Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

recorte1.jpg (595×397)

Aquí les dejo 2 entrevistas recientes con Manuel Zayas, autor de la extraordinaria Seres extravagantes y Café con leche, aquel hermoso “docu” sobre Nicolasito Guillén, quizá el mejor documentalista cubano -por arriesgado y contrapolítico- de todos los tiempos. ¡Enjoy it!

Palabras encadenadas

nov-28-2012 By cinefilo

Director: Laura Mañá Intérpretes: Darío Grandinetti, Goya Toledo, Fernando Guillén, Éric Bonicatto, 

Nicolas Guillen Landrian

Excelente texto y excelente documental del cineasta y ensayista Manuel Zayas sobre Nicolasito Guillén, el genial autor de “Ociel del Toa”, entre otros. No se lo pierdan. Ojalá Zayas termine ya ese libro sobre Nicolasito que desde hace un tiempo viene prometiendo.

En defensa (propia) (Fotogramas)

may-25-2012 By cinefilo

“Que te la chupe tu madre” Mónica (Cayetana Guillén Cuervo) en ‘Más que amor, fren

En Voces del deseo también aparece el actor Fernando Guillén, que interpretaba a uno de los polícías de La ley del deseo junto a su hijo, Fernando Guillén Cuervo.

En su casa de Madrid, el que después interpretara al caradura de Iván en Mujeres al borde de un ataque de nervios y tuviera un pequeño papel en Todo sobre mi madre volvió 25 años atrás para recordar el rodaje de La ley del deseo y aquellos años de la Movida. Evocó el silencio con el que se rodó la escena final en la Plaza del Cordón de Madrid, con unos vecinos que se volcaron en el equipo.

Además, rememoró cómo Esther García lo llamó para que su hijo interpretara también a su vástago en la película. Eran dos policías; uno, el mayor, era “el que se metía rayas y el marchoso”; el otro, el  el joven, era “muy estricto y muy imbécil”.

Autodeclarado “cinéfilo empedernido”, Fernando me contó una anécdota que les sucedió a su hijo y a él cuando, después del estreno de La ley del deseo, fueron de viaje a Los Ángeles. Estando en un autobús, pasaron delante de un cine donde vieron el cartel de la película (“The law of desire, decía”) y se bajaron para hablar con el dueño del cine, para saber si les regalaba un póster. El hombre no se creía que hubiera dos actores de la película delante de su cine.

A pesar de llevar un cuestionario con varias preguntas, bastó preguntarle cómo entró a trabajar en La ley del deseo para que me contara todo esto y más. No me puedo quejar: es un gran lujo que uno de los más reputados actores de este país te conceda un rato de su tiempo, en su propia casa, y abra su recuerdos para este documental.

Imágenes: Almodovarlandia