Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

No tengo mucha costumbre de ir a ver musicales. Con esto no estoy diciendo que sea poco o nada parti

La belleza inútil

nov-6-2012 By cinefilo

Nada más perturbador que la belleza de una mujer. Allí por donde pasa causa estragos. La belleza de

La belleza inútil

nov-6-2012 By cinefilo

Nada más perturbador que la belleza de una mujer. Allí por donde pasa causa estragos. La belleza de

Desde que se reveló la noticia, nada ha sido lo mismo. La red se ha contaminado de Star Wars, con la

Cosas que pasan.

oct-30-2012 By cinefilo

Ha sido pura casualidad que esta semana haya visto dos películas dirigidas por cineastas polacos contemporáneos. “Ki” y “Ellas”, de Leszek Dawid y Malgoska Szumowska respectivamente. Ambas películas del año 2011. Más coincidencias: la mujer es protagonista.
Ki es una joven que se enfrenta de una manera muy desordenada a la maternidad. Es un personaje frágil, que a duras penas sabe lo que quiere para sí misma y ya tiene la responsabilidad de educar a otro ser. Su vida es caótica y parece ir de un fracaso a otro. La relación con su pareja, con su propia madre, con algunas de sus amigas, con el sistema, todo parece una adversidad perversa hecha a su medida. Ki es una víctima. El padre del niño no hace nada por asumir su responsabilidad, el director de asuntos sociales es un hipócrita que intenta chantajearla…Ella misma tampoco tiene la capacidad de aportar nada que ayude a reorientar su propia vida. No parece tener mucha educación, de hecho el guión hace todo lo posible por mostrarnos a una Ki de muy pocas luces. De manera que el círculo se hace más que vicioso. Ki está sola, tanto que ni siquiera se tiene a ella misma. Aún así el director se las arregla para hacernos sonreír. Con todos los ingredientes para deprimirnos ha preferido entretenernos con lo patético. Ki es tan caótica, tan paradójicamente ingenua e infantil como madre, que intenta asumir sus responsabilidades y no parece tener la más mínima idea de cómo hacerlo. De todos los ángulos posibles que ofrece esta historia el director Leszek Dawid prefirió mostrarse condescendiente. “Ki” es un drama que no llega a serlo, es una comedia ligera que tampoco es tal, es una declaración feminista sin argumentar nada…En fin, que la película se queda en una anécdota, la historia que nos podría contar un conocido sobre una conocida suya, pero que no nos llega a decir nada. No conmueve lo suficiente, no es ni tan ligera ni tan comprometida como podría y como quizá debió ser.
Por otra parte está “Ellas”. Cuenta la historia de una periodista que escribe un artículo sobre las estudiantes universitarias que se prostituyen en París. Juliette Binoche es quien asume el papel principal, la periodista que parece irse transformando ella misma a medida que avanza la investigación para su artículo. La actriz hace un retrato muy naturalista de este personaje en los dos aspectos que aquí más importan: la profesional que investiga desde la imparcialidad, y la mujer, con todos sus deseos, frustraciones y también miedos. De hecho, me atrevería a decir que lo que da carácter a esta película es su actuación. En “Ellas” Juliette Binoche está sencilla e impactante, correcta y desinhibida. Es la paradoja de un personaje que se va dando cuenta de que ella misma no está tan lejos emocionalmente de aquellas chicas como podría parecer. Hay muchas formas sutiles de prostitución, o cuando menos, de relaciones sociales sexualizadas.
Por otra parte, estas chicas que se prostituyen son estudiantes universitarias, o sea, que serán a su vez las profesionales, funcionarias, intelectuales, economistas y de alguna manera élite de la sociedad en tan sólo unos pocos años. En las entrevistas que conceden a la periodista ninguna de ellas muestra muchos remordimientos o conflictos morales, aunque ciertamente los hay. Es una situación normalizada.
Pero también echo de menos en “Ellas” algo que supere esa descripción aséptica de una situación. No es necesario un compromiso explícito ni un juicio de valor ético. Nada de eso. Hay historias que en sí mismas son una declaración, no necesitan más. Pero estas películas me recuerdan a los comentarios retóricos que hace alguien sólo para no estar en silencio o por algún tipo de insípida cortesía. Algo así como decir que hace buen tiempo, o que llueve, cuando todos estamos ahí para verlo.