Cinemascope

Cine , Cartelera de Cine, Estrenos, Actores y Actrices

Interesante de nuestros patrocinadores

Los miserables

dic-27-2012 By cinefilo

‘Les Miserables” es, seguramente, la obra más conocida del escritor y dramaturgo Victor Hugo, y sin lugar a dudas una de las más populares de la literatura del siglo XIX.

A finales de la década de los 70, los compositores franceses Alain Boubill y Claude-Michel Schönberg decidieron convertir la novela en una adaptación musical, editando un álbum conceptual que acabaría siendo representado en un espectáculo parisino. De ahí a su paso por los escenarios de Londres no pasaron muchos años, pero sí han sido muchos los que la obra se ha mantenido en cartel en todo el mundo, convirtiéndose así en uno de los musicales más longevos y exitosos de la historia.

Aunque de la novela de Hugo se han hecho ya numerosas adaptaciones cinematográficas (entre ellas la infravaloradísima versión de los noventa con Liam Neeson y Geoffrey Rush en los papeles principales), ésta es la primera vez que el musical londinense se lleva a la gran pantalla, y lo hace de la mano del oscarizado Tom Hooper (El discurso del rey).

background

La historia transcurre en la convulsa Francia del siglo XIX. Tras una larga condena de 19 años por robar un pedazo de pan para alimentar a su sobrina, Jean Valjean (Hugh Jackman) es puesto en libertad condicional por el oficial Javert (Russel Crowe). Pese a volver a ser un hombre libre, Valjean no encuentra un lugar en el que establecerse. Su condición de exconvicto le cierra todas las puertas a las que llama, siendo rechazado y tratado como un paria.

Hasta que se topa con el obispo Myriel de Digne, el único que le trata con amabilidad y le ofrece comida y refugio. Pero Valjean traiciona su hospitalidad robándole la cubertería de plata, y huye del templo a escondidas. Cuando la policía lo captura y lo lleva en presencia del obispo, éste niega su delito concediéndole una segunda oportunidad para que siga el buen camino y se vuelva un hombre de bien.

Valjean inicia así una nueva vida bajo otro nombre, convirtiéndose en una persona respetable y generosa. Desgraciadamente, su pasado no tardará en volver a atormentarle…

Les-Mis-Jackman

Con “Los Miserables” no nos encontramos un musical al uso. Lo que tenemos aquí es una historia narrada a base de canciones, por lo que la película funciona como un gran número musical en el que los personajes interpretan prácticamente todos sus diálogos cantando, a excepción de unos pocos en los que el intercambio de palabras es más bien escaso.

La música es la base en la que reposa toda la trama, y la letra de las canciones se emplea tanto para que los personajes se comuniquen entre sí como para que éstos se desnuden (figuradamente) ante la audiencia y expresen sus sentimientos, emociones o pensamientos.

En este último apartado cabría destacar de manera especial los números de Anne Hathaway, que está pletórica; el momento de “iluminación divina” de Valjean/Hugh Jackman; o las lamentaciones de Marius/Eddie Redmayne por los compañeros y amigos caídos.

La dramatización de la obra de Hugo en formato musical tiene, no obstante, sus pros y sus contras. El mayor problema es a nivel narrativo, ya que los hechos transcurren, a menudo, con desmesurada precipitación (especialmente los primeros actos de la historia), precisamente porque no se puede abusar de los diálogos ni hacerlos demasiado complejos, lo que impide muchas veces profundizar no sólo en algunas partes de la historia (todo lo que ocurre desde el momento en el que Javert sospecha que el Sr. Madeleine, el nuevo alias de Valjean, es en realidad el preso al que tanto tiempo lleva persiguiendo; o la historia de amor entre Marius y Cosette, reducida a una superficialidad e ingenuidad aplastantes) sino también en las acciones de sus protagonistas.

amanda-seyfried-eddie-redmayne-les-miserables-photo

No me extrañaría nada que el guionista haya tenido que echar mano de la novela original en más de una ocasión para rellenar los huecos que pueda dejar el musical londinense, y así poder hacer mucho más comprensible la trama.

Y es que lo que puede funcionar perfectamente sobre un escenario no necesariamente tiene que hacerlo de igual manera en pantalla. Mientras que en los escenarios la trama se tiene que simplificar para adaptarse a la estructura del musical, fuera de ellos esa simplificación debe enriquecerse a través de otros recursos, y no siempre meramente visuales (que aquí éstos funcionan de maravilla; desde la excelente escenografía hasta la inmaculada –aunque quizás demasiado “académica”– dirección de Hooper).

La cinta también tropieza, en ocasiones, con su propia estructura musical. Encadenar una canción tras otra, casi sin apenas dejar respirar al espectador, puede no ser fácil de dirigir, más aún cuando se trata de una historia con tanto y tan trágico melodrama.

En ese sentido, Sweeney Todd, por ejemplo, se degustaba con mayor facilidad gracias a su ligereza, a su humor negro y a sus toques de terror victoriano. Aquí en cambio, el ritmo se resiente, y en una butaca de cine en vez de un teatro las dos horas y media pesan un poco. Y eso afecta a nuestra implicación, de modo que mientras que algunos pasajes nos alcanzan la fibra sensible (repito, Hatthaway lo borda), otros en cambio se encuentran con que hemos cerrado a cal y canto el pasillo que conduce hacia nuestras emociones y nuestra empatía.

Es por eso que cuando Hooper concede pausas o combina el drama con puntuales momentos de humor (adheridos exclusivamente a los picarescos –entiéndase el adjetivo como un eufemismo de despreciables– personajes que interpretan Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen), la función discurre con mayor comodidad, y uno se siente más predispuesto a dejarse llevar por los números y las maravillosas melodías.

Porque eso sí, la banda sonora es una maravilla, con temas asombrosamente pegadizos que nos invitan al canturreo postvisionado. El portentoso “Look Down” que abre la película reaparece de forma eventual cual leitmotiv, pero no es el único tema que sobresale de la magnífica partitura de Boubill y Schönberg.

Ese seguramente sea uno de su mayores pros y lo que sin duda ha convertido este musical en un éxito (amén de por la obra de Hugo). Además, tenemos a un reparto entregado que, en su mayoría, suplen la faceta de cantante con eficiencia, cuando no con nota.

russell-crowe-les-miserables2

De nombrar un punto flaco, ese sería Russell Crowe, y no porque cante mal, ni mucho menos, pero no da el tono operístico que pide la obra. Lo que en sus compañeros fluye con más naturalidad, en Crowe resulta algo más forzado. El actor tiene formación y experiencia musical (además de haber sido vocalista de una banda de rock) pero aquí le cuesta dar la talla si lo comparamos con el resto. Aún así, es un punto flaco muy menor, teniendo en cuenta que interpretativamente queda perfecto en el papel (su presencia en pantalla es un 50% del trabajo y ahí no hay peros que valgan).

Por su parte, Jackman, que también tiene trayectoria en el género, pedía a gritos un musical cinematográfico desde hace tiempo, y aquí lo tiene. Un regalazo. Su Jean Valjean es uno de los papeles de su (irregular) carrera.

Los Miserables” es un buen musical de impecable factura, excelentes actuaciones y magníficas melodías, aunque quizás su verdadero sitio esté en los escenarios.

P.D.: Para poder apreciar/comprender mejor todos los matices de la trama y sus personajes (la convicción de Javert, la redención de Valjean…), y la importancia atemporal de su contexto histórico (la rebelión de la oprimida clase obrera francesa bien podría extrapolarse a nuestros días), me resulta más factible acercarse a cualquiera de las anteriores adaptaciones cinematográficas de la novela.

Entrada extraída de: http://www.tublogdecine.es/noticias/los-miserables-critica-oscar-a-la-vista-musical-de-impecable-factura-y-excelentes-interpretaciones/52143

 

 

 

 

El estudio Universal dio a conocer un nuevo spot publicitario para TV del icónico musical Les Misérables, que ya se puede ver en la web. Para aquellos que no están familiarizados con la trama, la historia está ambientada en la Francia del siglo XIX con un relato que tiene sueños rotos, amor no correspondido, sacrificio y redención como principales componentes. Hugh Jackman interpreta al exconvicto Jean Valjean, un hombre perseguido durante décadas por un despiadado policía llamado Javert (Russell Crowe) luego de violar su libertad condicional. Una vez que Valjean acepta cuidar a la pequeña Cosette, hija de la operaria Fantine (Anne Hathaway), sus vidas cambian para siempre.

Este nuevo spot, además de mostrarnos algunas nuevas escenas del film, se centra más en la historia de Jean Valjean acompañada por la impresionante interpretación de I Dreamed a Dream a cargo de Anne Hathaway. Hace poco nos enteramos que esta nueva adaptación tendrá una duración de 2 horas 32 minutos (sin contar los títulos), por lo que muchos especulan que no dejarán ninguna canción afuera. En cuanto a la realización, se nota que el director Tom Hooper (El discurso del rey) ha logrado algo de una gran calidad, sin embargo, lo más interesante del film sin dudas será escuchar las interpretaciones de los temas por parte del elenco, los cuales fueron grabados en vivo en el mismo set sin necesidad de grabar en un estudio, como generalmente se hace en los musicales.

Les Misérables llegará a las salas argentinas recién el 14 de febrero del próximo año y reúne los talentos de Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne, Samantha Barks, Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter.

El cineasta inglés es el encargado de la adaptación al cine del musical creado por Schönberg y Boublil

El cineasta inglés se encargará de la adaptación al cine del espectáculo creado por Schönberg y Boublil

En tiempos de depresión económica, ser el musical más representado de la historia en los escenarios del West End londinense es un aval lo suficientemente seductor para cualquier entidad bancaria que se precie. Encima, si a esto se añaden los beneficios previos de una obra literaria leída y conocida por todo humano con un nivel cultural medio, el asunto es como de confianza ciega. Algo así debe haber pensado el director Tom Hooper (El discurso del rey) cuando le fue ofrecida la posibilidad de ponerse al frente de la versión cantada -en formato de celuloide- de Los Miserables.

La versión sinfónica de la novela de Víctor Hugo es la más veterana en los escenarios del West End

La adaptación sinfónica de "Los Miserables" es la más veterana en los escenarios del West End

Estrenada en París en 1980, la adaptación orquestal del texto original de Víctor Hugo (publicado en 1862) corrió a cargo del compositor Claude-Michel Schönberg y el libretista Alain Boublil; y, desde su puesta de largo en la urbe del Sena, el público se sintió sumamente subyugado con la brillantez de la propuesta y la capacidad emocional de un argumento cautivador. Temas como I Dreamed A Dream, One Day More o Do You Hear The People Sing? entusiasmaron a los asistentes a las representaciones, y elevaron a la creación de Schönberg y Boublil a la categoría de leyenda en las carteleras de medio mundo.

El séptimo arte ha versionado en numerosas ocasiones el relato de Víctor Hugo

El séptimo arte ha versionado en numerosas ocasiones el relato de Víctor Hugo

Millones de aplausos han acompañado a los múltiples repartos que han entonando la desgraciada vida de Jean Valjean; cuyo sufrimiento comienza al ser encarcelado por robar un simple trozo de pan. Una senda problemática en la que no consigue la paz y el perdón hasta el ocaso de su existencia. El devenir de este hombre, corpulento en lo físico y frágil en su interior, se transformó en una especie de alter ego de los desarraigados, de los seres que luchan inexorablemente contra las rigideces de una ética de hierro forjado, de una sociedad que no permitía la felicidad de los nacidos bajo el augurio de la pobreza. Hugo supo imprimir en cada gesto, en cada palabra y en cada acción con que diseñó Los Miserables la emocionante trascendencia de lo que significaba ser hombre en un cosmos cambiante, en un planeta Tierra que reclamaba una justicia más compasiva, más cercana, menos anclada en el clasismo de los que siempre se situaban en la escala más elevada de la pirámide.

Claude Lelouch imaginó la historia de Jean Valjean en una época posterior a la del siglo XIX

Claude Lelouch imaginó la historia de Jean Valjean en una época posterior a la del siglo XIX

Tales virtudes no se le han escapado al británico Hooper (Londres, 1972), quien es consciente de que atreverse con la filmación de un musical como éste tiene unos riesgos añadidos, de los que es difícil escapar. Y, a tenor de los resultados obtenidos por precedentes similares (como la experiencia algo tibia de Joel Schumacher, con El fantasma de la ópera), el reto es un combate que hay que asumir con fuerza y determinación. Así, el realizador de la serie Elizabeth I ha tomado las riendas del proyecto apostando alto.

Los números en taquilla avalan la conversión en película del musical de "Los Miserables"

Los números en taquilla avalan la conversión en película del musical de "Los Miserables"

Para comenzar, el compatriota de Laurence Olivier ha optado por rodearse de un equipo bastante resaltable, cercano a la categoría estelar. En el apartado técnico, la presencia del triángulo compuesto por el guionista William Nicholson, el letrista Herbert Kretzmen y el libretista Alan Boublil anuncia a bombo y platillo el consiguiente espectáculo. Aunque, es en el terreno artístico donde el largometraje toma dimensiones de auténtico blockbuster. El asutraliano Hugh Jackman, en el papel de Valjean, es el fichaje más llamativo de un elenco en el que también suenan los nombres de Anne Hathaway (como la dulce Fantine), Helena Bonham Carter (en la piel de la maquiavélica Madame Thenardier), Russell Crowe (el próximo Jor-El de Man Of Steel está estudiando encarnar al obsesivo y psicópata inspector Javert) y del inglés Eddie Redmare (en el rol del joven revolucionario Marius).

Hooper está estos meses buscando la mejor manera de reproducir la grandeza visual de la obra

Hooper está estos meses buscando la mejor manera de reproducir la grandeza visual de la obra

Pese a que esta adaptación de Los Miserables se centrará en lo que se ha podido –y se puede- ver en los teatros de las principales ciudades, el responsable de John Adams también deberá evitar el recuerdo y las comparaciones con los precedentes cinematográficos sobre el material novelado por el genial Mr. Hugo. Y no son pocos.

El australiano Hugh Jackman es el candidato elegido para encarnar a Valjean

El australiano Hugh Jackman es el candidato elegido para encarnar a Valjean

Ya en la época muda, los ejecutivos de la industria audiovisual mostraron su predilección por las hazañas de Jean Valjean y su círculo afectivo. A ello responden largos como el grabado en 1925 por Henri Fescouri, con Gabriel Gabrio y Paul Jorge como actores principales. Pero hubo que esperar hasta la etapa sonora –en 1935- para que los financieros acometieran una producción de suficiente caché. En ese año, los guionistas de Hollywood dieron cuerpo a una traslación a imágenes en movimiento del romántico texto, que captó el interés de los admiradores de la obra decimonónica. Richard Boleslawski fue el encargado de la dirección, mientras que Fredrich March y Charles Laughton se caracterizaron -respectivamente- como Valjean y Javert.

Jean Gabin interpretó al preso convertido en alcalde en la versión de 1958

Jean Gabin interpretó al preso convertido en alcalde en la versión de 1958

La cinta del 35 exhibió algunas de las cualidades albergadas en la narración del autor de Nuestra Señora de París; pero no fue hasta 1958 cuando las virtudes del libro relucieron, auspiciadas por similares empaque y sincera emotividad desarrapada con que el volumen fue pensado en la segunda mitad del siglo XIX. Jean-Paul Le Chanois se hizo cargo de esta adaptación sumamente fiel del espíritu de la inmortal creación literaria; y el inigualable Jean Gabin consiguió escenificar un Jean Valjean que entró en los anales de la historia del séptimo arte.

Liam Neeson dio vida a Valjean en la película de Bille August

Liam Neeson dio vida a Valjean en la película de Bille August

Posteriormente a esta inmensa traducción a fotogramas de Le Chanois, Los Miserables han subsistido en la industria gracias a Glenn Jordan (filmó su versión televisiva en 1978, con un reparto de lujo en el que destacaron Richard Jordan, Anthony Perkins y John Gielgud), Claude Lelouch (desarrolló el argumento en una época más actual y modificó el título por el de Testigo de excepción, con Jean-Paul Belmondo de protagonista), Bille August (su homónima movie está fechada en 1998, y contó con las interpretaciones de Liam Neeson, Geoffrey Rush y Uma Thurman) y Josée Dayan (en 2000 vistió a Gérard Depardieu como Valjean y a John Malkovich como Javert).

Anne Hathaway podría caracterizarse como Fantine en el largo de Hooper

Anne Hathaway podría caracterizarse como Fantine en el largo de Hooper

Tom Hooper espera poder unir su talentoso granito de arena a conseguir que las palabras de Víctor Hugo pervivan, a través de las diversas generaciones que se han acercado a unas páginas plagadas de esencia vital, de emocionante humanismo. Aunque entre medias suenen números musicales, el discurso del literato francés subyace en cada acción, en cada secuencia, en cada diálogo. Así es difícil naufragar por completo.

0.000000
0.000000