Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Victoria_De_La_Vega_Lo_que_no_te_han_contadoHans Zimmer nació en la Alemania de 1957. Su talento ha alumbrado bandas sonoras tan exquisitas como “El Rey León” (1995), “Gladiator” (2001). “Inception” (2010) o “The Dark Knight Rises” (2012). Gracias al brillante acompañamiento que compuso para “Rain Man” (1988) su vida, talento y melodías se trasladaron al mismísimo Hollywood.

Victoria de la Vega,brillante pianistamúsica y compositora madrileña, tomó el mismo camino, y lo hizo además, a su vera. El mismísimo Hans Zimmer supo apreciar su valía, de manera que en la actualidad,  y con tan sólo 27 años, ejerce como asistente en los estudios Remote Control Productions que el maestro alemán tiene en Santa Mónica.

Victoria reconoce que “el cine me ha ayudado a perseguir un ángulo más creativo, (…), combinar la música de forma narrativa es una experiencia plena, porque una película sin música no tiene alma“. Tras componer la banda sonora del film “Nothing Without You“, premiada en Toronto, se incorporó como asistente en el ya citado Remote Control Productionsdonde hasta el momento ha trabajado en las melodías que acompañaron a películas como “Madagascar 3“, “Wreck it Ralph” y “The Dark Knight Rises“.

Victoria_Lo_que_no_te_han_contado

VíaEl Mundo

P.D: Fátima Ramos del Cano para Frikarte

Se encontraba perdida en una bodega italiana. Fue restaurada se presenta en el Festival Internacional de Cine de Valdivia. Recoge testimonios de mapuches en tiempos de la UP. Completamente en mapudungun, “Ahora te vamos a llamar hermano” fue presentada por el director de Azkintuwe, Pedro Cayuqueo.

POR AZKINTUWE -  VALDIVIA, WALLMAPU  - 05 / 10 / 12

Fue un viernes de mayo de 1971, cuenta el sonidista José de la Vega, en la casa del productor Darío Pulgar. Ambos, junto a Raúl Ruiz, leían el diario. Y se encontraron con algo: Salvador Allende firmaría, al lunes siguiente, “la ley de los mapuche”. En ese momento Ruiz dice, “filmémoslo”, aprovechando la disponibilidad del director uruguayo de foto Mario Handler. También de unas latas de 16 mm. que De la Vega guardaba en un refrigerador. Y así partieron en bus a Temuco De la Vega, Handler y Ruiz.

Así nace, según este testimonio, “Ahora te vamos a llamar hermano” (1971), documental con elementos de noticiario, pionero en el uso del mapudungún en el cine chileno y que reemergió hace muy poco en la cineteca de Bolonia, gracias al archivo del Festival de Venecia, y que desde Italia saltará a su estreno hoy viernes en el Festival Internacional de Cine de Valdivia (FICV).

La señalada versión no es del todo compatible con la del propio cineasta, quien en 1974 habló de “un filme de encargo” (“Citelco, una miniproductora del Partido Socialista, tomó a su cargo la película”, complementaría Valeria Sarmiento). En cualquier caso, he acá un rompecabezas que localmente comenzará a rearmarse tras el estreno de una cinta sui géneris dentro de la ya singular filmografía del puertomontino y que retrata un capítulo poco conocido de la lucha mapuche en la Unidad Popular.

Ficción documental

“Aquí hay un problema antropológico cultural, de raza”, señalaba Allende al cineasta estadounidense Saul Landau, hablando de la cuestión mapuche en una entrevista del año 1971. “Ellos nos llaman huincas”, agregó el presidente tras ser consultado por Landau por las fuertes movilizaciones mapuches en la zona de Cautin. El líder socialista habló también de una “raza negada, degradada física y moralmente”. En ese espíritu envió al Parlamento un proyecto de ley que contempla la restitución de tierras, la promoción de un sistema cooperativo para su tenencia y explotación, así como de un esquema de desarrollo en las áreas económica, social y educacional.

Por entonces, Raúl Ruiz figuraba como cabeza del “área cultural” del PS, cargo menos solemne de lo que su nombre sugiere. ¿Cómo hizo la cinta? De prisa y echando mano a su acercamiento observacional. “Se rodó en un día”, contó él mismo, y “se montó en tres o cuatro, siguiendo el ejemplo de (el cineasta soviético Lev) Kulechov. Se trataba de poner en relación las aspiraciones de los indios mapuches con un discurso del Presidente Allende, es decir, relacionar sus intereses con los de la Unidad Popular”. También dijo que “no hubo exactamente entrevistas” con los mapuches y que el resultado “fue más bien operático. Contaron, se expresaron de todas las formas posibles, se creó un cierto fetiche con la cámara: le hablaban, dialogaban directamente con el lente”.

Acaso esto explique que la cinta de 13 minutos fuese descrita en estos términos por Sergio Salinas para la revista Primer Plano: “Estructurado sobre un modelo muy semejante al de los informes de Chile Films, logra profundidad y penetración en el registro de unos hechos y en la presencia de un pueblo (los mapuches) que alcanza rasgos casi alucinantes”.

A 41 años de distancia, la gestora de la llegada de la cinta a Valdivia difiere un tanto de esta impresión. “El montaje no es tan convencional para la época”, afirma la antropóloga María Paz Peirano, “pero tampoco es tan raro. Quizá ayuda el que esté hablada en mapudungún y que no haya voz en off”. Como si esta mirada del huinca pudiera hacerse extensiva a una filmografía chilena donde fue un extraño entre sus iguales, Ruiz parece complementar este juicio: “Todos mis filmes son más bien ficciones con tratamiento documental”.

Sin pelos en la lengua…

ago-30-2012 By cinefilo

Y no será porque no lo deseo.

Pero es que la vida es tan dura que estoy planteándome la posibilidad de ir a una de esas citas exprés en las que tienes 7 minutos con 7 chicas diferentes para elegir y que te elijan como remedio al tedio que ya me supone el tener que ir a una discoteca, quitarme la camiseta e impresionar con mis abdominales chocolateados (más por lo moreno que estoy que por la cuadratura del círculo al que ahora tienden después de haber cambiado el gimnasio por las cervecitas y sus respectivas tapas).

Como preveía, la paz universal que alcancé en Tailandia ha llegado a su fin y la vorágine de las desdichas cotidianas ya han hecho mella en mi ya de por sí endeble estado de ánimo. Intenté animarme con una sesión de cine y elegí “Ted”, una película sobre las aventuras y desventuras de un osito de peluche que, como yo, solo busca su lugar en el mundo; pero acabé aún más deprimido cuando él consigue el éxito laboral al follarse con un pepino a la cajera para después vendérselo a un padre de familia con dos hijos, mientras que yo no paro de operar eccehomos y no tener siquiera el reconocimiento de la restauradora de Borja.

Salgo del cine llorando y pongo la tele a ver si la caja tonta me anima un poco. Muchas de mis clientas aparecen en la telebasura y a veces me gusta observar los comentarios denigrantes que el público manda por SMS (aunque no lo creáis todavía queda vida más allá del Whatsapp) sobre mi increíble trabajo de cirujano. Pero no tengo suerte porque hoy la parrilla la copa mi competencia, con Elsa Pataky y María Teresa Fernández de la Vega, recibiendo buenas críticas que terminan por minar mi moral. Por fin encuentro un canal donde la programación me anima el cuerpo con la serie Black Mirror, en la que el primer ministro británico tiene que follarse un cerdo para evitar la muerte de la princesa, todo convenientemente retransmitido por Twitter y YouTube. ¡¡¡Para que luego digáis que yo soy el bestia!!!

En definitiva: todo sigue igual. Que ingenuos éramos cuando de jóvenes pensábamos que las vacaciones de verano todo lo curan, por lo menos hasta los buenos propósitos de año nuevo. Que el calor estaba para recargar las pilas y enfrentarnos a los nuevos retos laborales, a la crisis económica mundial y a los despropósitos de esos políticos que nos timan desde las altas esferas. Que el agua del mar o el aire de la montaña borraban los signos del envejecimiento de esta mala vida a la que nos hemos visto abocados por las mentiras alienantes de Disney…

Pero la esperanza es lo último que se pierde y si un osito de peluche fue capaz de cobrar vida para meterle una hortaliza en los genitales a su novia y un ministro tuvo los santos cojones de fornicar con un gorrino para salvar una vida, yo confío en encontrar el amor de mi vida, en que el Barça gane la liga y Mourinho sea desterrado a la Bundeliga de la Merkel a cambio de nuestro puñetero rescate.

Román Tico Macarrón