Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

El dvd y el blu ray saldrá a la venta para enero del 2013 y contendrá los siguientes extras:

  • Featurette “Mega-City Masters”: 35 Años de Juez Dredd
  • Featurette “Día de Caos: Los Efectos Visuales de Dredd 3D”
  • Featurette “Dredd”
  • Featurette “El equipo de Dredd”
  • Featurette “La 3ª Dimensión”
  • Featurette “Bienvenidos a Peachtrees”
  • Cómic animado precuela de Dredd

 

Dredd

nov-3-2012 By cinefilo

Violenta, brutal, sangrienta y muy entretenida. Un estilo muy distinto al de la peli de 1995 protagonizada por Sylvester Stallone, que recuerdo mucho más ñoña. Claro que tampoco es que Karl Urban se haya tenido que esforzar mucho más en el rango de expresiones faciales, ya que en todo momento aparece con esta cara:

Juez Dredd cabreado

En este caso Dredd y una joven juez en prácticas con poderes telepáticos acuden a investigar un crimen en una torre que resulta ser la sede de una banda de tráfico de drogas, liderado por una temible mujer llamada Ma-Ma. Su producto estrella es el Slo-Mo, una droga que altera la percepción del tiempo haciendo que transcurra más lentamente.

Me dio que pensar el tema de una juez que sea capaz de leer la mente de los acusados. La sociedad que describe la película, con jueces que actúan al mismo tiempo de policías y verdugos, no es que sea muy garantista. Un juez que a través de la telepatía conociese las circunstancias del crimen podría evitar condenas injustas.

Y siguiendo la tendencia de volver a hacer películas con menos de 20 años de antigüedad llega un héroe o anti-héroe de los comics poco conocido. El reto de esta película es sobrepasar al churrazo de Silvester Stallone de 1995, El Juez.

La trama a diferencia de la del Juez no se enfoca a los orígenes de Dredd o a algún enemigo o archienemigo. Mas bien y como el cómic es una aventura o un capítulo más en la vida del Juez Dredd. Asi entonces Dredd tiene a su cargo a un oficial novato, Anderson, para evaluar si merece el rango de Juez. Sin embargo, en una serie de eventos Dredd llega a un complejo donde se produce el narcótico más popular en Megacity: Slo-Mo. Allí Dredd junto con Anderson son encerrados en el complejo por órdenes de Ma-Ma, la líder del cartel dominante. Ahora Dredd no solo debe luchar por hacer justicia sino también para salvar su vida.

Las actuaciones ad hoc para el tema y tono de la película. Karl Urban como Dredd me parece realiza bien su interpretación y lo más loable es el hecho de no quitarse el casco en toda la película. Elemento posiblemente no importante aunque si es un detalle notable del cómic. Olivia Thirlby como Anderson también hace bien su labor de ayudante y damisela en desgracia. Muy bien logradas sus expresiones de duda cuando tenía que proceder con violencia. Lena Headey como Ma-Ma consigue quitarse con esta interpretación la imagen de la Reina Gorgo de 300. Hubiera sido interesante ver al personaje desenvolverse un poco más y no ser tan lineal.

Los efectos visuales digitales son buenos. El empleo del Bullet Time es adecuado aunque en la muerte de Ma-Ma se me hace exagerado. El diseño del Ghetto de Peach Trees y en general de Megacity. Los elementos 3D bien implementados consiguiendo profundidad en las escenas donde predominan las sombras. El efecto de los vidrios al final no me parece tan bien logrado como en Resident Evil Extinción pero tampoco se ven tan chafa. La banda sonora bien ambientada al desolado ambiente apocalíptico en que se desarrollan los eventos.

En conclusión, Dredd 3D es una buena película de acción que pudo llegar a ser excelente pero el director no quiso arriesgar. Posiblemente más brutalidad o unas cuantas chichis hubieran levantado un poco más la popularidad de este filme (sexo y violencia son una formula infalible). En la escala láctea de películas de acción, balazos y sangre esta cinta recibe una evaluación relativa de 8. En castellano esto puede entenderse como: “Buen pretexto para ir al cine o para pasar el rato en la comodidad del sofá”.

Dredd
19.271488
-99.117708

Estreno: Dredd

oct-12-2012 By cinefilo


No suelen caer bien las películas que, sin ser recomendadas en su totalidad para un público infantil/juvenil, incluyen personajes, chistes o ideas que nos hagan pensar en un contexto cándido e inocente. Que alguien diga que un film es “el más oscuro” de una particular saga significa para muchos que es el mejor (véanse las últimas entregas de Harry Potter). Curiosamente, películas que sí que están dirigidas a una audiencia aniñada, también tienen una gran acogida entre cierto sector de la crítica cuando poseen componentes adultos (la parcialidad, por tanto, es más que obvia y una de las razones por las que a los críticos no se les debería prestar atención casi nunca). En este último caso estarían cintas animadas como Tarón y el caldero mágico (1985) o Up (2009). En el primer caso estarían productos como El retorno del Jedi (1983), La amenaza fantasma (1999) o la cinta cuya nueva versión (la anterior es  la jocosa Juez Dredd, (Judge Dredd, 1995), protagonizada por Sylvester Stallonese ha estrenado esta semana,Dredd (2012) lleva de nuevo a la pantalla a uno de los justicieros con placa más conocidos por los fanáticos de los comics…y el cambio es considerable.

Mega-city, ciudad corrupta, dueña del futuro incierto del ser humano, cuenta además con agentes del orden que pueden actuar como policías, jueces, jurados y ejecutores al mismo tiempo. Dredd (Karl Urban) es uno de ellos, y a él se le unirá una joven, Anderson (Olivia Thirlby) con poderes mentales que tendrá que ganarse el visto bueno de su compañero.

Los dos encontrarán la perfecta ocasión para dar lo mejor de sí mismos cuando se ven atrapados en el edificio Peach Trees. Ma-Ma (Lena Headey), es la que manda allí, desde el último piso, con matones que se encargarán de defender el lugar del inmenso bloque donde se guarda la fábrica de la droga Slo-mo y cargarse a los dos polis…o al menos lo intentarán.

Dredd está llena de violencia furiosa, no apta para públicos de nausea floja o enemigos de productos “actioner” de los ’80, sobre todo aquellas copias B y Z que aprovechaban los éxitos de Terminators, Rambos, Robocops y similares. Copias que se revolcaban de alegría en los intestinos cinematográficos como un cerdo en un charco (por ejemplo, Destroyer (1985) del italiano Sergio Martino). Los 45 millones de dólares en la producción y el guión hacen que al menos no falte algo de estilo en el resultado final de Dredd.

Karl Urban da vida a un vengador sin concesiones, donde no caben las tonterías (¡ni las precisas!) y cuya arma dispara proyectiles casi orgásmicos para el brazo de la ley que la maneja. Un “robot” sin sentimientos, al que nunca le veremos los ojos, el verdadero caballero del día y de la noche ferviente creyente de la verdadera justicia (no la falsa ley de los juzgados que oímos todos los días en los telediarios). Y todo ello en glorioso 3D, que le saca un jugoso partido a las imágenes en súper cámara lenta cuando los adictos se toman la droga que hace percibir la realidad de esa forma.

Una pena, eso sí, que Dredd tenga un argumento principal idéntico al de la estupenda The Raid (2011). Como en tantas ocasiones, menos es más, y el parco presupuesto de esta última película no ha sido impedimento para que las peleas fueran satisfactoriamente viscerales, con cuerpos a cuerpos sorprendentes. A pesar de todo, la obra de Travis se agarra a lo digital, con decente acierto, y muy bien acompañado por unas agudas líneas del escritor Alex Garland…todo lo agudo que puede ser cuando el personaje principal no suele hablar mucho (mención especial merece el momento en el que Dredd está malherido y uno de los villanos le está apuntando para darle el toque de gracia…).

El nuevo agente, en definitiva, solo guarda en común con el de Stallone parte del uniforme y la boca fruncida de Karl Urban, en algunos momentos casi idéntica a la del bueno de Sylvester. Por lo demás, nada que ver con la obra dirigida por Danny Cannon hace diecisiete añitos ya. Pasa rápido el tiempo, sí. Parece que fue ayer cuando veíamos al fatigoso Rob Schneider como componente humorístico de una, ya de por sí, mediocre y cara aventurilla con buenos efectos especiales. Al nuevo Dredd hay que echarle de comer aparte, y se convierte por derecho propio en el tótem (con, seguramente, futuras secuelas) de los admiradores e idólatras del comic original creado por John Wagner, el español Carlos Ezquerra y Pat Mills.

DREDD: La ley del más fuerte

oct-1-2012 By cinefilo

Hola buenas tardes…Quedan detenidos, pero corran, corran, que es mas divertido.

“LA” película de Dredd, pero con matices…

         Seré claro como el caldo de un asilo: fui completamente acojonado al cine a ver “Dredd”. Aún pesaba sobre mi inconsciente la puñetera bazofia que protagonizó Stallone en los noventa, y pesaba como una losa.Todavía me entran sudores fríos cuando pienso en que el tío que hizo de Rocky, metido en el traje PERFECTO del Juez Dredd acabó haciendo esto:

(¡ay! No perdoné tampoco a Rob Schneider hasta que hizo “Deuce Bigelow: Male Gigoló”)

Lo peor de aquella peli no fueron las pésimas interpretaciones, el disparatado guion, o que se traicionase de entrada el espíritu de la “Ley implacable e Impersonal” que representa la figura de Dredd quitándole el casco, y dejándonos ver el rictus torcido del italoamericano. Lo peor fue que Dredd se convirtió en un personaje maldito para la industria del cine y ha tardado mucho en volver a estar entre nosotros. ¿Ha valido la pena esperar? Averígualo después del corte…

Lea el resto de la entrada »