y débil, y eso se nota en una aparente calma de una sociedad opulenta y fastuosa, que rinde homenaje a sus héroes caídos en medio de champagne y gastos excesivos.

Ya no existe Batman, existe Bruce Wayne,  pero acabado y olvidado, dejándose ir física y emocionalmente en un mundo que no lo necesita. Y deja claro que esta es una película sobre Bruce, ya Batman quedo atrás, siendo el caballero de la noche, acá veremos a Bruce con máscara.  No hay identidad, solo olvido.

Y nuevamente Nolan deja ver que ama la historia y no solo el show, y teje una primera hora hermosa, donde se muestran los personajes en una amalgama  de situaciones y diálogos de gran personalidad. A tal punto que Alfred hace conexión emocional con Bruce como nunca antes se había hecho en una película de súper héroes, como el hombre es un héroe, y el héroe a su vez es una extensión emocional en lo bueno y malo del hombre (la única que lo logro a niveles enormes fue la olvidada y casi perfecta “el Indestructible”, la mejor película con la idea del héroe desde el hombre hecha jamás). Y una secuencia en la cual nos lleva a una aparente derrota de Batman. Esa pelea con Bane, el casi infalible villano. La secuencia es perfecta, con solo sonido ambiente y en la penumbra del abandono. Desde el inicio ya se sabe que la perdida es inevitable, y lo sabe Bruce, por eso fue, el ya estaba derrotado, lo único que hace Bane es dar el golpe de gracia.

Después de eso viene una segunda parte que tiene mas irregularidades que virtudes por dos motivos: 1) Nolan menosprecia al espectador y quiere contar todos los detalles del plan de Bane,  y por eso deja de lado la premisa mas increíble que construyo hasta allí: “la falsa revolución” y, 2) esto es Batman clama la audiencia, así que necesitamos un artefacto nuevo y muchas peleas.

Explicare las dos en orden. La primera es la más importante, y es que Nolan tiene un defecto gigante, quiere explicar todo en las súper producciones, porque sabe que va para el gran público, y lo menosprecia. Lo hace cuando sus villanos caen en los clichés de las malas películas y las novelas colombianas de explicar todo lo que hacen y como lo hacen y a donde van. En Inception como no había un villano, recurre a un tutorial de largo tiempo para explicarnos cómo funciona esa ingeniería mental que armó. Y es una lastima porque resta muchos puntos a lo que  mejor sabe hacer, y es el misterio, ocultar, sugerir y no mostrar. Levanta al final con ese epilogo abierto a debate.

Pues así pasa en esta tercera entrega de Batman, y vemos a Bane hablando de la bomba y ocultándola. Pero y el pueblo? Bane les ha vendido una aparente libertad, y solo se ven calles vacías. Donde esta esa anarquía latente que exploto de manera hipócrita? Porque solo la policía es la manifestación del pueblo? Y porque si tienes tu propio sistema judicial en manos del espantapájaros, no juegas a mostrar lo que invocaste en la segunda: ver el mundo arder? Donde se esconde el pueblo? Vuelve a ser menospreciado por Nolan, y solo vemos un paralelo a viejas películas de james Bond con bombas nucleares y malos malosos.

Una lastima, una verdadera lastima, porque habría cerrado su trilogía sobre el pueblo de manera genial. El pueblo libre, en su verdadera revolución, solo algunos saqueos, una Selena Skyle que se cuestiona mediocremente. Maldita sea, queríamos la anarquía, queríamos al señor de las moscas pero en Batman. Gracias por nada.

Al final no soporto que el pueblo sea la policía, y un grupo de millonarios alabando una estatua de Batman. Esa es la idea falsa de pueblo que se ha construido en nuestro imaginario. Que paso con esa idea tan bien propuesta en la segunda parte? Que paso con el mundo sin policía? Que pasa con la gente cuando llega Batman y aparece la señal en llamas? Porque no hacen presencia como fuerza y motivo? No aguanto esa premisa tan elemental de Nolan, lo aguanto para los vengadores y esas películas mal contadas, pero no para aquel que me prometió y no cumplió.

Y la segunda, esa noción de show. Necesitábamos ver a nuestro héroe entrar a Gótica, y para eso Nolan genera la idea más insulsa y es un enfrentamiento al estilo corazón valiente pero entre policías y ladrones. Y es porque necesita la película una alta dosis  de explosión y conexión con el publico de masas. Y se necesitaba a un Batman en plan Leonidas con 300 o Aragón en el señor de los anillos, liderando una tropa para el combate. Evidentemente una idea aislada de lo que había construido Nolan, en la cual nuestro héroe es amigo de un policía pero no de la policía.

A ese clímax se suma el combate central entre Batman y Bane, el cual se maneja bien, pero que termina con un cierre patético para Bane, y un giro a la historia que venia respirándose desde la mitad de la misma, pero que al efectuarse se hace de manera vergonzante, con una Marion Cotillard sobre actuada. Lastima, pero mucha lastima por este hecho.

Estas dos causas, hacen que la película sea un lastre final que se mueve en medio de la confusión y un intento medio contenido de cerrar todas las fichas. Hasta llegar al enlace final, en el cual se cierra la vida de Bruce Wayne, no tanto de Batman, pero si la redención del ser humano detrás de la máscara. La pregunta es: para ser Batman esa mascara, si es coherente una redención humana de Bruce? (acá los asiduos lectores de cómics entenderán mejor esa pregunta)

Ya el cierre logra cumplir y denotar el sueño de Nolan, de no querer hacer más Batman y dedicarse a otros proyectos. Poniendo un punto final en su idea, y con un punto y aparte para Batman si alguien quiere llegar y hacer algo con el personaje. Y ese final tiene el mismo problema de explicaciones… por dios Nolan, deja de menospreciarnos y déjanos pensar.

A nivel actoral definitivamente me creo a Bale como Batman, el mejor Joker, y un gran Bane. Gordon le pone una nota de equilibrio muy alta, y Rachel no es muy destacable. Lo de Lucius Fox y Alfred, es el toque de humanidad que la cinta reclama insistentemente.  Así que siempre se sostiene muy bien con sus dotes actorales, con un joker histórico. 

A nivel técnico  se basa en un gran diseño de arte, con un traje muy realista, y unos gadgets que juegan entre lo militar y lo expedicionario. Lastima el último bicho volador, que desentona con el diseño del carro y la moto. Nolan no deja muchas tomas o secuencias memorables, quizá el interrogatorio al joker, o la lucha con Bane, pero mi favorita sin ninguna duda es la primera aparición de Batman en Gotica, cuando captura a Falcone y lo amarra al proyector. Mítica y espectacular. De resto un tono muy equilibrado a nivel técnico, con altos dotes de planeación y despreciando para bien el uso de CGI, y haciendo cine espectacular a la vieja escuela: con maquetas y escenarios. Y eso sirve para que la película tenga ese toque de verosimilitud. Las escenas de acción no son el fuerte de nuestro director. No lo digo por los primerísimos planos en los combates, sino por la falta de elementos coreográficos y de geografía, fundamentales en este tipo de secuencias (ver terminator 2). Pero tampoco son vergonzosas.

Puntos débiles: el aburrimiento que muestra el director/guionista/productor en la ultima. La manía de la sobre explicación,  y las dos interpretaciones de Rachel que fueron para vergüenza.

Puntos fuertes: Begins es romántica y emotiva, TDK es épica y cínica al mismo tiempo, TDKR es especial y doliente. Hizo que Batman fuera respetado en la industria del cine, y dejara de ser un súper héroe de cuentos culos como las de Burton o amante del loveParade como las de Schumacher. Nolan se puso a si mismo el rotulo del nuevo señor de Hollywood, y a un alto nivel, así que hay esperanza.

Finalizo, y digo que es espectacular sin duda.  Tengo las dos primeras originales y esta tercera la comprare también original. Y  la aprecio porque pone nuevamente de manifiesto que si algo esta bien hecho se nota, con sus fallos, pero se nota, y cada vez que se hace algo bien pues se le pide algo mejor. Y queda esa idea de los gustos más vacía que nunca, eso demuestra que la gente que hace cine de verdad son autores y saben, y que como todo oficio tiene secretos y metodologías de trabajo que lo enriquecen. Tanto así como la música, la literatura y demás. Por eso adoro este Batman, no por ser lo mejor de la historia, pero si por decirle a las personas que no son tan estúpidas como ellas mismas creen, escudándose en: “entre gustos no hay disgustos”. 

ficha Técnica:

Guión: Christopher Nolan, Jonathan Nolan, Davis s Goyer. Basado en el personaje creado por Bob Kane

Dirección: Christopher Nolan

Reparto: Christian Bale, Michael Caine, Morgan Freeman, Liam Nesson, Heat Ledger, Tom Hardy, Marion Cotillard, Anne Hathaway, Gary Oldman, Joseph Gordon Levitt.

 Productores: Emma Thomas, Charles Roven, Christopher Nolan

Fotografía: Wally Pfister 

Montaje: Lee Smith

Música: Hans Zimmer

Arte:Nathan Crowley, Kevin Kavanaugh

 Productora:Legendary Pictures, DC Comics, Warner Bros., Synchopy 

Distribución: Warner

Fans si Fans no

ago-25-2012 By cinefilo

Ultimamente he notado que en nuestro querido tepic y alrededores existen personas que sí se interesan realmente por temas que se ponen muy de moda en sectores pequeños de nustra sociedad, pero hay personitas tan extrañas que resulta dificil creer que de verdad existen. Fotografía, cine, arte y letras son de los mas destacadas, o mejor dicho de las mas buscadas por los amantes de la atención. Sin embargo muchos se quedan fuera (y muy lejos) de lo que normalmente distingue a las personas interesadas en ésto, ¿conoces a álguien así?, me explico, todo inicia con una foto seguida de plug y ¡listo!, fotografos everywhere poco después amantes del photoshop mezclados con una ligera nota de love my self, lectores adornandose la mano con algo que en vez de pasión destila sufrimiento, artistas con galerias de 2 piezas, en fin, incautos fans de las artes y de lo que ántes parecía escondido o mejor dicho de lo que ántes nadie hacía, ¡ah! que bonito que se estén dando estos casos ahora, pero ¿porqué no ser reales? no nos debe dar verguenza ser aprendices de algo y tomar el gusto por cosas nuevas e intentarlas, debería avergonzar sentirse el guru de todo y ser maestro de nada, siendo reales podríamos ser orientados, con esto no me uno a los fans de “la quejadera” (esos tampoco deberian existir pero luego me enfoco a ellos en otro post), pero porqué no hacer realidad ésto que estamos viendo todos los dias, si fueramos reales el nivel artistico y cultural de nuestro hermoso Tepic sería mas grande. OK, no soy una gran blogger