Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Recuerdo entrar en un cine en el ya lejano 1994, año en el que la versión original no era prácticamente ni una opción, a ver El Rey León. Puedo afirmar rotundamente que estuve nervioso hasta que se apagaron las luces y comenzó la proyección, meneando el culo en una butaca por aquel entonces gigante para mi, y haciendo tamborilear los dedos sobre el reposabrazos; y lo puedo afirmar porque estas sensaciones han persistido en mi hasta el día de hoy cada vez que entro en una sala de cine.

La película comenzó y, entre la fantástica banda sonora y el apabullante poderío visual -visto con mis, ahora, ojos de “adulto”-, algo destacó sobre todo lo demás. Un león adulto de frondosa melena y aspecto vigoroso inundaba la pantalla. Un león -Mufasa- que, al hablar por primera vez, hizo que el niño de siete años que por aquel entonces era se quedase hundido en el fondo de la butaca fruto de aquella voz grave, profunda y a la vez cálida que recorrió la sala en Dolby Digital.

Aquella voz pertenecía a Constantino Romero, uno de esos completos desconocidos que entran en tu vida y te acompañan a lo largo de ella sin que apenas te des cuenta. Porque el bueno del señor Romero, con o sin bigote, ha estado aquí a lo largo de mis 25 años de vida. Y en momentos que, como amante del cine, recordaré in saecula saeculorum.

Constantino estuvo ahí cuando mi madre me arrastró a ver los reestrenos en cine de la saga de Star Wars a finales de los 90, dando vida al mayor villano galáctico jamás conocido; y también, siguiendo en los confines del espacio, estuvo en mi descubrimiento de la otra gran “Space Opera” unos cuantos años más tarde, poniendo voz a un William Shatner que terminaría capitaneando la nave Enterprise en Star Trek.
Mi descubrimiento del cine de James Cameron y mi primer contacto con el Bond de Roger Moore también estuvieron apadrinados por el vozarrón del señor Romero; dando vida -y, extrañamente, personalidad- a ese cyborg venido del futuro en la saga Terminator, y pidiendo un Martini con Vodka con más estilo que ningún otro 007 hasta la fecha.

Pero si en algún momento ha estado presente el doblador manchego, ha sido en mi periplo cinematográfico de la mano de Clint Eastwood a lo largo de los años. Me cuesta concebir una película del actor en versión original; sin esa voz que consigue convertir a Harry Callaghan en el poli más duro que te puedas echar en cara, que eriza el vello aumentando aún más si cabe la profundidad de William Munny en Sin Perdón, y que consigue seducir hasta al hombre más heterosexual del planeta y dejarle al borde del llanto más desconsolado al final de Los Puentes de Madison.

Podría estar horas -y párrafos- enumerando cada instante que he compartido con esta voz. Fue Batman, el Gremlin inteligente, Apollo Creed… ¡Leches, si hasta ha participado en The Warriors, una de mis películas favoritas de siempre! Y eso si nos limitamos a la voz, porque el bueno de Constantino ha estado en el salón de mi casa durante años con programas como Valor y Coraje y Alta Tensión -si, ese concurso de las bombillas-.

En fin… hoy es un día triste. Está medio lloviendo y Constantino Romero se retira del doblaje. Un compendio de circunstancias perfecto para escribir este ejercicio de nostalgia y, de paso, para agradecer al, para mi, doblador por excelencia, la labor que ha hecho en ese duro periplo que es dotar aún más si cabe de ese extraño componente mágico al cine. Y lo ha conseguido tan sólo armado con su voz.

Gracias por todo.

¡A compartir se ha dicho!


“Hijo, quiero ser artista”

oct-25-2012 By cinefilo

“Carmina o revienta” es el debut del actor Paco León como director de cine. La cinta, que mezcla ficción y realidad, cuenta con las actuaciones de Carmina Barrios y María León -madre y hermana del actor en la vida real-, y con Paco Casaus, el supuesto marido de la protagonista.

El falso documental cuenta la historia de Carmina, una señora de 58 años que regenta un bar en Sevilla y a la que le han robado 80 jamones. Mientras se resuelve el robo en una madrugada de insomnio, se sienta en la cocina y reflexiona sobre su vida, su familia, la vida y la muerte.

Carmina Barrios, protagonista de la película. Fuente: www.cinedor.es

Carmina Barrios, protagonista de la película. Fuente: www.cinedor.es

En la ficción, Carmina es mi madre pegándome una colleja porque no dejo de hablar por el móvil. Carmina es tu madre levantando la familia día a día trabajando duro. Carmina es la cabeza de familia fumándose un ‘piti’ mientras piensa en lo que ha sido y lo que es. Carmina es la esposa de Antonio León, el que se dedica a la vida contemplativa, el que llega a las tantas borracho como una cuba. Carmina es la madre de María, la ‘choni’ de barrio que con 22 años no tiene oficio ni beneficio, solo una hija de cuatro años.

Carmina Barrios y María León a las órdenes de Paco León. Fuente: www.cinedor.es

En la vida real, Carmina es la madre de dos de los grandes del panorama español actual. Es la mujer que ha logrado vencer a la piratería con su primera aparición ante una cámara. Carmina es la señora que con toda la naturalidad del mundo no descarta abrirse paso en el mundo del cine a su edad.

Esta comedia amarga es el descubrimiento de nuevos talentos y de nuevas propuestas para la industria cinematográfica. Una mirada a los ojos del espectador para que se vea reflejado en los personajes. “Es tan bonita que parece de verdad”.

Amparo Álamo

Enlaces relacionados:

Página web oficial de la película “Carmina o revienta”.

Carmina, la madre de Paco León, consigue la Biznaga de Plata del Festival de Cine de Málaga.

Internet se rinde ante “Carmina o revienta”.

Carmina revienta la taquilla.

Paco León

Cargado de optimismo hacia una carrera cinematográfica cada vez más prometedora, viajó recientemente a Santo Domingo el actor español Paco León, mayormente conocido por su papel protagónico en la serie humorística “Aída”, de la cadena Telecinco en España.

Nacido hace 38 años con el nombre de pila Francisco León Barrios, este joven visitó el país para promocionar su película “Carmina o revienta” en el reciente Festival Internacional de Cine Fine Arts. Con esta película León debuta como director, escritor y productor, lo que constituye para él un reto, ya que su experiencia se había limitado mayormente a la televisión.

El recorrido internacional de Paco León y su película “Carmina o revienta” inició en el Festival de Málaga del 2011, donde ganó tres premios. Para él su película ha sido una sorpresa mayor de lo esperado, ya que representó un rotundo éxito tras su estreno en las salas de cine, exhibiciones en internet y demanda en DVD.

Paco dice que aunque se trata de una comedia donde “todo el mundo se ríe mucho”, es un drama que da paso a muchas situaciones debido a que tiene un contexto “bien jodido socialmente” y da para todo. La misma es protagonizada por su madre Carmina Barrios, quien debuta como actriz en esta cinta que ya le mereció un premio como mejor actriz en el Festival de Málaga. También actúa en esta película su hermana María León (“La voz dormida”).

Lea el resto de la entrada »

Cine Mierder

oct-8-2012 By cinefilo

Resident Evil 5: Venganza

Comienza el bochorno final

(OJITO, VOY A CONTAR TODA ESTA MIERDA DE PELICULA. ASI QUE SI ERES UNO DE ESOS DESGRACIADOS QUE PAGARÁ POR VER ESTA PELÍCULA NO SIGAS LEYENDO)

Título original: Resident Evil: Retribution

País: Canadá

Director: Paul W.S. Anderson

Reparto: Milla Jovovich, Sienna Guillory, Colin Salmon, Michelle Rodríguez, Shawn Roberts, Boris Kodjoe, Johann Urb, Oded Fehr, Kevin Durand, Li Bingbing

Género: Mmm… sinceramente no lo sé

Duración: 95’

Estreno: Octubre 2012

Hay películas que nunca jamás tendrían que haberse filmado y mucho menos hacer una saga entera de secuelas. Es el caso de Resident Evil. Con  una modesta primera parte, (que tampoco era buena, pero se dejaba ver) nadie se esperaba que llegarían hasta la quinta entrega, cada una peor que la anterior.

Hoy os hablaré de la 5ª parte de los cuentos de Alice, donde la gravedad no existe y menos aún la vergüenza ajena.

El principio

Todo comienza donde terminó la mierda anterior. Umbrella en sus naves destruyen los barcos donde estaban unos supervivientes pirados vestidos de blanco, Alice, Scofield(Chris Redfield) y Niki/Barbara/Tracy(Claire Redfield).

Toda la escena te la muestran hacia atrás, es decir, como si estuvieran rebobinando. Todo con el fin de que digas algo como: ¡Ostiaputaqueguapoestahecho! Lo más curioso de la escena es que los malos se dedican a matar a algunos y a capturar a otros con una red. ¿Con que fin? Creo que jamás lo sabremos.

Extras tiroteados

¡Mr. Mime ya eres mío!

Reaparece Jill Valentine con el traje de Nina Williams de la saga Tekken. Esta vez es rubia, mala y tiene un chisme en el pecho, lo que da a entender que está siendo controlada. En teoría deberían de estar Scofield y Niki/Barbara/Tracy pero misteriosamente desaparecen.

Alice se queda disparando a una avioneta de Umbrella sin moverse, lo que nos llega a hacer pensar que: tiene un campo de fuerza alrededor que hace que no le puedan dar las balas enemigas o es invisible.

Al final todo explota y ella cae al agua inconsciente (como nosotros después de ver esta magnífica escena).

Mi nombre es Alice y te acabo de timar 8€

Careto de la Jovovich contándonos sus aventuras a lo largo de todas las pelis: que si tenía poderes, que si ya no los tiene, que si se ha comprado el Mists of Pandaria, que se queja de que Game of Thrones no haya ganado ningún Emmy… ya sabéis, la mierda de siempre.

Después meten otra vez la escena del ataque a los barcos, por si no lo habíamos pillado bien y como ya la he explicado antes no comentaré nada.

Todo fué un sueño de Resines

Ahora llega el momento de mayor WTF de toda la película. Alice se despierta en su casa ¿? Su marido ¿?(el feo de Oded Fehr que hace de Carlos Olivera) le mete prisa, que llegan tarde, hablan de que tienen una hija y más tonterías. La hija es sorda (no me extraña, con esos padres) y todo es feliz en la vida de Alice, hasta que un zombie irrumpe en la casa, se zampan al marido y ellas 2 consiguen escapar con ayuda de… ¡Michelle Rodríguez! ¡A tope!

La cosa es que esta tipa había muerto en la primera película y actúa como si no recordara nada. Se escapan en el coche de Michelle pero no por mucho tiempo. Un camión de la basura los embiste y el coche se queda hecho mierda. Lo mejor de esta escena es ver cómo se van Alice y su hija sin comprobar si Michelle está viva. La dejan ahí tirada como un trapo viejo.

¡No vuelvo a imitar a Lori de walking dead!

Alice y su hija se refugian en una casa, concretamente se meten en un armario chiquitín, de una habitación de niña, el mejor refugio posible sí señor. Alice sale y acaba siendo asesinada por su marido, que, tirando de piedra de hogar, se había teletransportado mágicamente junto a su mujer.

… hago zas y aparezco a tu lado(8)

De  nuevo, Alice se despierta, tapada con una hoja de papel DIN A2, en una instalación Umbrella. Si sabemos que está en una instalación Umbrella es porque todo y repito TODO está lleno del maldito  icono del paraguas rojiblanco.

Lady Gaga se está relamiendo

Al rato aparece Jill por una ventana de estas tipo interrogatorio preguntando a Alice memeces como a ver si el nuevo campeón del LoL esta over. Alice no tiene ni idea así que la torturan con un lamento de Banshee (o eso creo). Así se pasan un buen rato hasta que una voz robótica nos dice que han petado el sistema de seguridad. De la nada aparece una ropa negra ceñida de putón verbenero para nuestra heroína favorita.

Góticas de Bershka

Stage 1: Tokyo

Alice escapa de la celda y aparece en las calles de Tokyo ¿? Pelea a cámara lenta contra unos zombies nipones. Saltos imposibles, acrobacias del circo del sol… lo de siempre. Podríamos comentar el momento en el que se le escapa un cargador hacia arriba, le da tiempo a cepillarse a tres zombies y obviamente, recoger ese cargador perdido en el aire.

Los zombies se multiplican y Alice tiene que huir (porque si no se pasaría toda la película luchando en ese pasillo). Se encuentra con Ada Wong le dice que trabajaba para Umbrella pero que ya no bla bla bla, que Wesker ahora es bueno, que están metidos en un laboratorio al norte de Rusia que tiene zonas de simulación :S

A ver si lo explico bien. Al parecer a Umbrella se le ocurrió hacer zonas temáticas, como si de templos del Zelda se tratase, para grabar una simulación de escape de virus y promocionar así sus productos. Tokyo, Suburbia (Que es donde vimos a la Alice ama de casa), Rusia… etc. Parece ser que la gente de las simulaciones son clones que los fabrican a puñaos. Lo que no se es de dónde sacan tanta pasta para hacer estas bobadas (Hablo de los clones, no de las películas).

En fin, Wesker manda a un grupo de rescate para sacar de ahí a Alice y Ada, formado por:

Leon S. Kennedy (Un Jaime Lannister de resaca), Barry Burton (Super bien caracterizado…), el negro de la anterior película, que no recuerdo su nombre y 2 personajes sin nombre, lo que nos hace pensar que serán los primeros en morir.

Saben que jamás volverán a ser llamados para ninguna otra película. Y si, el de la derecha es Barry Burton :/

Stage 2: NY

Regresamos con Alice y Ada que huyen de Jill y de la reina roja, una IA que salió en la primera película.

Las dos mujeres llegan a la simulación de NY donde luchan contra dos maromos con hachas gigantes de plástico. Ada se escabulle como una lagartija mientras Alice lo da todo por enseñarnos como salta, esquiva, medio vuela y ataca. Todo esto, como no, a cámara lenta.

Stage 3: Moscú

Pasamos al grupo de Leon Lannister en el simulacro de Moscú luchando contra zombies de la 2ª guerra mundial :S Con metralletas, motos y camionetas.

Zombies con metralletas y coches nunca dieron buenos resultados.

Stage 4: Suburbia

Pasamos a Alice y Ada otra vez, esta vez están en Suburbia, donde en teoría el grupo de Leon les iba a sacar de ahí solo que están por ahí haciendo el inútil. Alice se mete en la casa donde el marido de su clon mato a su clon y… ¡Sorpresa! Reaparece su hija clon sorda, que ¡En todo momento había estado escondida alimentándose de sus propias heces!

¿Me traes más mierda? Tengo hambre…

Mientras Leon y su mierdiequipo siguen haciendo el memo contra los zombies militares. Nos muestran como Alice, su no hija clónica y Ada son rodeadas por un grupo de Umbrella formado por clones de: Michelle Rodríguez, que vuelve a actuar como ella sabe, el jefe de los soldados de la primera película (no me preguntes su nombre), Carlos Olivera, nuestra querida Jill Valentine (que me temo que será la única no-clon) y un montón de soldados anónimos que morirán pronto, a bueno y un primer plano de los ojos para que veamos el icono de Umbrella, por si teníamos dudas de si eran malos o no.

Empieza el tiroteo. Viéndose superadas en número (ya que aparecen de la nada más soldados) Alice y la hija-clon escapan, dejando a Ada en la casa.

Y ahora viene uno de los momentos más impactantes de toda la película. Michelle Rodríguez dispara un pequeño misil (con el icono de Umbrella) a la casa. Este pequeño misil se abre y salen minimisilitos. Viendo el percal que le espera, Ada se retira, coge una metralleta, dispara al suelo abriendo un agujero y se refugia de la explosión, (sobra decir que Ada tiene supervelocidad y que es más rápida que un misil).

Volvemos una vez más con Leon y su equipo, formado por un soldado menos ya que uno de los sin nombre muere de forma lamentable

“¡No! ¡Iba a salvarlos a todos!” Fijaos que Leon ni se inmuta, se la sudan los secundarios

Leon, que estaba al lado de su colega, pasa de el cómo de la mierda, total, era un sin-nombre.

Alice (que pasea por un metro del simulacro de Rusia) se re-encuentra con la Michelle Rodriguez que abandonaron hace tiempo en el coche, que misteriosamente sigue viva (y sin ningún tipo de rencor por ser abandonada, para que luego digan que es una tipa dura).

“Soy feliz, tengo el Mists of Pandaria”

Y por fin Alice abandona a la petarda de la hija clónica. El segundo tipo sin nombre del equipo de Leon muere, comido por un licker enorme.

“¡Noooo yo solo quería un nombre!” Una vez más se ve como pasan de los sin nombre

Stage 5: Metro

Cuando parece que están acabados, Alice aparece con un coche, hace sus tonterías y salva al patético grupo de “rescate”, en el que ya solo quedan 3 integrantes y de rescatar… poco. Reaparecen los zombies de la segunda guerra mundial, persecución de coches, frases estúpidas… etc. Aparece de nuevo el licker embistiendo a todo como si fuera un rinoceronte y llegan al metro, coche incluido. Ya dentro del metro se juntan con el clon y la Rodríguez

Stage 6: Ascensor

Llegan a la zona por donde entraron el grupo de rescate, el ascensor no funciona bien así que pierden el tiempo diciendo tonterías. Una vez más regresa el pesado del licker que pega un manotazo al Barry de pega, mata a Michelle Rodríguez y secuestra a la hija clónica. ¡Todo eso en un turno y sin tirada de iniciativa!

Chaos estaría orgulloso

Alice se va a buscar a su no-hija no sin antes tener una discusión/conversación con Leon que quedara grabado en los anales de la historia del cine por su valor interpretativo:

Leon: -¿Qué haces?

Alice: -Ella está viva, voy a buscarla.

L: -No he perdido a tantos amigos para que simplemente te vayas.

A: -Planeo volver.

L: -No hagas esto, eres más importante de lo que es ella.

A: -En eso te equivocas.

L: -Esto es un error.

A: -Sal de mi camino.

Toda esta conversación con menos expresión que una piedra, pero que les vamos a pedir si es Resident Evil 5: Venganza.

El negro de la anterior película se anima a seguir a Alice, lástima que pasaba por ahí una patrulla random dispuesta a herir al susodicho para que no le fuera posible acompañar a nuestra heroína favorita.

En dicha patrulla tenemos de vuelta a Michelle Rodríguez (mala), Carlos Olivera, Jill Valentine y el jefe de la primera película.

Mientras, Alice sigue en busca de su no-hija-sorda-clónica que en un grandioso homenaje a Alien, ¡La encuentra en un capullo metida y gritando por su libertad! Ahora pensemos, ¿Para qué quiere un licker una clon niña en un capullo? Lo queráis o no, esta película tiene más misterios escondidos que cualquier película de David Lynch.

Al final Alice hace su tontería de acróbata del circo del sol, libera a la niña y escapa con ella.

“¡Alice! ¡Sácame de esta película!”

Mientras, el grupo de Leon, deciden retirarse sacrificando al lamentable de Barry Burton, no sin antes regalarnos otra joya del cine moderno:

La patrulla Umbrella saca como rehén a la olvidada Ada Wong y le dicen a Barry que salga, que si no la matan. Él, como es un tipo MUY duro, saca un puro, se lo enciende y sale revolver en mano. Obviamente es tiroteado, no sin antes lanzar el revolver al aire (ya os imagináis que va a pasar ¿verdad?) Barry abre los ojos, se incorpora, recoge el arma que está levitando por el aire (supongo) y mata al jefe de la primera película, después lo vuelven a tirotear. Esta vez muere definitivamente.

“Ya veréis que escenaza me marco ahora”

Comienzan unas explosiones en todas las instalaciones, gracias a las bombas que Leon había puesto por ahí, cuando iba paseando. Así que Leon y el negro suben en el ascensor.

Se ven escenas de cómo se inunda todo, muy catastrófico. Se encuentran con Alice y la niña y salen fuera del ascensor.

Stage 7: Al norte de Rusia

Mientras se van con un furgón blindado por la nieve pegan el típico volquete de película de zombies y se ve como aparece… ¿Un submarino? ¿El vehículo de Shredder? Eso sí, lleva el logo de Umbrella así que será algo chungo.

Esto nadie se lo esperaba

Salen del furgón para ver como reaparecen del “submarino” nada más y nada menos que: ¡Jill Valentine, Ada Wong y Michelle Rodríguez! ¡Y todo esto a cámara lenta! ¿Qué creéis que Anderson abusa de la cámara lenta? Sois unos exagerados.

Y empieza el combate final (por fin). Michelle se inyecta un pequeño bichito para transformarse en Super Michelle y deja KO de un manotazo a Ada Wong, así que la china no hará nada en toda la escena final.

Final Boss Stage

Alice tirotea a Jill, que falla todos los disparos ya que Jill le viene haciendo saltos acrobáticos y todo el mundo sabe que saltar haciendo piruetas es lo mejor para esquivar balas. Le da una patada voladora a una mano y misteriosamente se le caen las 2 armas a Alice, como un dominó.

A S.Michelle también la tirotean, solo que esta ni se mueve sabiendo que puede sacar las balas alojadas en su cuerpo por la punta de sus… ¡DEDOS!

Los efectos de jugar con Ryze

Alice saca unas hoces mientras Jill saca un palito que lo poner horizontalmente, cosa que me hizo pensar “Como salga un filo de luz a lo Star Wars quito la película”. Por suerte (o desgracia) el palo se alarga y le salen pinchitos en sus extremos :S

Después de un largo combate lleno de ralentizaciones, piruetas y demás tonterías marca Anderson vemos como Jill está a punto de matar a Alice. Por fin se fija en el enorme chisme rojo del pecho de Jill y en un alarde de inteligencia, decide quitárselo. Lo que hace que Jill se desmaye.

“El primer paso es formular una hipótesis”

S.Michelle mata al negro mostrándonos como sus costillas destrozan su corazón, en plan radiografía. Después carga contra Alice y le hace lo mismo, supuestamente matándola. Digo supuestamente por que Alice se recupera vete tú a saber cómo, dispara a los pies para abrir un boquete en el hielo y así hundir a la pérfida de S.Michelle la cual es hundida aún más por ¡Zombies submarinistas!

YEEEAH!

Las de natación sincronizada volvieron algo perjudicadas de Londres

Worst Ending

Alice se desmaya para aparecer en una camilla. Le rodean su no-hija (que en todo el combate final se había quedado metida en el furgón, a ver si aprende Carl Grimes), Jill Valentine recuperada, Leon y Ada los cuales protagonizan uno de los momentos más bochornosos de toda la película.

Todos los jugadores de Resident Evil sabemos que entre Leon y Ada hubo, hay y habrá roce, aun siendo rivales. La cosa es que en la película se intuye por Leon que son pareja o que el gusta o algo así, así que por el final Leon nos regala estas imágenes:

Leon metiendo mano

WTF!

“¿Le damos un aplauso y dejamos que se vaya?”

Y por fin, el puto final. El mundo está hecho un asco. Los pocos humanos aguantan en la casa blanca semiderruida.

Intro de PS1

EL jefe de todo el tinglado es Wesker :S el cual re-inyecta de nuevo el virus en Alice para devolverle sus poderes (a, ¿pero no los tenía ya?).

El mundo se va a la mierda, Alice eres nuestra única esperanza bla bla bla. Imagen final mostrando como está el mundo y fin. Ya tenemos una nueva secuela esperando…

Lo peor de esto es que habrá secuela :(

¿Qué que me ha parecido a mí la película? Una mierda como una catedral de grande. Es bochornosa, de diálogos estúpidos, personajes lamentables, historia que va como por pantallas, la semejanza al videojuego hace mucho tiempo que dejó de existir así que no busques ningún parecido.

Por supuesto las ralentizaciones, todo y repito TODO esta ralentizado en esta película. Estoy seguro de que si Alice se quitara un moco Anderson lo ralentizaría para que pudiésemos observar bien como lo va despegando del agujero de la nariz, hace una bola perfecta y lo lanza.

Y por último, estas películas son toda una oda a Milla Jovovich. Todo lo que hace lo hace bien y mucho mejor que cualquiera de los otros personajes. Si uno salta mucho, ella saltara más aún. Si un personaje mata a 100 zombies, ella matará a 101. Ya me entendéis.

Nada más, ¡Espero que no paguéis por verla!

Si no comentas Michelle Rodríguez irá a partirte las piernas

Theremin vs. las Cajas de Tylenol

oct-4-2012 By cinefilo

Las gripes y las mudanzas no admiten competencia. Una vez que llegan, la vida de uno gira alrededor de ellas, sin derecho alguno al pataleo. Esta semana coincidieron las dos (en realidad las tres: más una lluvia que desde el domingo no para). Con tos, estornudos y unas ganas terribles de quedarme en cama, tuve que salir a buscar cajas para luego empacar mi vida en ellas.

Aproveché la mudada —como seguro es costumbre en cualquier lado— para deshacerme de libros que sé que no leeré jamás (del tipo Maquiavelo: lecciones para directivos), y no pude resistir hojear al vuelo libros de amigos cuyas dedicatorias cálidas le sentaron bien al estrés de cambiar de casa. También me encontré con dedicatorias que mi hermano y yo les poníamos por joder a libros cuyos autores ya no podían dedicarle a uno nada. La de César Vallejo, “con cariño a los hermanos Llerena”, es antologable.

Este post es tal vez una forma de explicar el silencio de Cinetcétera estos días (tampoco tanto, apenas cinco). Pero ocurrió que no faltó cine. Por costumbre abro Netflix probablemente a diario y el lunes, con una congestión salvaje y tras un día entero de polvo y cajas, encontré un documental extraordinario sobre la vida de Léon Theremin, el inventor del célebre instrumento electrónico que lleva su nombre.

Theremin: An Electronic Odyssey es una película de 1994 dirigida por Steven M. Martin, que narra la vida fascinante y azarosa del científico ruso a quien le debe tanto la música electrónica. El theremin es un instrumento que funciona con sensores de frecuencias sonoras que varían según la proximidad de las manos del ejecutante (es más complicado que eso, pero esa es la idea). El thereminista, por eso, parece estar tocando en el aire, lo cual le daba un aura mágica a esta caja de tubos y antenas.

El documental narra la vida de Theremin a partir de su llegada a los Estados Unidos en los años veinte. El inventor había dejado Moscú para vivir en Nueva York los que serían quizás los mejores años de su vida. Daba conciertos, montó un laboratorio donde seguía creando instrumentos musicales y otros artefactos electrónicos, vivía con cierta holgura económica y se casó con la bailarina negra Lavinia Williams (un matrimonio que causó el rechazo indignado de la sociedad de esa época).

Un día de 1938 Theremin desapareció. Según contó Williams, unos tipos entraron en su casa y se lo llevaron. Por muchos años no se supo absolutamente nada de él y algunos incluso lo dieron por muerto, hasta que un periodista del New York Times lo encontró en el Conservatorio de Moscú a fines de los sesenta. Theremin había estado recluido en una prisión del Gulag y luego trabajando para la KGB en asuntos de espionaje.

Léon Theremin.

Steven M. Martin tuvo el acierto de ir a buscarlo a Rusia en 1993 y llevarlo a Nueva York para propiciar su reencuentro con viejos amigos, como la virtuosa thereminista Clara Rockmore, de quien un galante Theremin parecía enamorado seis décadas atrás. Con 97 años, por momentos ido del mundo, Theremin vuelve sobre esa ciudad que fue escenario de sus días de gloria. Murió pocos meses después, en Moscú.

El documental está contado a un ritmo delicado, con el sonido del theremin hilvanando escena tras escena, y con la participación de varios personajes célebres, como Robert Moog, otro pionero de la música electrónica, y Brian Wilson, el líder de los Beach Boys, que empleó el theremin en Good Vibrations.

Theremin quiso hacer de su invento la estrella de la música del siglo veinte, pero el azar y acaso la voz imprecisa del instrumento —entre violín y aullido— confinaron a este a las bandas sonoras del cine de terror. Sin embargo, el impacto de Léon Theremin se sigue sintiendo en un horizonte musical donde lo acústico y lo electrónico son ya indivisibles.

Entre la gripe y el trajín de la mudanza, no pude disfrutar el documental de un solo viaje, que es como me gusta ver películas. Así que lo vi en tres partes, pero fueron mi venganza contra estos días de lluvia y Tylenol.