Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Después de que Matthew Vaughn, director de X-men: First Class, dejase la silla director del proyecto (aunque sigue en el proyecto como productor), se reportó que FOX buscaba a Bryan Singer para posicionarlo como director de esta.

Por lo cuál es oficial, Bryan Singer, director de las primeras dos partes de X-men, volverá a la silla del director para X-men: Days of Future Past.

bryansingerxmen

Michael Fassbender, James McAvoy y Jennifer Lawrence reinterpretarán sus respectivos roles en el filme que FOX espera estrenar el 18 de Julio del 2014.

Intocable

may-15-2012 By cinefilo

Me senté en la silla de madera, pedí un café con gotas al amable camarero oriental que minutos más tarde tendría a bien invitarme a ellas y ofrecerme otra bebida.

Me fui al baño, llamé a Marcos, acabé la consumición. Reprimí las ganas de fumar que, incluso casi tres años después de dejar el vicio, siguen aflorando cuando mis nervios se desbocan.

Caminé hacia el cine hasta llegar a él. Compré mi entrada comprobando que en los cines de las grandes ciudades esto se hace en el mismo lugar en el que se adquieren palomitas, bebidas, chocolatinas y demás engordatorios para que, además de ahorrar varios puestos de trabajo, no haya escapatoria a la hora de negarse a uno mismo (ya no digamos a un niño) un súper combo o un paquete de m&ms. Prescindí de los engordatorios por haberlos sentido como imposición.

Llegué a la sala. Empezó la peli. Reí tanto que tuve que pedir perdón a la pareja sentada a mi izquierda.

Volví a casa, comí un alfajor para ocupar el hueco estomacal que la negativa a la imposición había dejado. Abrí el ordenador y decidí comezar este blog.

Por cierto, prometo que la risa no guardaba relación alguna con las gotas gratis que me tomé en la silla de madera antes de entrar. Si no me creen, vayan a verla.

Reconozco que no sé por qué me llamó la atención la película ‘La Silla’ que echaron recientemente en La2. Me enganchó el hecho de tratarse de un argumento curioso (un hombre vive en un cuarto de una oficina y a pesar de que posee varios objetos ninguno le llama la atención y siente que no los posee, hasta que se encuentra con una silla de madera y de metal y de diseño ochentero en un local de un polígono industrial) y de amasar el aspecto del existencialismo ‘kafkiano’ y el teatro del absurdo.
Dejando a un lado que me dormí durante un rato (no sé si el ritmo de la película sedujo a mis neuronas y las cautivó), lo cierto es que es la típica creación audiovisual que en la que tienes que reconocer a Wallovits (el director) que pretendió lograr una película minimalista, rodada en una zona de poligonos industriales de Badalona y con actuaciones que subrayaban lo ridículo de la existencia y de los comportamientos humanos. El protagonista se sumerge en un estado de falta de correspondencia vital y por ello no sabe muy bien lo que busca ni lo que aspira a llenarle el espíritu.
Lo banal (lo material) y lo intangible (lo inmaterial) se entremezclan y gracias a los secundarios (a priori torpes) la (lenta) acción se dispersa, consiguiendo que el espectador no se aburra demasiado.
El abrir y cerrar la obra con la niña en el patinete (un “volver a comenzar” según Wallovits) a través de un plano secuencia mediante un travelling permite al receptor quedarse embobado intentando rastrear entre las posibles respuestas y sugerencias que transmite este existencialismo.
Quitando lo aburrido de la propuesta y que hay que enfocarla desde un prisma absolutamente positivo desde el inicio (sabiendo a lo que se va), ‘La Silla’ podría terminar sugiriendo más que contestando y eso a día de hoy no es algo que nos produzca placer en nuestros ratos libres.