Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Y el modelo no cambia

dic-8-2012 By cinefilo
Cartel Oficial de La Vida de Pi

Cartel Oficial de La Vida de Pi

Este jueves me decidí ir al cine a ver La Vida de Pi (Life of Pi, Angel Lee, 2012), más por curiosidad que por otra cosa. Ya había visto el trailer y no me había despertado mayor interés. Pero al escuchar tantos halagadores comentarios sobre ella, sobre su trascendente historia más allá de los efectos especiales me entro el gusanillo por ir a verla.

No quiero entrar en detalle sobre lo que me pareció la película, ya existen blogs que se dedican con mayor pericia a desmenuzar el séptimo arte con mayor propiedad, aunque sí debo decir que jamás me había sentido más robado en la vida. Me sentí viendo un mazacote muy costoso entre de “El Secreto” (Ronda Byrne), cualquiera de los libros de Paulo Coelho y un documental de la National Geographic, que de paso digo que no están nada mal, pero que con seguridad se disfrutan mejor en casa.

De lo que realmente quiero hablar es del modelo actual para ir al cine, en específico lo que respecta a la compra de las entradas por internet. Mientras avanzamos en nuestro andar tecnológico pareciera que a medida que inventamos una forma sencilla de hacer las cosas queremos en seguida ponerle la mayor cantidad de trabas posibles porque “lo sencillo es malo”. Nunca entenderé que provecho tiene hacer colas de 30 minutos para comprar unas entradas de cine cuando fácilmente lo puedes hacer en la comodidad de tu casa o de tu dispositivo móvil. Quizás es porque desconozco como funciona todo eso de la venta de entradas y no se sí es que a la sala de cine le sale mejor pagarle a un cajero que te venda las entradas en la taquilla. No entiendo entonces porque debe salir tan caro si se supone que es un sistema automatizado que elimina todo el jaleo de ir casi 45 minutos antes de la función y el fastidio de esperar tanto en una cola.

Compra de entradas en el iPhone

Compra de entradas en el iPhone

Quise comprar las entradas por la aplicación de Cinesa en el iPhone y para efectuar el pago debes tener la de Ticketmaster instalada también. Y aún cuando entiendo que deben existir costes de gestión no me parece que no exista la posibilidad de usar tu tarjeta de fidelidad cinesa card, que acumules puntos o que disfrutes de los descuentos… No, debes ir a chuparte la cola en la sala de cine.

¿Por qué son tan reacios a entrar de lleno en nuevos modelos? ¿A qué le tienen tanto miedo? Es obvio que Internet hace que muchas cosas sean más fáciles, ¿Por qué no aprovechar esa facilidad y así abaratar un poco los costos? Ni siquiera quiero entrar en el tema de hacer estrenos de películas en streaming, porque con el temor que le tienen a la mal llamada piratería seguro que ni se lo plantean.

A la final terminamos pagando casi lo mismo haciendo cola en el cine, y para nada porque la promoción de 5,50€ ya había acabado y encima la película fue soporífera hasta más no poder.

El vencedor está solo, de Paulo Coelho

abr-15-2012 By cinefilo

Entrar en el mundo de la fama, el reconocimiento, el glamour y el lujo es uno de los sueños más comunes dentro de nuestra sociedad. Pocas son las personas que no anhelan alcanzar estas metas, y, desde luego, yo me incluyo completamente entre aquellas a las que les gustaría conseguir esto algún día. Por este motivo, El vencedor está solo, de Paulo Coelho, me llamó la atención desde el primer momento en que lo vi hace ya unos años entre las estanterías de mi casa. El momento de leerlo llegó esta Semana Santa, cuando, buscando entre las estanterías llenas de libros de mi casa algo bueno que leer, me encontré con él de nuevo. Es, además, el primer libro de Paulo Coelho que leo, y, como me ha dejado bastante buen sabor de boca, puede que volvamos a verle por este blog en el futuro.
Y, como tiendo a extenderme demasiado, paso ya al análisis de lo que viene siendo el libro El vencedor está solo no nos relata lo buena que es la vida del lujo, sino que precisamente nos muestra su cara menos dulce, su lado amargo, lo que la gente es capaz de hacer para alcanzar la fama y lo sencillo que es perderla, es decir, todo lo que no vemos –o no queremos ver. Coelho nos sitúa en el festival de Cannes, donde transcurre toda la historia, o historias, puesto que nos hace un relato desde diferentes perspectivas. Todo comienza con Igor, un poderoso empresario ruso, que viaja al festival de Cannes para recuperar a su ex mujer, Ewa, que hace dos años lo dejó por un importante diseñador, Hamid Hussein, y que ahora quiere entrar en el mundo del cine como productor de su primera película. Sin embargo, lo “novedoso” del libro es que para recuperarla no recurre a la súplica u otras tácticas nada efectivas típicas de una comedia romántica, sino que decide comenzar a “destruir mundos” por ella, que es el eufemismo que utiliza para referirse a matar personas escogidas al azar.
A la vez que Igor lleva a cabo su labor, vamos conociendo otros personajes, que, a lo largo del libro, nos van contando su pasado. Por lo tanto, Además de Igor, Ewa y Hamid, tenemos también a Gabriela, una actriz de 25 años que quiere entrar en el mundo del cine pero que es consciente de que ya se le está pasando el arroz, y a Jasmine, una cada vez más exitosa modelo que representa el único aspecto amable de este mundo de lujos, puesto que su ambición no es la fama ni el dinero, sólo sobrevivir junto a la mujer que ama, una diseñadora de ropa poco conocida que la ayudó a entrar en el mundo de la moda.
Sin embargo, lo que me llama especialmente la atención de este libro es la facilidad del autor para deshacerse de sus personajes, pues, aunque sólo aparezcan en un momento determinado del libro –de hecho es el momento previo a su asesinato- llegamos a conocer toda su historia antes de que los aniquilen, con lo que ya no son víctimas anónimas, sino que llegan a ser personajes importantes que ayudan a construir toda la trama.
Además, resulta especialmente interesante todos los datos que muchos desconocíamos –o al menos en mi caso- sobre este mundo, que, aunque pueda parecer que no, nos pueden resultar útiles –o al menos curiosos-, como es el ejemplo de lo que nos cuenta uno de los personajes sobre los móviles en los aviones, aunque no seré yo quien os lo descubra.
De todos modos, alguna pega tengo que ponerle al libro, y en este caso es la crítica que hace de este mundo, en mi opinión excesivamente dura. Claro que, puesto que no estoy dentro de él, no puedo determinar a ciencia cierta cuánto de esto es verdad –aunque seguramente bastante- sin embargo, mi atracción por el cine y la moda me impiden ser capaz de pensar que la fama es tan cruel como Coelho la pinta. Sí, es un camino duro el que muchas de estas personas tienen que recorrer, y más dura es la caída, pero también es verdad que el autor no deja títere con cabeza.
En definitiva, un libro entretenido y recomendable si te gustan el éxito, la fama y algo de novela negra, pero quizá no muy adecuado si eres un enamorado de este mundo, como me ocurre a mí. No es imprescindible, pero tampoco sobra.

NOTA: 7